El presidente de CP insta al gobierno portugués a reabrir la vía del Duero hasta Barca d´Alva porque “es el momento idóneo”

Nuno Freitas ha aprovechado el acto público de inauguración del regreso del tren entre Covilhã y Guarda para comprometer al gobierno luso

Nuno Freitas, presidente de Comboios de Portugal, en Covilhã

El protagonismo del día estaba obviamente reservado para el tren de la Beira Baixa, que vuelve a la ciudad de Guarda tras 12 años de ausencia y la conecta nuevamente con Lisboa por el sur. Sin embargo, y aprovechando que esta fecha era importante para el distrito de Guarda y en él también se hallan Pocinho (Vila Nova de Foz Côa) y Barca d´Alva (Figueira de Castelo Rodrigo), el presidente de Comboios de Portugal (CP), Nuno Freitas, ha querido escenificar un apoyo firme de la entidad que representa a la ejecución de la reapertura del tramo final de esta vía antes de la frontera.

“Tenemos un Gobierno que reconoce y apuesta por la importancia del ferrocarril, tenemos una Europa que incentiva la inversión en el sector ferroviario y ahora tenemos un Parlamento que unánimemente desea la reapertura de la vía del Duero”, afirmó Nuno Freitas en un discurso pronunciado en la ceremonia inaugural en Covilhã, pero dedicado en gran parte a instar al gobierno portugués a acometer las obras del tren del Duero.

El ministro de Infraestructuras de Portugal, Pedro Nuno Santos, no solo no eludió la cuestión sino que recogió el desafío, manifestando su postura favorable al respecto, aludiendo a los logros ambientales y al potencial turístico internacional de esta infraestructura, contando con la cual a la región del Douro “no habrá Toscana que la iguale”, aseguró el ministro.

La urgencia por alcanzar la neutralidad carbónica es común a todos los países de la Unión y, en esta región portuguesa avalada por tres patrimonios de la humanidad de la Unesco, este objetivo se pone de manifiesto de forma más evidente. La actual pujanza turística del Douro se quiere orientar hacia un menor y mejor turismo, vigilando no superar los límites medioambientales del transporte fluvial entre Porto y Barca d´Alva y extendiendo una vía férrea que ya es un atractivo turístico por sí misma.


Con todo, más allá de los beneficios para el “nuevo turismo”, la unanimidad política y social existente a nivel regional y nacional en Portugal respecto a la reapertura del Tren del Duero hasta la frontera tras 33 años de cierre, se basa en el papel estratégico de este ferrocarril como cohesionador regional, nacional y trasnacional, así como impulsor de las economías locales.

El presidente de CP, Nuno Freitas, cree que la reapertura del Tren del Duero en los 28 km existentes entre Pocinho y Barca d´Alva para pasajeros y para mercancías fomentará, además del turismo, la agricultura y la agroindustria, un sector ostensiblemente robusto en la región del Douro Superior, con los viñedos como exlibris.

La reapertura de este tramo fue aprobada por unanimidad en el Parlamento portugués en marzo pasado, contando incluso con los votos a favor del Partido Socialista, el partido del Gobierno.

Esta conjugación de factores no puede ser desperdiciada. Aprovecho así este momento simbólico de reapertura de una línea [Covilhã-Guarda] para lanzar el desafío de una ponderación urgente sobre la importancia del tramo de Barca d´Alva, no solo por lo mucho que de él depende, sino porque a su alrededor ha aglutinado una unanimidad que es como si el país hablase con una sola voz”, concluyó Nuno Freitas.  

La semana pasada se anunció la creación de un grupo de trabajo que estudiará las diferentes opciones de explotación de esta vía, cuya rehabilitación se ha estimado en 43 millones de euros, que optarían a fondos europeos. Bruselas reconoció esta frontera ferroviaria como uno de los enlaces ferroviarios desactivados con mayor potencial de reapertura, entre más de 300 enlaces desaparecidos en la UE, según un estudio cuyas conclusiones presentó en 2018.

  • Pancarta aparecida en la estación de Barca d´Alva hace unos días/ Foto: RRSS