Portugal crea un grupo de trabajo para avanzar con el Tren del Duero hasta la frontera

El Ministerio de Cohesión Territorial constituye el equipo que decidirá el tipo de uso más provechoso para los últimos 28 kilómetros de vía férrea en el lado portugués, que la dejarán a las puertas del Abadengo

Puente ferroviario internacional sobre el río Águeda/ MARTÍN-GARAY

En Portugal se ha creado un grupo de trabajo tendente a determinar el modelo de explotación más conveniente para el regreso del Tren del Duero entre Pocinho y Barca d´Alva, en la frontera con las Arribes salmantinas. Se materializa de esta forma la voluntad política de reactivar la vía en la parte final del trayecto portugués.

Dicho equipo estaría capitaneado por la Comisión de Coordinación y Desarrollo Regional del Norte (CCDR-Norte), Infraestructuras de Portugal y el Ministerio de Cohesión Territorial.

La ministra de Cohesión Territorial, Ana Abrunhosa, se reunió ayer viernes en la localidad de Torre de Moncorvo con los representantes de la región con el objetivo de tratar las características más provechosas para la reapertura de la línea del Duero hasta la frontera con España, según avanza el medio portugués ‘Dinheiro Vivo’.

La ministra, Ana Abrunhosa, la secretaria de Estado para la Valorización del Interior, Isabel Ferreira, y el secretario de Estado de Infraestructuras, Jorge Delgado, estuvieron reunidos con el presidente de la CCDR-Norte, António Cunha y alcaldes de varios municipios de la Comunidad Intermunicipal del Duero (CIMDOURO), así como con el presidente de esta comunidad, Carlos Santiago.

Tras la reunión, fue anunciada la creación del grupo de trabajo que tendrá como fin definir el tipo de uso más idóneo para acometer la reapertura del Tren del Duero. Parece seguro el tren de pasajeros con fines turísticos, pero se quiere valorar la oportunidad de un modelo de explotación de la vía que sirviese también para el transporte de mercancías, pensando en la importancia que tiene el sector primario en esta región.

“Es un verdadero proyecto de cohesión territorial, para fomentar el turismo, la agricultura, la agroindustria, es un proyecto que constituye una alternativa al transporte fluvial, que tiene sus limitaciones medioambientales”, declaró la ministra Ana Abrunhosa sobre la rehabilitación de este tramo de vía desactivado en 1988, según recoge ‘Dinheiro Vivo’.

El referido grupo de trabajo tendrá de margen hasta finales de 2021 para presentar la opción decidida para los 28 kilómetros finales de esta vía férrea en el lado portugués, que unen la estación de Pocinho, -donde ahora muere el tren- y la de Barca d´Alva, situada a escasos metros del puente internacional sobre el río Águeda, donde se encuentra la línea de frontera con España.

Durante el periodo de análisis se escuchará a los agentes de la región para determinar la relación coste-beneficio de las diversas opciones, así como la inversión que conlleve cada una de ellas y las posibles fuentes de financiación.


El coste de la rehabilitación del tramo Pocinho-Barca d´Alva fue estimado en 43 millones de euros en un estudio realizado en 2016 por Infraestructuras de Portugal, que contaba con obtener el apoyo de fondos europeos en un alto porcentaje. 

Con esta primera acción se recoge la voluntad política expresada en el Parlamento portugués el pasado 11 de marzo, donde se votó por unanimidad a favor de la reapertura de la línea del Duero hasta la frontera con España, incluyendo los votos de los diputados del grupo socialista, el partido del gobierno.

Centrándose en su territorio y en la contribución que el Tren del Duero tendría para sus objetivos de cohesión territorial, medioambientales y de desarrollo regional, el gobierno portugués escenifica el desistimiento de la tentativa de tantos años para volver a la internacionalización de la vía dándole continuidad hasta Salamanca, y tener así conexión con las plataformas logísticas y centros turísticos de Castilla y León.

Ya en el año 2007 se creó un grupo de trabajo, en aquella ocasión hispano-luso, en el que participaba, entre otros, la Diputación Provincial de Salamanca, para concretar el plano de reapertura de esta línea, cerrada como vía internacional en 1985, desactivada en el tramo final portugués tres años más tarde. Las conversaciones no llegaron a producir ningún resultado.

Precisamente, estos días la Diputación Provincial de Salamanca ha anunciado la apertura al público del Camino de Hierro el próximo 23 de abril, una ruta turístico-peatonal por los últimos 17 kilómetros de esta singular vía en el lado español. Este trazado fue declarado BIC con categoría de monumento por constituir un prodigio de la ingeniería civil, que discurre por un paisaje apabullante. Su adecuación como producto turístico ha costado a la institución salmantina más de 1,2 millones de euros para los que no ha habido financiación europea.

Con la creación de este equipo de trabajo, Portugal avanza hacia la reapertura de la vía al tráfico en su territorio. El tren se quedaría a las puertas de la comarca del Abadengo, desde donde los salmantinos tendrían conexión directa con Oporto y con las localidades intermedias del Alto Douro Vinhateiro.

  • El alcalde de Torre de Moncorvo, la ministra de Cohesión Territorial y el presidente de la CIMDOURO en la reunión celebrada en Moncorvo/ Fotografía: Municipio de Torre de Moncorvo
  • Fotografía: Municipio de Torre de Moncorvo