Salamanca vuelve a estar conectada por ferrocarril con Covilhã y Lisboa desde Guarda

Ahora que Salamanca perdió el tren nocturno a Lisboa, esta es la opción ferroviaria más cercana para que los salmantinos conecten con la capital lusa

Tren de la Beira Baixa/ Fotografía: ANTERO PIRES

Desde el pasado fin de semana, los trenes vuelven a circular entre las ciudades portuguesas de Guarda y Covilhã. Varios trenes al día en ambos sentidos que salvan los 46 km que las separan. La inauguración oficial de la reapertura ha tenido lugar este martes por parte del ministro portugués de Infraestructuras y Vivienda, Pedro Nuno Santos, la ministra de Cohesión Territorial, Ana Abrunhosa, el presidente de Comboios de Portugal (CP), Nuno Freitas y el presidente de Infraestructuras de Portugal (IP), António Laranjo, con la presencia de varios alcaldes de la región así como del presidente de la Comunidad Intermunicipal Beiras y Serra da Estrela.

Así, la vía de la Beira Baixa vuelve a llegar hasta Guarda desde Lisboa, como sucedía hasta hace 12 años, cuando fue temporalmente desactivado el tramo Covilhã-Guarda por obras de renovación. La rehabilitación ha costado 80 millones de euros, de los cuales 70 han sido asumidos por Europa. 

En un Intercidades, desde Guarda se llega a Lisboa en poco más de 4 horas, desde 21,20 euros (2ª clase) o 29,40 euros (1ª clase). De momento, hay cuatro trenes Intercidades además de varios regionales a lo largo del día. Entre las dos capitales de la Serra da Estrela el tren circula relativamente despacio, ya que el tramo rehabilitado continúa manteniendo las características de una vía de montaña, y se emplean unos 40 minutos en realizar esos 46 km.

Hasta ahora, también se podía -y se puede- viajar en tren desde Guarda hasta la capital portuguesa, pero por la línea de la Beira Alta, que pasa por localidades como Celorico da Beira, Mangualde o Coímbra y que próximamente cerrará por obras durante varios meses, según lo previsto.

El presidente de la cámara municipal de Covilhã, Vítor Pereira, ha pedido durante su discurso la extensión de la línea hasta Vilar Formoso y Salamanca para “reforzar la centralidad ibérica de esta región”.

Fotografía: ANTERO PIRESHasta el 17 de marzo de 2020 Salamanca tenía enlace ferroviario con Lisboa, -y con la frontera francesa-, mediante el Sud (Irún-Lisboa) y el tren-hotel Lusitânia (Madrid-Lisboa), que pasaban como una sola composición en ambos sentidos cada madrugada. Suspendido el servicio por la pandemia, éste no se ha reanudado y no parece que vaya a hacerlo en breve. Los dos socios que ejecutan el servicio, Comboios de Portugal y Renfe, no se ponen de acuerdo, al parecer por falta de voluntad del socio español, que alude razones de baja rentabilidad.

“Comboios de Portugal quiere revolucionar la movilidad ferroviaria en el interior centro del país”, anunció Nuno Freitas, presidente de CP, con un nuevo y ambicioso servicio Intercidades Lisboa-Porto-Lisboa por las Beiras y un servicio Castelo Branco-Coímbra-Castelo Branco, que redundará en la calidad de vida de los habitantes del corazón del país, enclavado entre montañas.


Siguiendo el Plan Ferrovia 2020, Portugal está llevando a término una serie de inversiones en transporte ferroviario que suponen la electrificación y rehabilitación de varias vías regionales, como sucedió a finales de abril con la línea do Minho entre Viana do Castelo y Valença, en la frontera con Galicia, una obra muy celebrada por ciudadanos y autoridades gallegas por la mejora que supone en la conexión con las principales ciudades del norte de Portugal. 

La ‘joya de la corona’ será la alta velocidad entre Lisboa y Oporto, que acometerá el país en los próximos años y que unirá las dos capitales en hora y media, permitiendo a otras ciudades intermedias como Coímbra o Leiria situarse a poco más de media hora de ambas.

Una nueva forma de viajar por Portugal, de norte a sur y de este a oeste con todas las capitales de distrito y localidades con más de 20.000 habitantes comunicadas por tren, ése es el objetivo del Ministerio de Infraestructuras portugués según el Programa Nacional de Inversiones.

En su horizonte está el nuevo paradigma europeo medioambiental de movilidad, la cohesión interna y con el resto de la península ibérica y el progreso de las regiones del interior. Claro defensor del ferrocarril como medio de transporte menos perjudicial para el medioambiente, el ministro de Infraestructuras, Pedro Nuno Santos, recordó que Portugal es una potencia mundial en producción de energía eólica y otras energías limpias, por lo que la electrificación ferroviaria tiene que ser una consecuencia necesaria.

Por eso, Nuno Freitas, presidente de CP, ha afirmado que “este es un momento histórico, porque materializa, por primera vez en décadas, una inversión de las políticas de clausura de vías férreas que nuestro país venía siguiendo”. El presidente de CP hizo una mención expresa a la reactivación del Tren del Duero entre Pocinho y Barca d´Alva, animando al Gobierno a acometer esta obra: “Aprovecho este momento simbólico para lanzar el desafío de una ponderación urgente sobre la importancia de este tramo”, una marca nacional de alcance global, según palabras de Nuno Freitas, sobre cuya activación hay un infrecuente consenso político.

Estamos en el año europeo del ferrocarril y Portugal ostenta este semestre la presidencia del Consejo de la Unión Europea.

La vía férrea de la Beira Baixa Lisboa-Guarda pasa por otras localidades importantes del centro del país como Santarém o Abrantes y de la Beira fronteriza con España, como Castelo Branco, Fundão, Covilhã, Belmonte o Sabugal. Durante buena parte del recorrido, el tren circula acompañando al río Tajo, lo que proporciona una agradable vista panorámica.

Más información sobre horarios y precios en www.cp.pt

  • Ministra de Cohesión Territorial, Ana Abrunhosa, ministro de Infraestructuras, Pedro Nuno Santos, y alcalde de Covilhã, Vítor Pereira
  • Tren de la Beira Baixa/ Fotografía: ANTERO PIRES