Martes, 27 de octubre de 2020

La luz de los faroles guía al Cristo del Amor y de la Paz

La Semana Santa arranca para la Cofradía del Cristo del Amor y de la Paz el Viernes de Dolores, con el traslado del Santísimo Cristo de la Liberación
La Cofradía del Cristo del Amor y de la Paz, en su recorrido desde la iglesia del Arrabal. Fotos: Alejandro López

El paso por el Puente Romano y la subida por la cuesta de Tentenecio del Santísimo Cristo del Amor de la Paz es una de las imágenes más emblemáticas de la Semana Santa de Salamanca, y de la que lluvia privó a sus numerosos fieles el año pasado. Las cruces y los faroles encendidos que portan los cofrades, de riguroso y monacal blanco, guían el camino de la conocida como procesión del Arrabal. La tarde del Jueves Santo las puertas de la iglesia del Arrabal se abren para dar paso a las imágenes escoltadas por la Cofradía del Cristo del Amor y de la Paz, en un recorrido que les llevará hasta la Catedral, donde tiene lugar el acto penitencial en el atrio, para proseguir por la Plaza de Anaya en dirección a la Rúa Mayor y Plaza del Corrillo.

Junto al Santísimo Cristo de la Paz (obra anónima del XVII), paso al que se ha sustituido la estructura de hierro por una de aluminio, procesiona Nuestra Madre Nuestra Señora (obra del imaginero zamorano Hipólito Pérez Clavo, 1987), portada por las hermanas de la Cofradía.

La Semana Santa arranca para la Cofradía del Cristo del Amor y de la Paz el Viernes de Dolores, con el traslado del Santísimo Cristo de la Liberación (Vicente Cid Pérez, 1988), desde la capilla del Cementerio de San Carlos Borromeo hasta la capilla del Colegio del Arzobispo Fonseca, desde donde saldrá a medianoche del Viernes Santo.

Concierto solidario

Tal y como explica el Hermano Mayor, Manuel González, uno de los actos destacados de esta Semana Santa ha sido el primer concierto solidario de la Banda de Cornetas y Tambores Cristo del Amor y de la Paz, a beneficio de la Asociación ASPAS (Asociación de Padres de Niños Sordos de Salamanca), que tuvo lugar el pasado día 6. Una iniciativa que, como señala el Hermano Mayor, nace con intención de continuidad y sumándose a la actividad de una “hermandad muy viva, activa y que trabaja todo el año”.

Historia

La Cofradía, fundada en 1971, toma su nombre del día de su procesión, Jueves Santo, día del amor fraterno, y son varios sus hitos más notables, como la inclusión de la mujer como hermano de pleno derecho en 1972, el procesionar a cara descubierta con hábito monacal para dar testimonio público de fe, así como la realización de notables obras sociales y culturales.

La estética de esta Hermandad, aunando una concepción moderna de la procesión de Semana Santa con elementos antiguos apenas utilizados o de ámbito rural, como las matracas, esquinas y tablas, hicieron único y especial el desfile proceosinal, a la que vez que discurría por las calles del barrio antiguo de la ciudad. En la madrugada del Sábado Santo de 1988 organizó por primera vez la procesión del Cristo de la Liberación.

Imágenes titulares

El Cristo del Amor y de la Paz presenta la particularidad de un perizoma en aspa, lo que permite admirar las caderas del crucificado. Es portado a hombros por más de 90 hermanos, siendo el paso más largo de la Semana Santa salmantina.

La imagen de María Nuestra Madre representa a la Madre del Señor con gesto de amargura, presintiendo el fatal desenlace. Viste de blanco, como símbolo de pureza, anuncio y alegría por la inminente Resurrección de Jesucristo.

El Santísimo Cristo de la Liberación es una imagen de gran realismo, una imagen de Cristo Yacente que presenta al Señor tumbado, con la cabeza inclinada hacia un lado y la mano derecha abierta en actitud de perdón a todos los hombres antes de su muerte.