Sábado, 15 de diciembre de 2018

Carpio Bernardo regresa al Medievo

Un año más la Asociación Cultural Bernardo del Carpio, con sede en el pequeño pueblo de Carpio Bernardo, pedanía del  municipio de Villagonzalo, organizó la jornada medieval para conmemorar el Día de Bernardo del Carpio, en recuerdo del héroe que está vinculado al pueblo.

Más de 200 personas participaron en los actos festivos que comenzaron con el pregón que este año corrió a cargo de Francisco Morales Izquierdo, miembro del Centro de Estudios Salmantinos. Su discurso alabó los valores de nobleza y lealtad que representa Bernardo del Carpio y explicó su relación con Carpio Bernardo, pedania que conoció en sus tiempos de Corones, cuando el pueblo estuvo a punto de abandonarse a causa de la construcción de un campamento militar.

A continuación, el cortejo medieval se dirigió hasta la estatua del héroe realizada por Víctor Pozo, donde los más pequeños colocaron una corona de laurel recordando Bernardo del Carpio.

Carpio, un pueblo ligado a este héroe de la épica castellana

El rey Alfonso, en su hostigamiento a los reinos musulmanes del sur, llega hasta Benavente, en cuya batalla con el rey moro Ores, se vio rodeado y a pie al morir su caballo; entonces llegó Bernardo que le ofreció su caballo y le cubrió las espaldas salvándole la vida. El rey se lo agradece dándole para él y sus herederos el castillo del Carpio, cerca de Alba de Tormes.

A Bernardo del Carpio se le atribuyen numerosas hazañas, entre ellas la derrota de los franceses en Roncesvalles; por eso supuso una cierta reacción nacional de la épica castellana contra el gran desarrollo de la épica francesa que se había introducido en España. A pesar de la fidelidad de Bernardo y los éxitos militares, éste no ceja en pedir al monarca la liberación de sus padres. Esta exigencia irrita grandemente al rey, que una de las veces lo expulsa del reino.

Estando en el exilio, con el derecho que le da el destierro, se dedica a guerrear contra algunas plazas de Alfonso III el Magno (creador del reino de León al dividir el territorio en tres partes para sus hijos), desde el castillo del Carpio; el rey le pide que le devuelva el castillo y a cambio sacará a su padre del encierro. Sospechando que se trata de una celada, Bernardo acude a la cita rodeado de sus soldados dejando otros guardando el castillo, por lo que el rey no puede llevar a cabo su traición. Hoy el cerro del carpio donde aún quedan algunos pedazos pequeños del muro, en el pueblecito de Carpio-Bernardo, se llama la “peña de la traición”; esa denominación toponímica se debe seguramente a este hecho.

[gallery link="file" columns="4"]