Martes, 20 de octubre de 2020

La Cumbre Ibérica de Guarda, ¿última posibilidad para Salamanca de recuperar el Sud y el Lusitânia Express?

La relevancia que se le ha dado a la movilidad, las infraestructuras y la transición energética en las zonas fronterizas durante las conversaciones previas, llevan a esperar de la bilateral un compromiso sobre el futuro de los dos míticos trenes internacionales

El Sud/Lusitania en la estación lisboeta de Santa Apolonia

El tren diario a Lisboa pasaba cada madrugada por Salamanca como una sola composición. En marzo fue suspendido por la pandemia. El servicio no ha sido recuperado tras la reapertura de fronteras. Comboios de Portugal y Renfe llevan meses “estudiando el caso”. Alegan pérdidas continuadas en esta conexión internacional.

El desarrollo de las regiones trasfronterizas, mediante la implementación de algunas medidas de discriminación positiva y nuevos métodos de interlocución para concretarlas, es uno de los principales objetivos que se han marcado los ejecutivos portugués y español para la celebración de la XXXI Cumbre Hispano-Lusa de mañana día 10 de octubre en Guarda (Portugal). Se espera que de ella salga la firma de la “Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo”

Dentro de este objetivo, diversos representantes del gobierno portugués han manifestado en varias ocasiones a lo largo de los últimos meses que la mejoría de las infraestructuras, la movilidad supranacional y la eficiencia energética merecerían una atención prioritaria en esta bilateral.

Los trenes internacionales Sud Express (Hendaya-Lisboa) y  Lusitania Express (Madrid-Lisboa) pasan diariamente en las dos direcciones por Salamanca, dándole servicio hacia Lisboa, hacia Francia y otras capitales castellano-leonesas y vascas y hacia Madrid. Convierten a Salamanca en protagonista en la movilidad ibérica.

Ambos trenes están suspendidos desde marzo debido a las medidas de contingencia para prevenir el contagio de COVID-19. No se han recuperado una vez reabierta la frontera luso-española el 1 de julio.

La presión ejercida durante las últimas semanas por parte de usuarios, ferroviarios y representantes políticos de las localidades por donde pasan el Sud y el Lusitania llevan a colocar el foco de atención en este encuentro bilateral ibérico, previsto inicialmente para el pasado 2 de octubre, aplazado hasta el día 10 por una alteración en la agenda europea.

En este escenario, SALAMANCA AL DIA ha preguntado a la operadora ferroviaria portuguesa, Comboios de Portugal (CP) y a su homóloga española, Renfe, sobre los planes de futuro para el Sud Express y el Lusitania Express, que afectan a Salamanca.

Al mismo tiempo, este medio ha tenido acceso a un comunicado de la organización ambientalista portuguesa ZERO, que considera estos dos trenes internacionales como vitales para alcanzar los objetivos europeos de reducción de emisiones y estaría en la línea del nuevo  paradigma nacional asumido por el gobierno de Portugal para la reactivación de la economía portuguesa poscovid.

Relativamente a la vuelta de ambos trenes, CP respondió que “continúan las conversaciones entre RENFE y CP para retomar el servicio Lisboa-Madrid y Lisboa-Hendaya, sin haber aún una fecha. Independientemente de esto, ha sido creado un grupo de trabajo CP/RENFE para estudiar varios modelos de negocio para estos enlaces, en el sentido de encontrar soluciones que permitan reducir las pérdidas de estos trenes internacionales”.

RENFE no ha respondido a este medio sobre la cuestión.

La asociación ambientalista ZERO (Asociación Sistema Terrestre Sostenible) afirma respecto a los objetivos de esta Cumbre Ibérica que “los primeros ministros de España y Portugal deben asegurar una movilidad internacional sostenible con urgencia”.

ZERO manifiesta que, a pesar de la gran extensión que tiene la frontera entre España y Portugal, no existen prácticamente servicios ferroviarios entre los dos países. “Esto en el contexto europeo es incomprensible, teniendo en cuenta los compromisos asumidos para la reducción de emisiones de dióxido de carbono”, continúa el comunicado.

La organización ambientalista recuerda que, uno de los símbolos de la última Cumbre del Clima de Madrid en diciembre pasado fue la llegada de la activista Greta Thunberg en el tren Lusitania desde Lisboa.

“El mantenimiento de la situación actual de suspensión del servicio internacional de pasajeros es inadmisible. Esperamos que mañana sea anunciada la reposición de estos servicios. Cualquier otro resultado significará un fracaso para una cumbre que pretende precisamente llegar a acuerdos sobre la movilidad y el medioambiente de ambos países”.

Según ZERO, el puente aéreo Lisboa-Madrid en la época anterior a la pandemia, era el más numeroso en pasajeros desde el aeropuerto de Lisboa, representando “110 millones de toneladas de emisiones anuales de dióxido de carbono”.

La movilidad sostenible entre los dos países ibéricos por la que aboga dicha organización se enfoca en el ferrocarril como alternativa más idónea. “La transición hacia formas de movilidad más sostenibles es incompatible con la dependencia exclusiva del transporte aéreo y rodado en las conexiones internacionales desde Portugal”.

SUD EXPRESS Y LUSITANIA EXPRESS, HISTORIA DE UNA COLABORACIÓN IBÉRICA

Los trenes Lusitania y Sud Express funcionan con vagones de la española Talgo y tienen partida y llegada en Lisboa en una composición única. Por Salamanca pasan como un solo convoy, pues en Medina del Campo es donde se unen y se separan, uno hacia Francia, otro hacia Madrid.

El Lusitania es gestionado por Renfe y CP conjuntamente, compartiendo ambas operadoras gastos e ingresos. El Sud es gestionado por CP, que alquila el material y la infraestructura a Renfe.  

Según Renfe, entre todos sus trenes internacionales –sin especificar cuánto correspondería a cada uno- suman más de 20 millones de pérdidas anuales.

El Sud Express, que pasaba cada madrugada por Salamanca en dirección Irún/Hendaya, permite, además, la conexión con varias ciudades castellano-leonesas y vascas, como Valladolid, Miranda de Ebro, Vitoria o San Sebastián. Y con otras ciudades portuguesas, además de Lisboa, como Guarda o Coímbra.

A su vez, el Sud permite la conexión internacional de Portugal con Francia.

El Lusitania Express, por su parte, une las capitales de los dos vecinos ibéricos. Así sucede desde el siglo XIX. Además, se trata de una composición con un ingrediente de glamour, pues ofrece el servicio de tren-hotel, siendo particularmente demandado por esta opción.

El Sud y el Lusitania viajan de noche para que los pasajeros amanezcan, bien en Lisboa, bien en Madrid o en Francia.

Ambos trenes pasaban como una única composición desde Medina del Campo por Salamanca hasta mediados del pasado mes de marzo, cuando fueron suspendidos tras el cierre de fronteras decretado entre ambos países para contener la propagación de la Covid-19.

Durante este verano, la realización de obras de electrificación en el tramo Salamanca- Fuentes de Oñoro fue el motivo para continuar con el servicio suspendido, mientras los dos operadores ferroviarios, CP y Renfe aprovechaban para “estudiar nuevas fórmulas para su mantenimiento”.

El mítico tren-hotel Lusitania ha sido protagonista de películas, novelas y documentales, poseedor de un toque chic. El Sud podría relatar historias más prosaicas, de emigración y estudiantes de intercambio. Ambos pasan unidos por Salamanca desde 2012, hacia la 1h00 en sentido Lisboa y poco antes de las 5h00 hacia Hendaya o Madrid. Así era hasta marzo de 2020.

EL PROTAGONISMO FERROVIARIO DE FUENTES DE OÑORO Y VILAR FORMOSO

Estos trenes constituyen una ventaja para Salamanca, ofreciéndole movilidad internacional con dos países. Pero para Portugal suponen su única salida ferroviaria internacional, además de Vigo.

Sin el Sud, Portugal pierde la conexión con el TGV francés y con el resto de Europa. Sin el Lusitania, Portugal pierde la conexión ferroviaria con la otra capital peninsular, y a través de Madrid también con Europa.

Sin estos enlaces Portugal se acerca más al escenario de isla ferroviaria dentro de Europa. Tradicionalmente, existió entre los portugueses cierta sensación de que España suponía un obstáculo para su acercamiento a Europa, por el que tenían que pagar una especie de ‘servidumbre de paso’. Geográficamente, Portugal encuentra por un lado el Atlántico y por otro España.

Se puede decir que las dos capitales de la península han estado conectadas por ferrocarril “desde siempre”. También los trenes internacionales siempre pararon en las estaciones de Fuentes de Oñoro y Vilar Formoso, salvo breves periodos durante la Guerra Civil Española y la Primera y Segunda Guerra Mundial. Incluso, proporcionaban conexión internacional también a partir de trenes regionales mediante trasbordo. Dos pequeñas localidades fronterizas con una gran importancia para la movilidad internacional.