Miércoles, 3 de junio de 2020

Portugal aplicará una nueva reducción en los peajes del interior este verano

La calendarización prevista para la eliminación de los peajes en las carreteras interiores continuará a pesar de la crisis derivada del coronavirus

Panel indicativo de peajes en la A-23 (Guarda-Torres Novas)

El proceso de reducción de los peajes en las vías rápidas que vertebran el interior portugués ha vuelto a la actualidad esta semana. Según la calendarización prevista, nuevos descuentos tendrían que entrar en vigor durante el tercer trimestre de 2020.

Debido a la actual situación creada por la pandemia de COVID-19, la Plataforma por la Reposición de las SCUTs envió un comunicado al Ministerio de Cohesión Territorial para confirmar si el proceso continuaba adelante y para pedir la suspensión total de los peajes en la A-23 y la A-25 hasta fin de año, como medida para apoyar a habitantes, empresas y turismo de interior en esta particular crisis.

La Plataforma por la Reposición de las SCUTs, (antiguas carreteras Sin Coste para el Utilizador) realizaba unas declaraciones públicas recordando el compromiso del gobierno respecto a la calendarización de estos descuentos y los defendía también como una medida para reactivar la economía del interior añadida a las medidas económicas generales aprobadas por el ejecutivo portugués.

La ministra de Cohesión Territorial, Ana Abrunhosa, en una intervención en el Parlamento esta semana ha asumido su compromiso para cumplir con este calendario, que preveía aplicar una nueva reducción, aún por determinar, durante este verano. “Mantenemos el calendario de descuentos. Nuestro compromiso fue implementar un descuento durante el tercer trimestre de este año y mantenemos ese calendario”, aseguró la ministra.

Por lo visto, el informe técnico sobre la próxima reducción de peajes en las ex SCUTs elaborado por este ministerio será enviado al de Finanzas aun esta semana. Una vez obtenido el visto bueno de éste, la reducción entraría en vigor a lo largo del tercer trimestre de 2020.

Así fue confirmado por Ana Abrunhosa ante la acusación efectuada en el Parlamento portugués por un diputado del principal partido de la oposición, el PSD, cuando afirmó que la ministra había anunciado descuentos antes de tenerlos negociados con las concesionarias de estas vías. “Tenemos el informe listo para enviar al Ministerio de Finanzas y le aseguro, señor diputado, que esta ministra va a conseguir lo que prometió. Si no, dejo de ser ministra”, concluyó Ana Abrunhosa.

Según la Plataforma por la Reposición de las SCUTs en la A-23 y la A-25, inicialmente se les había anunciado que habría varios tramos de reducción siguiendo un criterio de frecuencia de uso. Lo que parece más claro es que será aplicable a todo tipo de vehículos, -turismos, transporte colectivo de pasajeros y transporte de mercancías-, tanto de titularidad nacional como extranjera.

La promesa de progresivas reducciones anunciada por el Ministerio de Cohesión Territorial así como por la secretaría de estado para la Revalorización del Interior -dependiente de este ministerio- se refiere a los peajes en las carreteras que unen las Beiras con Castilla y León y Galicia, esto es, la A-23, la A-24 y la A-25.

Estas carreteras son bien conocidas por los salmantinos, pues son las que utilizan para acceder al litoral centro-norte y Oporto (A-25 Vilar Formoso-Aveiro) o hacia el litoral centro-sur y Lisboa (A-23 Guarda-Torres Novas). La A-24 comienza al norte de Viseu hasta la frontera con Galicia.

A estas vías, el Ministerio de Cohesión Territorial ha unido también la A-22, que liga el Algarve con Andalucía, incluso no ubicándose en un territorio con el matiz de ‘interior deprimido’. Ha sido incluida también porque la carretera alternativa “es una calamidad y tiene gran siniestralidad”, ha explicado la ministra.

La explotación del servicio en alguna de estas carreteras es fruto de una colaboración público-privada, como sucede en el caso de la A-23 (Guarda-Torres Novas) gestionada por la empresa española GLOBALVIA. El carácter privado de la concesión supondría una traba a la implementación directa de descuentos, teniendo el gobierno portugués que negociar previamente con las concesionarias.

La reducción de los peajes en estas vías hasta su completa abolición es algo a lo que se comprometió el primer ministro António Costa durante una visita a la Beira Interior en el verano de 2017.

Desde entonces, el interior no ha dejado de luchar para que se cumpla ese plan de paulatinas reducciones. En agosto de 2017 hubo una primera bajada del 15% aplicable a todo tipo de vehículos. El 1 de enero de 2019 entró en vigor una reducción del 30% destinada a los vehículos de transporte de mercancías, tanto portugueses como extranjeros. Ahora, la ministra de Cohesión Territorial se compromete a que a lo largo de este verano se aplique una nueva reducción en porcentaje aún por conocer, pero que en este caso iría destinada a todo tipo de vehículos.

La Plataforma para la Reposición de las SCUTs en la A-23 y la A-25 nació a mediados de 2017 impulsada por siete entidades empresariales y sindicales de los distritos de Guarda y Castelo Branco. Su objetivo es que estas carreteras vuelvan a la situación anterior a 2011, cuando comenzaron a ser gravadas con peajes, entendiendo que el sobrecoste en la circulación diaria que soportan habitantes y empresas del interior les discrimina con respecto a los ubicados en el litoral, con mayor renta per cápita.

Las antiguas SCUTs portuguesas son vías rápidas -no autopistas- que vertebran todo el interior portugués y fueron construidas con fondos europeos precisamente para apoyar la movilidad en estos territorios deprimidos y fronterizos, aumentar la seguridad vial y reducir los desequilibrios producidos por la baja densidad demográfica.

El sector turístico ha sido el mayor perjudicado por la implantación de peajes en estas vías. Una condición disuasoria tanto para viajeros portugueses como españoles, los principales visitantes de estos territorios.

Los habitantes del interior esperan medidas que incentiven la accesibilidad a sus comarcas este verano, ahora que Portugal se vira hacia los tranquilos parajes rurales como alternativa a las ‘vacaciones de playa’ y sin conocerse aún si las fronteras terrestres interiores de la Unión abrirán este verano.