Jueves, 9 de abril de 2020

La Petición en Defensa del Tren del Duero registra 13.500 firmas en el Parlamento portugués

La reactivación de la línea hasta la frontera con Las Arribes salmantinas, dentro del proyecto de unión ferroviaria entre Salamanca y Oporto, será debatida próximamente en la Asamblea de la República

El Tren del Duero en la estación de Pocinho

El pasado 9 de enero se ha presentado en la Asamblea de la República en Lisboa la petición firmada por 13.500 personas para que la Linha do Douro sea reactivada hasta la localidad fronteriza de Barca d´Alva, tal y como sucedía hasta octubre de 1988, cuando este tramo fue desactivado.

La iniciativa se integra en una demanda más amplia que contempla la recuperación de la vía en su totalidad, desde Oporto hasta Salamanca por Las Arribes, como existía hasta el 1 de enero de 1985, pero con la nueva perspectiva del siglo XXI, donde el turismo, la cohesión territorial de esta zona geográficamente aislada y demográficamente deprimida y la sostenibilidad medioambiental de las infraestructuras son decisivos.

En junio de 2019 la Liga de Amigos del Duero Patrimonio Mundial (LADPM) y la Fundación Museu do Douro iniciaron una ‘Petición Pública’, método por el cual una iniciativa que sea avalada por, al menos, 4.000 firmas ciudadanas, puede ser debatida en el Parlamento portugués.

En estos meses han sido 13.500 personas las que han apoyado esta petición, muchas de ellas provenientes del lado salmantino, que han firmado, bien a través del portal de la Asamblea de la República Portuguesa, bien en las Oficinas de Turismo u otros organismos públicos municipales portugueses de la frontera donde estaba disponible el documento, como era el caso de los concejos de Figueira de Castelo Rodrigo y Vila Nova de Foz Côa.

Desde el lado portugués tienen claro que la rehabilitación del último tramo, que salvaría los 28 kilómetros que actualmente separan el tren de la frontera salmantina, sólo tiene sentido si hay continuación en el lado español, pasando por La Fregeneda y la Fuente de San Esteban.

“Sería interesante conseguir una movilización similar en el lado español”, ha declarado para Salamanca al Día el presidente de la Liga de Amigos do Douro Património Mundial, António Marquez Filipe.

Lejos de tratarse de un asunto trasnochado impulsado por un puñado de nostálgicos, la reapertura del ferrocarril desde Pocinho (Portugal) hasta La Fuente de San Esteban (Salamanca, España) está siendo objeto de incesantes y crecientes movilizaciones en el norte de Portugal durante los últimos años, con renovado énfasis desde que en otoño de 2018 trascendiese que la Comisión Europea había puesto el ferrocarril del Duero como ejemplo de “potencial económico desaprovechado y con gran impacto regional” en el marco del encuentro anual Region&Cities, considerando esta vía férrea como “una de las fronteras ferroviarias de Europa con mayor potencial de reapertura”.

“Nosotros pedimos la recuperación integral de la línea, donde el tramo Pocinho-La Fuente de San Esteban sería un segmento integrado en la red europea de transportes”, afirma António Filipe. Poder llegar a tener la certeza de que Europa apoyará financieramente el proyecto y que lo hará en un alto porcentaje es un punto vital para que prospere esta reivindicación. Las organizaciones portuguesas implicadas quieren que el tema sea debatido internamente en Portugal, en España y conjuntamente entre ambos países, para posteriormente presentar juntos el proyecto a Bruselas.

La iniciativa cuenta con el apoyo del poder local, regional, asociativo y ciudadano de la región Norte portuguesa, cuyos representantes se han unido en varias iniciativas tendentes a conseguir el compromiso por parte del gobierno portugués de incluir este proyecto en el Plan Nacional de Inversiones 2030 (PNI 2030).

Más allá de la conexión entre el Puerto de Leixões de Oporto con Salamanca, Madrid y las plataformas logísticas de Castilla y León o de los cuatro Patrimonios de la Humanidad que suma en su totalidad la región, en el norte de Portugal quieren que esta comunicación se establezca por el Duero pasando por La Fregeneda, preferentemente sobre Aveiro, evitando así la zona sur de Oporto por hallarse sobreexplotada en comunicaciones ferroviarias.

Otra preocupación manifestada por los promotores de la reivindicación es el cumplimiento de los compromisos ambientales exigidos por Europa, donde el ferrocarril se posiciona como opción más ventajosa frente a otros medios de transporte, principalmente en corta y media distancia.

Estaban presentes durante el acto de registro de la Petición Pública el presidente de la LADPM, António Marquez Filipe; el presidente de la Fundação Museu do Douro, Fernando Pinto; el presidente y vicepresidentes de la Comunidade Intermunicipal do Douro (CIM-DOURO), Carlos Santiago, Domingos Carvas y Nuno Gonçalves, respectivamente; y el presidente de la entidad responsable de Turismo en la región norte (Turismo Porto e Norte), Luís Pedro Martins.

Fue Luís Pedro Martins, de forma simbólica, el último firmante de la petición. De esta manera muestra el apoyo de la entidad que representa a la reapertura de la línea férrea hasta España, “como un factor fundamental para el futuro de la región del Duero”, que reforzaría la marca Duero/Douro que la Consejería de Turismo de la Junta de Castilla y León y el Turismo Porto y Norte de Portugal quieren crear, según las conversaciones mantenidas en Oporto por miembros de ambas entidades esta misma semana.