Viernes, 20 de septiembre de 2019

El primer ministro portugués deja en manos de España la continuación del Tren del Duero hasta la frontera con Salamanca

Ha vinculado la decisión de llevar la vía férrea hasta Barca d´Alva al apoyo del gobierno español dándole continuidad por Las Arribes hasta Salamanca

Puente Internacional sobre el río Águeda en Barca d´Alva/ RMG

El primer ministro portugués, António Costa, se ha referido este miércoles a la denominada Línea del Duero, la vía férrea existente entre Oporto y Pocinho, que hasta finales de los ochenta llegaba hasta Salamanca, en un acto que ha tenido lugar en la localidad norteña de Paredes.

Al ser interrogado por los periodistas a cerca de la reapertura del tramo entre Pocinho (a 28 kilómetros de la frontera salmantina) y Barca d´Alva (en la misma frontera), el primer ministro ha vinculado totalmente esta posibilidad a la posición de España, haciendo depender esta opción de la decisión del gobierno español de darle continuidad en el lado salmantino.

“Lo que ha quedado aprobado por la Asamblea de la República es la electrificación hasta Pocinho. La cuestión de la continuación hasta Barca d´Alva implica una negociación con España. En la última cumbre hispano-lusa fue firmado un acuerdo sobre cuáles eran los enlaces transfronterizos prioritarios y, en este momento, España no considera este enlace prioritario”, explicó António Costa, según recoge el canal portugués SIC Noticias.

La Línea del Duero está siendo objeto de mejoras, en concreto se ha producido su electrificación hasta Marco de Canaveses y, según ha avanzado hoy el primer ministro, antes de fin de año estará electrificado el tramo entre esta localidad y Peso da Régua. Además, según ha confirmado hoy, ya está recogida en los prespuestos la electrificación hasta Pocinho, localidad donde hoy muere la vía férrea. 

En Portugal son muchas las voces que, desde hace más de dos años y de forma particularmente activa, vienen argumentando los beneficios económicos -sobre todo, en el ámbito turístico-, sociales, medioambientales y de cohesión territorial que la reapertura de la vía del Duero como tren supranacional otorgaría a la región del Duero en su conjunto.

En Portugal existe un estudio realizado por Infraestructuras de Portugal (la entidad equivalente a la española ADIF) que lo avala técnica y económicamente, presupuestándolo en 43 millones de euros. Cifra ésta que el estudio realizado por la Comisión Europea elevó hasta 163 millones, que serían costeados en su mayor parte con fondos europeos. 

El primer ministro Costa elude todo compromiso de emprender en solitario la acción de hacerlo llegar hasta la frontera, haciendo depender esta medida, incluso relativamente a su continuidad en la parte lusa, de la decisión del gobierno de España. “La vía férrea del Duero continuará un día, por ventura, hasta Barca d´Alva, si hubiese acuerdo con España”, prosiguió António Costa y recoge SIC Noticias.

El primer ministro portugués deja, pues, con sus declaraciones de hoy la pelota en el tejado español en lo relativo a la reapertura internacional del Tren del Duero en Las Arribes.

En sus declaraciones a los medios ha aprovechado también António Costa para referirse al estado de espera en que se encuentran los asuntos comunes con España, tratados a través de las anuales cumbres ibéricas. “Este año aún no hemos podido realizar la cumbre hispano-lusa por no tener todavía España un gobierno estable. Esperamos que la estabilidad de un próximo gobierno español nos permita avanzar en la concretización de aquello que ya fue acordado”, manifestó António Costa.

El país vecino se encuentra inmerso en la fase previa a la campaña electoral. En Portugal hay elecciones generales el próximo 6 de octubre.

En el mismo acto António Costa ha recordado las inversiones efectuadas en infraestructuras, particularmente, en las ferroviarias, siendo, según ha dicho, una de las prioridades para alcanzar el 40% de reducción de emisiones de CO2 en 2030. Paralelamente, ha hecho resumen de los avances en las ligaciones ferroviarias con España durante la legislatura, mencionando el Corredor Sur, entre Sines y Badajoz; el Corredor Norte, entre Aveiro y Fuentes de Oñoro; y la Línea del Miño con Galicia.

Una de las últimas acciones emprendidas al respecto de la continuidad del Tren del Duero hasta la frontera salmantina ha sido la recogida de firmas iniciada en junio de este año por parte de la Fundación Museu do Douro (Régua) y la Liga de Amigos del Duero Patrimonio Mundial (LADPM), contando con el apoyo de la comunidad de municipios del Douro, tendente a conseguir un nuevo debate en el parlamento portugués y su inclusión en el Plan Nacional de Inversiones 2030.