Lunes, 27 de mayo de 2019
Béjar al día

Un año marcado por la esperanza del Plan de Reindustrialización para Béjar

La reivindicación y la participación ciudadana  impulsan la vida de la ciudad en un año de Revolución Gloriosa

2018 finaliza y nos deja imágenes de pasado y de futuro

Finalizan los 365 días de 2018 con una luz de esperanza para la ciudad en forma de Plan de Reindustrialización, del que se espera un gran impacto en la castigada economía local y entre la población bejarana, aquejada por uno de los índices de desempleo más altos de la Comunidad Autónoma.

En el año de conmemoración de la Revolución del 68, las manifestaciones ciudadanas han sido relevantes en una ciudad no demasiado acostumbrada a ellas, los pensionistas han salido a la calle para reivindicar sus pensiones, las mujeres hemos dicho ‘basta ya’ no sólo con una concentración sino con un paro que secundó el de toda España, la Sanidad se ha convertido en uno de los caballos de batalla que ha unido a derechas e izquierdas en pro del bien común, algo así como un pacto de estado a nivel local.

La Covatilla también ha merecido un capítulo aparte, primero de éxitos con 53.000 esquiadores en la temporada 2018, lo que ha provocado que el Ayuntamiento se tome en serio el Turismo y haya traído al municipio la celebración del Día del Turismo de Castilla y León y también se haya iniciado una intensa promoción de la marca Béjar en ferias nacionales e internacionales y segundo, porque cierra el año con la gran polémica del derribo de una pilona del arrastre de El Canchal Negro.

Pero más allá de las noticias políticas y económicas hay vida social en Béjar y los ciudadanos han dado lo mejor en colaboración y participación. La festividad religiosa del Corpus Christi puede que el próximo año sea declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional, la Semana Santa toma cuerpo con la implicación de los ciudadanos, el deporte vuelve a ofrecer las mayores satisfacciones y las concentraciones más multitudinarias; sin olvidar la celebración de los 800 años de la USAL en el campus bejarano y las jornadas de Bomberos que consolidan a Béjar en el mapa de la calidad del servicio. Un año que acaba con promesas de futuro para Béjar y su comarca.