Lunes, 20 de mayo de 2019
Béjar al día

El derribo de una pilona de un remonte de La Covatilla pone en riesgo la temporada en la estación

Indignación y desolación entre el equipo de Gobierno por el derribo de un poste del telearrastre que deja inutilizado el remonte más alto de La Covatilla, que servía para descongestionar la parte baja de la estación

Rueda de prensa sobre el derribo de la pilona del remonte del Canchal Negro en La Covatilla

El Alcalde ha comparecido en rueda de prensa para realizar unas declaraciones relacionadas con el derribo de una pilona en La Covatilla y explicar cómo afectará al remonte del Canchal Negro y al normal funcionamiento de la estación de esquí esta temporada, además ha querido poner de manifiesto que el Ayuntamiento va a pedir que se depuren responsabilidades hasta las últimas consecuencias y exigirá daños y perjuicios por el cierre de un remonte básico para descongestionar la parte baja de la estación.

Alejo Riñones, ha explicado que hoy, a las ocho de la mañana, se han podido comprobar los daños causados por el derribo de la última pilona del Canchal Negro, los autores han cortado dos de los cuatro pernos que la sujetaban a la cimentación y al caer ha producido deterioros importantes en el cable que ha tensado a las demás pilonas del arrastre, causando daños graves en el resto de la estructura.

Según el último auto del juzgado de Piedrahita, que está recurrido por el Ayuntamiento de Béjar y para el que ya hay fecha de vista el día 10 de enero de 2019 en la Audiencia Provincial de Ávila, es de cuatro de diciembre de 2018,  en él se dice que el demandante debe contar con las licencias administrativas correspondientes para retirar la pilona, pero no tiene la obligación de acreditar ante este juzgado el cumplimiento de los requisitos administrativos para el inicio de las obras, será la administración competente la que fiscalice el cumplimiento de tales requisitos y cuando tenga los permisos deberá comunicarlo a la parte demandada y al juzgado de Piedrahita.

El Alcalde ha manifestado que se ha quitado la pilona sin la autorización de Navacarros, término municipal que autorizó su colocación, “la misma administración que concedió el permiso para ponerla, tiene que conceder el permiso para quitarla, algo que no ha ocurrido y ni siquiera ha recibido la solicitud para dicha autorización”. Además, Riñones ha añadido que se han desequilibrado los pesos del resto, se ha quitado sin proyecto y sin licencia de Navacarros, ni de Medio Ambiente de la Junta, señalando que a partir de ahora el Ayuntamiento exigirá responsabilidades y demandará en todos los juzgados que sea necesario, que el Seprona de la Guardia Civil ya tiene la denuncia y también hará constar lo que ha sucedido.

Considera que los hechos se han producido con alevosía cuando ya se anuncia mal tiempo y no será posible echar hormigón ni base alguna para poder reparar la pilona. “No se va a cerrar la estación pero podrá resentirse este año, porque es un remonte que está arriba del todo que ayuda a descongestionar la estación y donde siempre hay mucha nieve, todas las responsabilidades se les pedirán a la junta de Comunidad de Propietarios de La Solana”.

El Alcalde ha hecho un breve resumen de los antecedentes de los hechos acaecidos, señalando que el 16 de febrero de 2016  en el Juzgado de Piedrahita, un abogado que representaba al Sr. Montero, que a su vez representaba a la Comunidad de Propietarios de la finca El Tremedal en Solana de Ávila y un abogado del Ayuntamiento de Béjar, llegan a un acuerdo por el que ambas partes se comprometen a respetar entre sí la delimitación y lindes existentes en la finca y los que, en caso de duda, puedan fijarse de mutuo acuerdo o mediante los técnicos competentes según los títulos de propiedad, más elementos identificadores legales. El propietario concesionario de la estación de esquí La Covatilla, consiente en el cerramiento de la finca del Tremedal en los límites que proceda según lo expresado en la estipulación anterior.

Para el Alcalde de Béjar, el procedimiento del juzgado de Piedrahita no ha finalizado ya que existe un recurso de queja contra la inadmisión del recurso de apelación, que resolverá próximamente la audiencia Provincial de Ávila. Por otra parte el Ayuntamiento ha recurrido todos los autos emitidos por el Juzgado de Piedrahita, por entender que no se ajustan al acuerdo de las partes.

Sin embargo, ha añadido, “el presidente de la comunidad de propietarios, el Sr, Montero, ha procedido a derribar la última pilona y el contrapeso del arrastre de la estación, causando gravísimos daños y perjuicios a las instalaciones, ya que no se han podido tomar las medidas necesarias que habrían evitado los daños al resto de equipamiento, sobre el que no existe ninguna restricción para su uso”. En consecuencia el Ayuntamiento reclamará todos los daños y perjuicios por la realización “clandestina” del derribo de la pilona que se ha llevado a cabo sin la comunicación previa establecida por el propio juzgado y sin las autorizaciones administrativas con las que debería contar.

El Alcalde ha explicado que hace tiempo su equipo de gestión había pedido un deslinde, porque el Instituto Geográfico Nacional como máxima autoridad en la materia, mantuvo una reunión en Béjar, el 12 de febrero de 1983, con todos los Ayuntamientos con terrenos en esa zona, entre los que estaban Navacarros y Solana de Ávila. Todos los responsables de estos municipios firmaron un acta en la que quedaron establecidas las lindes por varios mojones, el primero denominado El Calvitero y el segundo  El Canchalón, sin embargo en ese acta también se recoge que no existe acuerdo con respecto a cuál es la linde entre estos dos hitos, por lo que se da por supuesto que es una línea recta, aún así, Francisco Montero, como anterior gestor de la estación entre 2001 y al 2014, explotó la estación con la pilona colocada a 8,30 m. de esa línea recta, y es ahora cuando trata de cambiar las reglas alegando que no es una recta, sino una curva, el Alcalde considera que quien tiene que decirlo es la institución con competencia para poder delimitar y que eso es lo que ha  pedido su equipo y será la decisión de este Instituto la que acepten.

Sin embargo Alejo Riñones ha manifestado que el daño está hecho pese a que el Ayuntamiento de Béjar tiene autorización de Navacarros y de la Junta de Castilla y León, a quienes entregó un proyecto en su día para poner la pilona en ese lugar, permiso que tiene intención de hacer valer. Ha añadido que, si no se hubiera tirado, la pilona se habría podido mover, pero ahora, con la campaña de nieve a las puertas y el daño al resto de la estructura esto va a afectar gravemente, tanto al normal desarrollo de la estación como a los puestos de trabajo de las personas que se encargaban de ese remonte que ha quedado inutilizado y para el que tendrá que hacerse un nuevo proyecto para poder levantarlo de nuevo.

El Alcalde ha finalizado su intervención señalando que ya se han puesto en marcha los ingenieros para hacer las valoraciones oportunas y ha tranquilizado a los vecinos de Béjar, diciendo que el Ayuntamiento va a pedir todo tipo de responsabilidades y va a defender La Covatilla, uno de los recursos más importantes de toda la comarca.