Viernes, 24 de mayo de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Conciertos de todos los estilos y mercadillo animan las ‘Terras do Lince’
X
DEL 28 AL 30 DE JULIO

Conciertos de todos los estilos y mercadillo animan las ‘Terras do Lince’

Actualizado 28/07/2023 11:10
Raquel Martín-Garay

Los sonidos de la guitarra portuguesa, del Brasil de Bahía, del swing o del rock nacional se escucharán en la noche de Penamacor

Las Tierras del Lince vuelven a agitarse con el programa de eventos preparado para el último fin de semana de julio.

Con animación callejera diurna, puestos de productos locales y buenos conciertos nocturnos, los habitantes de Penamacor están preparados para disfrutar, y para invitar a hacerlo a todos aquellos que los visiten estos días.

‘Terras do Lince’ es una feria que trascurre del 28 al 30 de julio en Penamacor (Portugal), donde destacan la música y los puestos de productos típicos.

Penamacor es un concejo rayano, perteneciente a la región de la Beira Baixa y lindante muchos kilómetros con España. El protagonismo ejercido en su patrimonio natural por la Serra da Malcata es un reflejo de la española Sierra de Gata, un sistema montañoso desdoblado en dos.

La animación callejera, a través de grupos de concertinas y teatro de calle, comenzará el viernes por la tarde y no parará hasta el domingo.

Del 28 al 30 de julio, podemos conocer, degustar y comprar los productos de Penamacor, entre los que sobresale la miel, las aceitunas, el aceite, los quesos, los dulces típicos o los licores. También la artesanía, Penamacor destaca en el panorama nacional por la extracción de corcho.

El mayor reclamo de la fiesta será, sin duda, los conciertos nocturnos. Destaca el que ofrecerá la brasileña Daniela Mercury, que animará con sus sonidos bahianos al público concentrado en la explanada de San Antonio, junto al convento del mismo nombre. Una artista consagrada, con temas tan reconocibles como “Rapunzel” o “Maimbê Dandá”.

Los conocedores de la música portuguesa, no perderán la ocasión de asistir al concierto de Peste&Sida, los clásicos roqueros, o apreciar el sonido vintage de The Lucky Duckies. Estilos marcados y muy diferentes, para todos los gustos.

También habrá ocasión para apreciar el virtuosismo a la guitarra de Fernando Deghi, José Barros y Ricardo Fonseca, con su proyecto Violas EnCantadas. Y nostalgia musical en la voz de António Carlos Coimbra, cantando a Elvis Presley.

Una vez llegada la madrugada, la animación seguirá con otro tipo de música, como la de Smells Like 90´s o Kiss Kiss Band Band.

Todos los conciertos son gratuitos, así como las actividades dedicadas para los niños y resto de iniciativas.

Penamacor, paseo en la villa

Pasear por Penamacor requiere estar dispuesta/o a subir y bajar empinadas calles adoquinadas, entrar en algún templo, parar para contemplar las vistas desde la parte alta del casco histórico, o desde el mirador del Jardim da República.

Todos nuestros pasos nos llevarán hasta estos puntos, uno tras otro, sin necesidad de plano.

Comenzar por la parte baja de la villa puede ser una buena opción en este paseo circular que iniciamos. El Convento de San Antonio constituye un punto desde el que obtener una perspectiva del conjunto de la villa de un solo vistazo. Un café en el Jardim da República ofrece otras vistas, las de la llanura que comienza a extenderse hacia el mediodía. El ascenso nos lleva hasta la Oficina de Turismo y el Museo Municipal, para aprender sobre el territorio, sus oficios, sus costumbres, su fauna y su flora.

La Praça Nova del excuartel militar vuelve a dejar vistas entre el llano y la sierra, contemplando la campiña y las Termas de São Tiago.

Al continuar hacia el ‘Cimo da Vila’, nos saldrán al paso naranjos y limoneros traspasando los muros de las casas a las que pertenecen. Indican que este clima, aunque parecido al de Salamanca, es más suave en invierno.

Las vistas ahora son completas, casi de 360º, se contempla la Serra da Malcata al norte y alguno de sus molinos eólicos.

Aquí está el origen de Penamacor, en lo más alto. La importancia de Penamacor como fortaleza de frontera fue grande. De esa misión, ahora sólo se conserva la Torre del Homenaje de su castillo, la Porta da Vila de su muralla y la Torre del Reloj.

Al comenzar el descenso, nos topamos con el Pelourinho y la muy bonita Iglesia de la Misericordia. Callejeando por estas cuestas adoquinadas llegamos hasta la Casa de la Memoria de la Medicina Sefardita, dedicada a la figura de António Ribeiro Sanches, médico y penamacorense, estudiante de Medicina en Salamanca, y portugués ilustrado, exiliado debido a sus raíces judías y a su vocación.

Para cerrar el círculo, visitaremos la Iglesia de São Tiago, y estaremos de nuevo en el epicentro de la animación que estos días ofrecen las ‘Terras do Lince’, con los puestos y tasquinhas.

Penamacor, paseo natural

En los pueblos de Penamacor y en la propia capital de concejo, puede percibirse aún su esencia rural de frontera, con costumbres de los dos lados.

Todos sus pueblos cuentan con templos que merecen la pena ser visitados. Hay muchas ermitas, el entorno campestre y las costumbres religiosas lo justifican.

La parte norte y nordeste del concejo, lindante con Sabugal y con España, está dominada por la Serra da Malcata. El embalse donde se represan las aguas del río Meimoa, afluente del Zêzere, da lugar a una gran playa fluvial, la Playa Fluvial de Meimão, perteneciente al pueblo del mismo nombre.

Unos kilómetros más allá, el curso del río sigue por la localidad de Meimoa, donde también se creó una playa fluvial, con una rivera muy fresca y sombreada, al pie del viejo puente de piedra. El Museo Mário Bento es un centro museístico creado en un antiguo lagar de aceite, con vestigios arqueológicos y patrimonio etnográfico recogidos en la comarca.

Existe aún una tercera playa fluvial en Penamacor, la de Benquerença. Además de estas zonas de recreo ribereñas, acondicionadas para el baño, el deporte y el descanso, está la gran piscina del Camping do Freixial, con zona recreativa y para acampar, y la piscina municipal de Penamacor.

Alojarse en Penamacor

La mayoría de opciones de alojamiento son casas, por entero o por habitaciones. Algunas son espacios singulares en entorno rural y otras son propuestas más tradicionales, pero con las comodidades actuales.

También está el hotel de las Termas de São Tiago, las cabañas de la Playa Fluvial do Meimão o el Camping do Freixial, entre otras alternativas.

Penamacor lleva el sobrenombre de Terras do Lince, porque aquí históricamente habitó el felino ibérico. Desde hace algunos años, un programa conjunto con España persigue su reintroducción.

Penamacor está en la frontera, a 180 km de Salamanca capital. Al concejo se accede, bien tomando un desvío en Ciudad Rodrigo hacia El Bodón-Fuenteguinaldo, y de ahí llegar hasta Navasfrías, para atravesar el paso de frontera por Valverde del Fresno; o bien llegando hasta Vilar Formoso para tomar la carretera hasta Sabugal y Penamacor, la opción más cómoda.

Programa completo de la Feria Tierras del Lince aquí.