Miércoles, 30 de septiembre de 2020

Loriga, granito y aguas puras en un valle glaciar

Una playa fluvial con varias pozas, en un entorno de gran valor ambiental, en las cumbres de la Serra da Estrela

La playa fluvial de Loriga, con un aforo de 410 personas este verano, tiene bandera azul y calidad oro/ FOTOS: MARTÍN-GARAY

En la parte occidental de la Serra da Estrela, entre grandes rocas graníticas, encontramos la playa fluvial de Loriga, en el municipio de Seia. Se ubica en un pequeño valle glaciar, rodeada de pulidas rocas, cerca del nacimiento del arroyo Loriga, que aquí forma multitud de pozas.

El agua de esta playa es cristalina y muy fría, proporcionando un verdadero baño refrescante en estos parajes donde el calor es intenso pero breve, con la fisonomía propia de las cumbres de la Estrela, forjada por la erosión glaciar.

La rampa descendente desde el aparcamiento hace accesible esta zona de relieve irregular. Cuenta con socorrista durante la temporada estival, disponiendo también de bar, merenderos y baños públicos. Entrar al agua se hace más fácil mediante una tabla de madera instalada en una de las pozas mayores, no pudiendo considerarse, sin embargo, una playa completamente accesible para todos.

Las buenas condiciones del agua posibilitan que la playa fluvial de Loriga ostente un verano más la categoría de Calidad Oro otorgada por la asociación ambientalista ‘Quercus’. Asimismo, en ella vuelve a ondear la bandera azul de la Asociación Bandera Azul de Europa (ABAE), este año también por cumplir con la normativa tendente a evitar la propagación de la COVID-19, siendo una de las 38 playas fluviales portuguesas con este distintivo.

El aforo de la playa de Loriga ha sido establecido en 410 personas para el verano 2020 y su ocupación estará sometida a supervisión. Es necesario usar mascarilla para acceder a las infraestructuras de playa, como el bar y los baños, y guardar distancia física con el resto de usuarios.

Nos hallamos a más de 800 metros de altitud. Mirando al sur, observamos cómo el Loriga sigue su curso encaminándose ya hacia el corazón geográfico de Portugal, donde desembocará en el río Alvoco.

Estamos en pleno Estrela Geopark, recientemente reconocido por la Unesco como Geoparque Mundial por su valor geológico y geomorfológico fruto de la glaciación, así como por su paisaje diverso. Abarca tierras de nueve concejos en una superficie de 2.226 km2: Belmonte, Celorico da Beira, Covilhã, Fornos de Algodres, Gouveia, Guarda, Manteigas, Oliveira do Hospital y Seia.

Nos rodea un territorio de gran valor ambiental que pide ser explorado, lo que podremos hacer mediante siete grandes rutas temáticas, a través de decenas de senderos señalizados, como los 15 caminos verdes existentes en este concejo de Seia, que suman más de 100 km.

El paisaje granítico de la cima va dando paso a un bosque de castaños, robles, alisos, acebos o madroños que, conforme seguimos el curso de los ríos nacidos en la Estrela, se trasforma en un conjunto de montañas redondeadas cubiertas de pinos, ya en el corazón de Portugal.

Varios cursos de agua nacen en las cumbres de la Estrela. Para aprovechar los grandes recursos hídricos aquí existentes, fue ideado un sistema de cuatro embalses y seis centrales hidroeléctricas.

Loriga y otras Aldeas de Montaña

El concejo de Seia donde nos encontramos cuenta con varios pueblos dentro de la red Aldeas de Montaña, como Loriga, Sabugueiro (el más alto, a 1.050 metros de altitud), Cabeça, Alvoco da Serra o Lapa dos Dinheiros.

Estando en la playa fluvial de Loriga, una de las mejores de la región, debemos ir a conocer el cercano pueblo homónimo, colgado en la montaña. Al pasear por sus empinadas calles nos depararemos con algunos buenos ejemplos de arquitectura serrana, hasta encontrar dónde probar y comprar el Bolo Negro de Loriga.

Este bizcocho fue introducido por los ingleses que vinieron a dirigir las minas de wolframio de la región hacia la mitad del siglo XX, de hecho, su aspecto recuerda bastante al típico ‘mármol’ inglés de mantequilla. De su aspecto original solo pervivió la forma rectangular, añadiéndole la población local canela en dosis generosa, lo que tornó su aspecto oscuro, casi negro.

El pan de centeno, la broa de maíz, el queso y el requesón así como el cabrito asado son productos gastronómicos destacados en la zona.

El burel, el queso y la trashumancia

Vinculado con el pastoreo, encontramos diferentes variantes de la denominación de origen Queijo Serra da Estrela, un queso producido a lo largo y ancho de este territorio.

La industria textil de la Serra da Estrela tiene en el burel su tejido más representativo. El burel es un paño 100% pura lana virgen tejido aún en telares antiguos. Ha superado los límites convencionales que lo destinaban a la confección de capas y abrigos y está protagonizando un renacer, pues muchos diseñadores portugueses se han arriesgado a usarlo en nuevos patrones y productos, como calzado o bolsos; también es utilizado en la decoración de interiores, tapizando paredes o muebles, debido a sus cualidades aislantes.

Al final de la primavera, en las Aldeas de Montaña se dinamizan actividades alrededor de la trashumancia. El visitante tiene la posibilidad de acompañar a los rebaños hasta las cumbres de la sierra, en jornadas senderistas por veredas que atraviesan pueblos de granito y pizarra. Se celebran talleres sobre el arte de la esquila y a finales de septiembre se realiza el trayecto inverso.

Seia sigue vinculada a los negocios de la trashumancia, pero desde la perspectiva del siglo XXI, mediante el curtido de pieles, el textil y los quesos, siendo uno de los núcleos más importantes de producción de queso DOC Serra da Estrela.

Turismo Industrial en Seia

La Serra da Estrela es la región con más pluviosidad del Portugal continental, solo por detrás de la Serra do Gerês. Se integra en la cordillera central peninsular, pero la relativa proximidad del océano hace que su clima, aunque continental, tenga influencias atlánticas.

El sistema de producción eléctrica de la Serra da Estrela comenzó a construirse a principios del siglo XX y se prolongó durante más de 60 años. Tenía como finalidad mejorar la producción de las industrias laneras de la comarca. El sector textil mantiene aquí cierto vigor, aunque sin la importancia que llegó a tener en las décadas centrales del siglo XX.

El municipio de Seia ha creado un producto de turismo industrial, que combina la visita al Museo Natural de la Electricidad con el conocimiento de empresas en actividad. Así, se visitan industrias textiles, de confección, lácteas y peleteras, para mostrar al viajero el saber hacer, posibilitando también la degustación y compra de productos.

El Museo Natural de la Electricidad se ubica en la localidad de São Romão, en las instalaciones de la central hidroeléctrica Nª Sª do Desterro I, la primera construida en la Estrela, desactivada en 1994.

Otras actividades divulgativas cerca de la playa fluvial de Loriga son las llevadas a cabo por el Museo del Juguete y por el Museo del Pan, ambos situados en Seia.

Las siete rutas interpretativas del Estrela Geopark

Durante la última glaciación, los periodos de avance y retroceso de los hielos originaron aquí depresiones, dando lugar a lagunas. La Lagoa Comprida es la mayor laguna de origen glaciar de la cordillera central, seguida del Vale do Rossim.

Hay en la Estrela numerosos ejemplos de las secuelas provocadas por la alteración climática en el granito. Toda la sierra es un reflejo de la transformación del paisaje y de las adaptaciones de la vida humana y salvaje al clima.

Este patrimonio geológico, hídrico y vegetal está protegido actualmente por el Estrela Geopark Mundial Unesco, entre cuyos fines está promover el turismo sostenible potenciando las actividades tradicionales en las comunidades rurales.

Otro de sus objetivos es la divulgación del mundo natural, que podremos descubrir realizando siete rutas con interpretación a través de un guía de montaña o bien por libre.

Son casi 400 kilómetros de senderos con varios niveles de dificultad, divididos en siete rutas según el aspecto en el que pongamos la atención: la Ruta del Agua, la Ruta de los Miradores, la Ruta de los Castillos, la Ruta Religiosa, la Ruta Textil y la Ruta de las Lagunas.

El Geopark Estrela está vinculado a la Universidad de la Beira Interior y al Politécnico de Guarda y pretende ser una entidad colaboradora de los centros de investigación de los ecosistemas de montaña.

Centro Interpretativo de la Serra da Estrela

Localizado en la Quinta do Carvalhal, en la localidad de Seia, ofrece una explicación de las características geológicas, climáticas, de diversidad biológica y geografía humana de esta sierra.

Con una finalidad educativa orientada a las Geociencias, pretende ser un centro de apoyo a la formación de profesores así como un complemento de los programas escolares.

Alberga un centro documental y un banco de semillas, entre otros.

Unos 230 km separan Salamanca capital del valle glaciar de Loriga. Llegando al paso fronterizo de Fuentes de Oñoro, cogeremos la A25 dirección Aveiro. A la altura de Celorico da Beira, dejaremos la autovía para seguir unos 30 km por una carretera secundaria dirección Seia-Serra da Estrela. Al llegar a Seia, seguiremos 20 km al sudoeste hacia São Romão-Loriga.