Lunes, 25 de septiembre de 2017
Las Arribes al día

La Mesa del Lobo trabaja ya para conciliar los intereses ganaderos con la conservación de la especie

Se confirma la expansión de la especie al sur de la Comunidad y la reducción general del número de ataques al ganado a excepción de la provincia de Ávila
Momento de la primera reunión de la Mesa del Lobo / JCyL

Este jueves se daba por constituida en Valladolid, en la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, la Mesa del Lobo, órgano de participación social que se suma a la mesa científica como elementos de participación y asesoramiento a la Consejería en materia de gestión del lobo ibérico en Castilla y León.

Este órgano de participación está formado por personal de la Consejería, sindicatos agrarios, grupos conservacionistas, sector turístico y Federación de Caza de Castilla y León, y este jueves celebraba su primera reunión para analizar los datos de 2016 y 2017 sobre los censos de la especie y daños causados a la ganadería, así como las acciones a desarrollar en 2018.

El consejero de fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, explicó que se ha confirmado la expansión de la especie hacia territorios del sur de la Comunidad como Salamanca y Ávila, y sur de Zamora, además de Segovia, aunque de “manera global” ha descendido el número de ataques en todas las provincias a excepción de en Ávila.

Ante este problema, el próximo mes de octubre personal de la Consejería se desplazará a las zonas de mayor conflictividad para mantener reuniones de campo con los afectados y grupos de interés, porque según Suárez-Quiñones, “no podemos permitir que los ganaderos se marchen”.

Para el consejero, este tipo de reuniones permitirá ahondar en el conocimiento para trasladar a Europa el problema que conlleva el manejo del lobo en Castilla y León y ganar así en seguridad jurídica ante las decisiones para garantizar el control de la especie.