Sábado, 13 de abril de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
"Estaba lleno de sangre. Intentó decirme algo pero no pudo", un testigo sobre el crimen de Ciudad Rodrigo
X
LOS HECHOS OCURRIERON EN EL CARNAVAL DEL TORO 2022

"Estaba lleno de sangre. Intentó decirme algo pero no pudo", un testigo sobre el crimen de Ciudad Rodrigo

Actualizado 21/02/2024 11:00
Vanesa Martins

El acusado se enfrenta a una pena de 13 años de prisión. Será juzgado por un jurado popular

Arranca el juicio contra J.A.V.S., acusado de matar a un vecino de Ciudad Rodrigo hace 2 casi dos años en el Carnaval del Toro. Un jurado popular, constituido tras casi tres horas y formado únicamente por mujeres, es el encargado de juzgar los hechos.

La vista oral ha comenzado pasadas las 13:00horas, con la declaración de los testigos protegidos, tras la petición de la defensa de que el acusado declare en último lugar, después de los testigos y las pruebas testificales y periciales.

La primera persona en declarar, tras un biombo, ha explicado ante el tribunal que viajó hasta la localidad mirobrigense para asistir una capea. Ya en el local "pedimos las consumiciones y vi a un chico que tenía una navaja", ha explicado. "La pasaba de una mano a otra, con los dientes, como si estuviera jugando".

Antes de los hechos, el acusado "tuvo un pequeño altercado con otros clientes", explica. Tras esto, el camarero decidió cerrar el bar. "Recuerdo escuchar cristales y veo a mi amiga tocarse la cabeza, le pregunté y me dijo que le habían tirado algo": El acusado se giró y la víctima "estaba con una navaja, y escuché baja, baja. Salimos fuera y ya no vimos nada más".

Tras esto, menos de un minuto después, el acusado "sale y dijo que nos fuéramos. Tenía un corte en la mano, le preguntamos si quería ir al médico y dijo que no. Yo no sabía que había pasado. Volvimos en silencio prácticamente". Al llegar a Salamanca "nos dejó en casa de mi amiga, y nos bajamos al centro".

Tras ella ha declarado otra testigo, amiga del acusado y también tras un biombo, quien ha declarado que el altercado previo no lo víó porque en ese momento estaba en el baño. Cuando se dirigían a la calle "notó que me golpean con algo de cristal en la cabeza y cuando me giró veo a este chico", refiriéndose a la víctima, "con el brazo levantado. A. me agarró y me sacó fuera".

Tras esto, el acusado "volvió a entrar y salió a los treinta segundos. Tenía una herida en la mano y salió sangrando. No dijo lo que había pasado pero me lo imaginé".

Ambas testigos acudieron a la policía al día siguiente.

"Estaba lleno de sangre. Intentó decirme algo pero no pudo", un testigo sobre el crimen de Ciudad Rodrigo  | Imagen 1

Posteriormente, pasadas las 14:00horas, ha declarado un nuevo testigo, cliente habitual del bar quien ha declarado que "no vi a la víctima con navaja. Luego le vi en el suelo ya no había nadie", explica. "Yo no le he visto discutir ni nada, solo que estaba en el suelo".

"Cuando le di la vuelta estaba lleno de sangre, pedí agua. Intentó decirme algo pero ya no pudo".

La Fiscalía le acusa de homicidio y solicita una condena de 13 años de prisión, así como una indemnización de 595.000 euros para la familia de la víctima. Por su parte, la acusación particular solicita una condena de 25 años de prisión además de 600.000 euros a los familiares. La defensa pide la libre absolución considerando la atenuante de drogadicción.

LOS HECHOS

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del 26 de febrero de 2022, en torno a las 4:30 horas de la madrugada. Este día, el acusado, que se encuentra en prisión desde que sucedieron los hechos, se desplazó hasta Ciudad Rodrigo.

Tras participar en una capea junto a dos amigos, se dirigieron a un bar ubicado en la calle de La Colada, donde supuestamente consumieron droga. Momentos después el acusado inició una fuerte discusión con dos clientes, a los que finalmente agredió, lo que llevo al dueño del establecimiento a decidir cerrar el bar.

Tras esto, la víctima lanzó un botellín y sacó una navaja al ahora acusado, este volvió y se la quitó, asestándole una puñalada en el pecho. Tras el fatal suceso, abandonó el lugar y se reunió con sus acompañantes, que le esperaban fuera. Cogieron su vehículo y regresaron a Salamanca donde fue detenido dos horas después.