Martes, 18 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
La CHD anima a participar en la consulta pública del borrador del Plan Hidrológico para el ciclo ...
El Tormes, aguas abajo de la presa de Almendra, condenado de por vida

La CHD anima a participar en la consulta pública del borrador del Plan Hidrológico para el ciclo ...

COMARCA
Actualizado 22/06/2021
Redacción

Plazo de seis meses para presentar propuestas, observaciones y sugerencias al documento final

La Confederación Hidrográfica del Duero ha abierto la fase de consulta pública y participación del borrador del Plan Hidrológico de la Demarcación para el período 2022-2027, que implementa una serie de medidas transformadoras con el objetivo de afrontar el cambio climático, reducir la contaminación difusa, preservar y recuperar los ecosistemas fluviales, garantizar un adecuado saneamiento y depuración de las aguas residuales y mejorar la eficiencia en el uso del recurso.

El principal reto de esta nueva planificación es que todas las masas de agua de la demarcación hidrográfica del Duero y los espacios protegidos vinculados a ellas alcancen un buen estado antes de final de 2027. Para ello el Plan Hidrológico plantea un ambicioso programa de medidas cuyo coste asciende a 2.700 millones de euros, al que harán frente de forma conjunta administraciones y usuarios.

De cara a este tercer ciclo de planificación hidrológica, el Plan ofrece un importante programa de restauración fluvial estructurado en dos grandes grupos: medidas de restauración que afectan a 227 masas de agua tipo río con 5.000 kilómetros fluviales y medidas de mitigación que afectan a 153 masas designadas como muy modificadas o artificiales con el fin de que puedan alcanzar el buen estado ecológico en las mismas.

Además, el borrador plantea medidas adicionales y acciones reforzadas para revertir el problema de la contaminación difusa que afecta al 22,4% de las masas de agua superficial y al 25% de las masas de aguas subterráneas, con presiones significativas debido, principalmente, a los excedentes de aportes de nutrientes de origen agrario.

Asimismo, la nueva planificación recoge medidas para reducir el uso intensivo de las aguas subterráneas que ha provocado una importante disminución de los niveles piezométricos de aquellas masas de agua de la cuenca que mayor volumen de extracción soportan, evidenciando la necesidad de adoptar medidas más intensas y efectivas tanto de gestión como de inversión.

La sostenibilidad del regadío es otro de los temas importantes abordados en el borrador del Plan y se vincula a la necesaria garantía de suministro en un horizonte de reducción de aportaciones por efecto del cambio climático tanto para los regadíos existentes como los nuevos regadíos de Payuelos y La Armuña.

A partir de este momento, se abre un plazo de seis meses para presentar propuestas, observaciones y sugerencias que podrán incorporarse al documento final. Por otra parte, la CHD celebrará distintas sesiones de presentación del Plan para facilitar el estudio del documento y poder formular alegaciones, además de talleres de participación activa y sesiones específicas de carácter presencial.

El bajo Tormes, condenado de por vida

Los casi 18 kilómetros del río Tormes, aguas abajo de la presa de Almendra se han quedado de nuevo sin medidas reales para su recuperación medioambiental.

Las acciones incluidas en el nuevo documento se limitan al estudio y observación de valores, sin actuar con medidas para corregir el actual estado del lecho, consecuencia de 45 años de alteración de los valores hidrológicos naturales del río.

Por otro lado, el documento señala que el efecto de las actuales pesqueras y azudes tienen una incidencia baja en la continuidad longitudinal del río, que considera una "situación poco alterada".

Sin embargo, aunque el documento no aporta datos sobre fauna piscícola, hay que señalar a la presencia de una gran sedimentación y sustratos en el lecho, por la modificación hidrológica del río, como causa principal de la desaparición casi total de peces en este tramo de casi 18 kilómetros de río.

Ante este hecho, el documento propone como única medida de restauración ambiental la eliminación de la presa de Almendra, propuesta que se desestima por el impacto que provocaría sobre sus actuales usos (ver documento), pues pondría en riesgo el abastecimiento de agua a la población, el riego para agricultura y la generación de energía eléctrica en la central de Villarino, en definitiva: 18 kilómetros del río Tormes quedan condenados de por vida.

Enlace al Borrador: https://www.chduero.es/web/guest/borrador-de-proyecto-de-plan-hidrol%C3%B3gico1

Comentarios...