Sábado, 22 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
El nuevo mirador sobre el Duero dará el empujón definitivo al sector turístico en Aldeadávila
El presupuesto base de licitación es de 184.588 euros

El nuevo mirador sobre el Duero dará el empujón definitivo al sector turístico en Aldeadávila

COMARCA
Actualizado 11/04/2021
M. C.

El proyecto se encuentra en la fase de evaluación de propuestas presentadas a concurso en el trámite de licitación, y la previsión de la Junta es que su ejecución sea un hecho en 2021

El anuncio de la Junta de Castilla y León lanzado el pasado mes de octubre, sobre la salida a concurso de las obras de un gran mirador sobre el Duero en Aldeadávila de la Ribera, ha sembrado de optimismo al sector turístico no solo de la capital de La Ribera, sino de los pueblos de alrededor, que confían que este proyecto sea el empujón definitivo que haga despegar a esta zona de Las Arribes de forma definitiva.

En estos momentos las ofertas presentadas se encuentran en fase de evaluación, aunque cabe recordar que la previsión para la ejecución del proyecto es en 2021, con el inicio de las obras en verano, una vez finalizado el periodo de anidación de aves, pues hay que señalar que esta nueva infraestructura se ubica en el conocido Mirador del Fraile.

El proyecto, cuyo presupuesto de licitación es de 184.588 euros incluido IVA, trata de reconvertir el Mirador del Fraile en un punto emblemático para la contemplación del paisaje y la fauna de las Arribes del Duero y, al mismo tiempo, hacerlo accesible para acoger a todo tipo de visitantes.

El proyecto contempla la construcción de un mirador formado por cinco elementos complementarios. Por un lado, se creará un aparcamiento en la última curva de la carretera de acceso en el que podrán estacionar siete turismos y dos autobuses.

Aprovechará el terreno existente junto al nuevo aparcamiento para crear un pequeño observatorio que permitirá disfrutar de una primera vista hacia el cauce del río Duero y al propio mirador.

También está contemplado la creación de un carril peatonal, de 106 metros de longitud, que llevará al visitante a la zona de recepción y a la nueva zona de descanso que se creará junto al inicio de la rampa del mirador.

Situada en la entrada del nuevo mirador, la nueva zona de acceso dispondrá de un espacio de estancia, que incorporará una pequeña colina natural cuyas rocas de granito servirán de bancos o tumbonas para acoger a los excursionistas que quieran descansar y merendar. Además, se delimita un área de acceso para personas con movilidad reducida, con aparcamiento para dos coches.

Dimensiones del mirador

El mirador, eje central de la propuesta, se creará gracias a la plataforma de acero cortén, desde la que el visitante podrá 'alejarse del terreno firme y ampliar considerablemente su ángulo de visión sobre la presa y el valle con su impresionante desnivel, casi vertical, en algunos puntos'. Con una superficie de 24.96 m2, será accesible directamente desde la carretera existente. El vuelo contará con una longitud de 12.8 m. y permite visiones completamente nuevas por su posición sobre el precipicio.

El ancho de la plataforma varía entre 2,4 metros en el inicio de la rampa y 1,5 metros en la punta. Desde la entrada, los visitantes podrán acceder a través de una pendiente continua de 6 % de inclinación, teniendo el recorrido una barandilla, formada en parte por el propio elemento estructural lateral, y en parte por un sistema de una barandilla de pletinas de acero corten relleno con mallas de cable de acero inoxidable. En el extremo de la plataforma se encuentra una abertura de 1,24 m2, cubierta con cristal de seguridad para ofrecer al visitante otra visión del río, suspendido en el vacío.

Vocación por el turismo

La construcción de este nuevo mirador colocará a Aldeadávila en una posición de referente turístico en Las Arribes, distanciándose aún más del resto de municipios, una posición que se ha ganado a pulso con el paso de los años y su apuesta decidida para poner en valor sus recursos naturales, paisajísticos y culturales.

El Ayuntamiento de Aldeadávila ha venido trasmitiendo esa vocación hacia el sector turístico desde la construcción, hace algo más de dos décadas, de un pequeño embarcadero de hormigón en la playa del Rostro, uno de los parajes más exóticos de cuantos encierra el Duero a su paso por Las Arribes.

De ese proyecto, entonces de locos y hoy de visionarios, surgió la iniciativa privada y comenzaron los primeros paseos en barco por el Duero. La playa del Rostro se convirtió para otros en el espejo donde mirarse ante las posibilidades que abría el Duero para la realización de actividades náuticas, zonas de baño, espacios de recreo y ocio?

Y así, veinte años después, la dinámica continúa, pero ahora con un nuevo eslabón en la cadena como será ese nuevo mirador adaptado a todos los visitantes que quieran sentir el vértigo de Las Arribes del Duero.

Comentarios...