Miércoles, 29 de junio de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Enorme indignación en la segunda jornada de vacunación masiva en Ciudad Rodrigo
X
CIUDAD RODRIGO Y COMARCA , CORONAVIRUS

Enorme indignación en la segunda jornada de vacunación masiva en Ciudad Rodrigo

LOCAL
Actualizado 08/03/2021
David Rodríguez

Tuvieron que desplazarse a Miróbriga personas casi centenarias de lugares alejadísimos como Navasfrías, debiendo además esperar 2 horas

"Es una vergüenza, nos tratan como a perros, porque tenemos ganas de vivir, que sino...". Esa fue una de las múltiples frases de queja e indignación que se pudieron escuchar en la mañana del lunes, incluso en boca de un cargo político de la comarca perteneciente a uno de los partidos de gobierno de la Junta de Castilla y León, en la 2ª jornada de vacunación masiva contra el coronavirus desarrollada en el Pabellón Eladio Jiménez de Ciudad Rodrigo, en la que se puso la 1ª dosis de la vacuna de Pfizer a otro amplio número de ancianos.

Después de que la sesión de vacunación de la semana pasada transcurriera con 'normalidad', todo cambió en esta segunda jornada, a la que los responsables sanitarios citaron a personas de más de 90 años no sólo de la Zona Básica de Salud de Ciudad Rodrigo (Miróbriga y sus pueblos más cercanos) como se había dicho inicialmente, sino de cualquier otro lugar de la la comarca mirobrigense, incluido de localidades tan alejadas como Navasfrías.

Por ejemplo, un vecino de esta localidad explicaba en la mañana del lunes a Ciudad Rodrigo Al Día que había traído a un familiar de 98 años -y que al menos había una decena más de personas de edad similar llegadas de su mismo municipio-, cuando hace un par de semanas personal sanitario se desplazó hasta Navasfrías para vacunar a los grandes dependientes, poniendo únicamente dos vacunas.

En la misma línea de incredulidad por lo que estaba viviendo se expresaba un vecino de Fuenteguinaldo, quién señalaba que cuando el personal sanitario acudió a vacunar a los grandes dependientes a su municipio, hubo personas que hasta se pudieron acercar al consultorio local por su propio pie (ya que sus problemas de salud son de otro tipo), mientras que ahora se ha hecho desplazar a Ciudad Rodrigo a ancianos con notables problemas de movilidad.

Enorme indignación en la segunda jornada de vacunación masiva en Ciudad Rodrigo   | Imagen 1En este mismo sentido, hay que resaltar que estos desplazamientos hasta Ciudad Rodrigo corren a cargo de los propios interesados en vacunarse, siendo necesario tirar de familiares, pedir favores a conocidos (especialmente aquellos mayores cuyas familias residen lejos de la comarca), o llamar a taxis, que se volvieron a ver en la mañana del lunes en el entorno del Pabellón Eladio Jiménez, que de nuevo registró un gran movimiento de vehículos en sus alrededores.

Uno de los allí presentes señaló a Ciudad Rodrigo Al Día que él llegó a proponer que hubiera un plante masivo por parte de su municipio, y que nadie acudiese a Miróbriga para que así el personal sanitario acabase por acercarse hasta su localidad, pero no prosperó por las "ganas de vivir", que hacen que se quiera tener la vacuna cuanto antes.

Tanto esta persona, como otras allí congregadas, quisieron recordar que sus localidades cuentan con consultorios médicos donde se podrían desarrollar estas sesiones de vacunación, incluso con personal dispuesto a ello, evitando tener que acercarse a Ciudad Rodrigo "como un rebaño", pero "nos tienen olvidados en los pueblos". Hay que señalar que esta decisión de la Junta de obligar a desplazarse a los ancianos supone incumplir lo que dijo la propia entidad autonómica hace menos de un mes.

En concreto, el pasado 18 de febrero la Delegación Territorial de la Junta en Salamanca emitió una nota de prensa en la que se decía que "las personas mayores de 80 años y dependientes que tengan dificultades para desplazarse, recibirán las dosis en los consultorios locales. Igualmente, los equipos de Atención Primaria se desplazarán a los domicilios en aquellos casos en los que las circunstancias de movilidad de las personas que se tienen que vacunar impidan que éstas se desplacen". Sin embargo, esto no es así, como se pudo comprobar en la mañana del lunes en Ciudad Rodrigo (sin ir más lejos, a algunos ancianos les costó un mundo salir y entrar en los vehículos en los que fueron acercados).

Larguísima espera a las puertas del Pabellón

Por si fuera poco el obligarles a desplazarse de lugares tan alejados como Navasfrías, estos ancianos casi centenarios de la comarca (puede que hubiera incluso algún centenario) tuvieron además que soportar una larguísima espera a las puertas del Pabellón Eladio Jiménez. En el caso por ejemplo del citado vecino de Fuenteguinaldo, a su familiar lo habían citado para las 11.20 horas de la mañana, y más de hora y media después, todavía no había entrado al Pabellón, situación que se repetía en otras personas. En este sentido, varios de los presentes comentaban que "menos mal que no está lloviendo ni hace frío...".

Enorme indignación en la segunda jornada de vacunación masiva en Ciudad Rodrigo   | Imagen 2Respecto a la vacunación en sí, tuvo novedades respecto a la primera cita del lunes pasado. Mientras que la semana anterior la vacunación se desarrolló en la pista principal de juego del Pabellón, estableciéndose como puerta de entrada y salida el acceso lateral del Pabellón, en esta ocasión se optó por hacerlo en el frontón, entrando los futuros vacunados y sus acompañantes por la puerta principal del Pabellón, y saliendo por la puerta del frontón (al igual que ocurrió en las jornadas de cribado masivo que allí hubo en diciembre y en enero).

Como se puede ver en las imágenes, esta nueva fórmula provocó que los allí congregados estuviesen mucho más cerca unos de otros ?y menos resguardados- mientras estaban esperando ("esperemos que no haya nadie contagiado ahora mismo..."). Asimismo, hubo un momento adicional de 'caos', ya que inicialmente se conformó la cola a las puertas del Pabellón en dirección a la calle Hermanos García Carraffa, pero en cierto momento se obligó a cambiarla hacia la calle Federico García Lorca, teniendo que moverse muchas personas.

Todo este cóctel generó como decíamos muchísima indignación entre todos los congregados, especialmente entre los familiares, mientras que entre sus mayores abundaban los nervios y la tensión, que llegaron a provocar el desmayo de al menos de uno de estos ancianos, que por fortuna se recuperó en pocos minutos. Para más inri, si nada cambia, todos estos ancianos tendrán que regresar a Ciudad Rodrigo en próximas semanas para recibir la 2ª dosis de la vacuna de Pfizer.

Comentarios...