Viernes, 07 de octubre de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Un poema de César Vallejo
X

Un poema de César Vallejo

OPINIóN
Actualizado 03/10/2020
Ángel González Quesada

A veces, sobre todo en este ahora de duda y desvarío, cuando cada cielo se ahoga en nubarrones de sinrazón y tempestades de estupor y algarabía ciegan cada camino y anegan cada argumento, uno busca huir de la tristeza; cuando la palabra se vuelve solo letras, y cada letra dice lo que calla, uno persigue palabras que dibujen, que acaricien, que susurren amor en cada soplo; cuando la desesperanza acecha emboscada en cada cabello del tiempo, cada roce del día y cada rincón, uno huye sin huir intentando no caer... Si el aire de vivir anuncia nada, algo hay que buscar que nos respire; cuando la tristeza se enseñorea en los palacios de la renuncia, el cansancio invita a no pensar y la indiferencia vuela bajo, hay que levantarse... Es decir, cuando el hoy nada tiene que agradecer a un ayer apenas algo y mañana tal vez tampoco, uno rebusca en el valor de la poesía la tabla del consuelo, en la auténtica poesía el ojo amigo y el parpadeo cómplice; busca la verdadera llave del umbral del corazón en los versos, aun solo para conjurar el temblor de la desgana, para vencer, tal vez, la derrota, y para hoy no estar, y que tú no estés, tan triste:

"Serpea el sol en tu mano fresca,

y se derrama cauteloso en tu curiosidad.

Cállate. Nadie sabe que estás en mí,

toda entera. Cállate. No respires. Nadie

sabe mi merienda suculenta de unidad:

legión de oscuridades, amazonas de lloro.

Vanse los carros flagelados por la tarde,

y entre ellos los míos, cara atrás, a las riendas

fatales de tus dedos.

Tus manos y mis manos recíprocas se tienden

polos en guardia, practicando depresiones,

y sienes y costados.

Calla también, crepúsculo futuro,

y recógete a reír en lo íntimo, de este celo

de gallos ajisecos soberbiamente,

soberbiamente ennavajados

de cúpulas, de viudas mitades cerúleas.

Regocíjate, huérfano; bebe tu copa de agua

desde la pulpería de una esquina cualquiera."

CÉSAR VALLEJO, Trilce (LXXI), 1922.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...