Sábado, 22 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
El estreno absoluto de un juego de luz y oscuridad inaugura los nuevos cierres diarios de la Feria
CIUDAD RODRIGO , MARTES DE FERIA

El estreno absoluto de un juego de luz y oscuridad inaugura los nuevos cierres diarios de la Feria

FERIA DE TEATRO
Actualizado 25/08/2020
David Rodríguez

Este año, el Espacio Afecir 'hereda' el papel que tenía el Patio de Los Sitios como lugar de remate de todas las jornadas de la Feria

Uno de los principales cambios a nivel de espacios de la Feria de Teatro 2020 está en la emblemática franja de cierre de las 23.30 horas, siempre caracterizada por obras de humor o tono desenfadado. Históricamente, este cierre está vinculado al Patio de Los Sitios, pero este año el coronavirus también se ha llevado esas citas por delante ante las apreturas que se viven en la grada que allí se monta (que ha sido reutilizada para otro espacio).

Con el objetivo de que haya el máximo público posible en los mismos, los cierres diarios de la Feria se trasladan este año al Espacio Afecir (el Pabellón de la Avenida Conde de Foxá), donde a la grada del propio Pabellón y a la grada que ya se montaba a sus pies, se une un amplio número de sillas por delante, por las que el público se reparte individualmente o por parejas.

Con el aforo totalmente cubierto, la compañía encargada de estrenar estos nuevos cierres diarios de la Feria fue una vieja conocida ?aunque no estaba presente desde 2014-, Suripanta, que volvía de la mano de la Junta de Extremadura, quién precisamente coproduce junto a la propia compañía el espectáculo ofrecido, que llegó como estreno absoluto: Comedia en negro.

Ambientada en Londres, esta comedia (una de las grandes comedias del teatro de todos los tiempos) propone un juego de luz y oscuridad al público: lo que es luz para el espectador, es oscuridad para los personajes, y a la inversa. En este sentido, la obra tiene como marco un apagón de luz que 'permite' que la escena esté iluminada durante la mayor parte de la misma, actuando los actores como si no hubiese luz.

En lo que se refiere a la obra en sí, se trata de una comedia de enredo escrita en su día por uno de los más importantes dramaturgos contemporáneos, Peter Shaffer, que en esta versión está dirigida y adaptada por uno de los maestros de la comedia, Esteve Ferrer. Teniendo en cuenta la propia historia, la obra intenta ser una metáfora sobre la ceguera de los videntes y sobre la hipocresía cotidiana entendida como oscuridad moral.

Comentarios...