Jueves, 27 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
La magia de las piedras entre el Yeltes y el Huebra
X
CONSERVA TUMBAS DATADAS ENTRE LOS SIGLOS VI Y X

La magia de las piedras entre el Yeltes y el Huebra

COMARCA
Actualizado 02/12/2015
Miguel Corral

BOGAJO | En la zona conocida como la Fuente de la Ribera se encuentran varias piedras cuya silueta recuerda el paso de vetones por estas tierras, siempre inmersas en la leyenda de sus ríos

[Img #492150]

En un territorio de castros y verracos, de vetones que ocuparon el valle del Duero y sus afluentes, no es ilusorio pensar que además de los importantes hallazgos hasta ahora conocidos, queda mucho por descubrir de un pueblo que ocupó durante siglos el espacio que circunda al Gran Río.

A los famosos castros de las Merchanas en Lumbrales, al de Yecla la Vieja en Yecla de Yeltes, o al Castillo de Saldeana, se suman otros puntos en los que la vida surgió mucho antes de la repoblación, de la Reconquista y de la Romanización, donde sus pobladores supieron aprovechar lo que la tierra les daba para proseguir con la civilización.

Uno de esos lugares en los que la Historia ha pasado casi de puntillas aún sin demasiada explicación, es el municipio de Bogajo, pueblo que se ubica junto a la horquilla que conforman los ríos Huebra y Yeltes, y del que se habla poco sobre su pasado a pesar de tener catalogadas una serie de tumbas datadas entre los siglos VI y X.

A este hallazgo se suman pequeñas piezas de útiles de caza como puntas de flecha y herramientas del Calcolítico, por lo que cualquiera que conoce ligeramente su pasado no da paseo por el campo en el que su mirada no se dirija a las piedras, de las que parece emanar la magia del plenilunio de hace 2.000 años.

Esta localidad tiene catalogadas como zona arqueológica más de 80 hectáreas, por lo que en opinión de su alcalde, Javier Castro, su pueblo esconde mucha más Historia de la que muestra. A poco que giremos la vista a nuestro alrededor se observan sobre la superficie piedras de caprichosas siluetas que obligan a fijar la vista y a olvidar la perspectiva sobre el horizonte.

Las piedras mágicas

En esta zona, cercana a la Fuente de la Ribera, afloran piedras con forma de verraco de diferentes tamaños, pero entre ellas hay una en especial que invita al detenimiento y a su observación, pues su apariencia, especialmente por su tamaño, se acerca más a los 'Toros de Guisando' que a los verracos hallados entre el Yeltes y el Huebra.

"Seguramente no lo sea", señala el alcalde, pero a medida que la mirada se detiene en su silueta, la magia emana del granito y obliga a pensar en si la naturaleza es tan caprichosa como reflejan las piedras, o por el contrario su forma obedece a la mano del hombre en tiempos lejanos.

Sea como fuere, lo cierto es que Bogajo y sus piedras invitan a un paseo, y a buen seguro despertarán nuestra imaginación por lo que nunca fueron, o tal vez sean. En cualquier caso, de lo que no cabe ninguna duda es de que habrá merecido la pena sentir la magia de sus ríos y sus piedras, respirar el aire que emana Historia y del que brota el sueño de las noches blancas por la luna llena.

Comentarios...