Sábado, 09 de diciembre de 2023
Volver Salamanca RTV al Día
La matanza típica, el rito convertido en fiesta
X
Juan Manuel Frutos 'Churrero', Matancero de Honor

La matanza típica, el rito convertido en fiesta

COMARCA
Actualizado 06/12/2014
Miguel Corral

HINOJOSA DE DUERO | Vecinos y visitantes pudieron observar paso a paso el proceso tradicional de la matanza, desde el sacrificio a la degustación de carnes

[Img #166047]

Despertar entre los más pequeños el verdadero valor de tradiciones que se han mantenido vigentes hasta nuestros días, además de celebrar un día de fiesta y de convivencia entre todos los vecinos, son los objetivos que persigue el Ayuntamiento de Hinojosa de Duero con la celebración de la 'Matanza Típica'.

De esta manera, los hinojoseros celebraban este sábado 6 de diciembre, día de la Constitución, la decimotercera edición de la Matanza Típica, un evento que viene a preservar este rito ancestral que ha perdurado en el tiempo y que sirvió como práctica de subsistencia para muchas familias en el medio rural.

Si el año anterior le llegaba el turno a José Antonio Bautista, en esta edición el puesto de Matancero de Honor le correspondía a Juan Manuel Frutos 'Churrero', colaborador habitual en esta jornada y cuya maestría en el sacrificio y posterior despiece del cebón quedó más que patente ante una marrana en torno a 10 arrobas de peso y, a diferencia de anteriores años, de capa blanca.

La protagonista llegaba a la plaza de la Panera en un pequeño remolque. Allí esperaban mayores y pequeños dispuestos a revivir o conocer esta tradición, un rito en tiempos muy remotos y que durante los últimos siglos fue símbolo de fiesta en cada casa que tenía la suerte de tener un cebón llegado San Martín.

Ante la mirada perpleja de los niños y la extrañeza de los adultos, por el silencio que se hacía instantes después de introducir el acero entre las gorjas de la cochina, mantecados, perrunillas, torta dulce y aguardiente de La Ribera desfilaban por entre los corrillos de la plaza en una fría pero soleada mañana.

En otra parte, el grupo de mujeres se afanaba en la pela de patatas para la comida y en la elaboración de un caldo, bien caliente para reanimar los fríos estómagos de los presentes, con lo cual fue muy agradecido. Y entre tanto, matancero y ayudantes procedían al chamuscado con paja de la gorrina.

Paso a paso

Mientras Mabel inmortalizaba con su cámara el momento, Pepi repartía el caldo y pastas entre el público asistente

Con la marrana de vuelta al tajo, el matancero comenzaba el despiece con la separación del manto, paso imprescindible que facilita el destripado, para pasar más adelante a la extracción de las costillas y espinazo, y así dejar al descubierto los lomos, y finalizar con el corte de jamones y paletas.

De cada uno de los pasos no apartaba la vista la chiquillería, más de una veintena de 'rapaces' de todas las edades que no querían perderse el acontecimiento que tanto llamaba la atención de los mayores.

Y es que, ese es el principal objetivo que hace 13 años se marcara el Ayuntamiento de Hinojosa con la celebración de la Matanza Típica: que las generaciones actuales conozcan este legado que durante siglos fue parte trascendental en el sustento de sus antecesores, un pueblo en el que llegado el mes de diciembre retumbaba el sonido ?hoy para muchos desgarrador? del cochino sobre el tajo, aunque hasta hace unas décadas no era otra cosa que música celestial para las familias que lo escuchaban frente a sus puertas.

Mientras Mabel inmortalizaba con su cámara el momento, Pepi repartía el caldo y pastas entre el público asistente. Emilia, Isabel y otras mujeres, se afanaban en la comida, la limpieza de utensilios o escaldando patas y orejas para dejarlas blancas como una patena. Y entre paso y paso, el momento del rito se tornaba en fiesta, como siempre fue la matanza, para concluir con un buen plato de patatas 'meneás' y la carne de la marrana sobre la parrilla, magro y cuero a la brasa, morcilla y longaniza, porque del cerdo, hasta los andares.

Comentarios...