Ílhavo decide suspender un año más sus festivales gastronómicos de verano

Disponible el libro “Chora e Feijão Assado”, que recrea las recetas de los pescadores portugueses a bordo de los barcos bacaladeros

Festivales gastronómicos de ediciones anteriores en los Jardines Oudinot (Ílhavo)

El ayuntamiento de Ílhavo ha anunciado la cancelación de sus tradicionales festivales gastronómicos estivales: Festival da Sardinha, Festival do Marisco y Festival do Bacalhau. La decisión está basada en la realidad sociosanitaria aún presente y en la incertidumbre sobre las circunstancias de la pandemia a medio plazo, lo que imposibilita la organización con la antelación que requieren unos eventos de esta magnitud.

Al igual que en 2020, la cámara municipal junto con las asociaciones cívicas que participan en su organización, han decidido por unanimidad suspenderlos.

El Festival de la Sardina se celebra habitualmente en Costa Nova durante la segunda quincena de julio, en la zona verde existente junto a la ría, frente a los palheiros. En el mismo lugar, pero a primeros de agosto tiene lugar tradicionalmente el Festival del Marisco. Le sucede el Festival del Bacalao, que se celebra también en agosto, pero en los Jardines Oudinot, el paseo existente entre la ría de Aveiro y la zona portuaria, donde está atracado el Museo-Navío Santo André, una extensión del Museo Marítimo de Ílhavo.

Ílhavo está considerada la “capital portuguesa del bacalao”, porque en sus astilleros se construían los grandes buques bacaladeros que conformaban la flota portuguesa, de aquí procedía la mayor parte de los capitanes de barco y sus conocimientos de navegación favorecieron que desde la zona portuaria de Aveiro se zarpase a la pesca del bacalao en el Atlántico norte allá por el siglo XVI.

Alguna de las más famosas recetas a base de bacalao servidas en este festival ahora pueden ser recreadas por los cocineros aficionados en casa, siguiendo el libro “Chora e Feijão Assado”, que explica la relación de los ilhavenses con la pesca en mares lejanos y la comida que se confeccionaba a bordo de los grandes bacaladeros portugueses durante las campañas del bacalao, que se prolongaban durante varios meses.


La ‘chora’ es una sopa realizada con la carne de la cabeza del bacalao, arroz y especias, que servía para reconfortar a los marineros después de las duras jornadas dedicadas a la pesca del bacalao en las frías aguas del Atlántico en Terranova. Ílhavos (o ilhavenses) y vascos están hermanados en la aventura que supuso lanzarse a la pesca del bacalao hace cinco siglos.

Además de la nutritiva chora, a bordo se comía también caldeirada de espinas de bacalao, feijão asado con pescado frito, feijoada de chispe (alubias con pie de cerdo) o lenguas de bacalao fritas, además del queque dos domingos (bizcocho de los domingos). Platos confeccionados con los ingredientes procedentes de tierra que podían transportar y conservar junto con los que conseguían del mar. Todas estas humildes pero sabrosas recetas están recogidas en “Chora e Feijão Assado”, con algunas sugestiones modernas sobre los antiguos platos.

En total, el libro recoge 18 recetas trabajadas por la chef Patrícia Borges, coordinadora del festival Gastronomía de a Bordo, otro de los eventos gastronómicos de la comarca, que tiene lugar cada otoño en colaboración con una veintena de restaurantes del concejo de Ílhavo. La publicación cuenta con una aportación inédita de Pedro Miguel Silva, investigador del CIEMar-Ílhavo (Centro de Investigación y Emprendimiento del Mar), que presenta una retrospectiva histórica de la gastronomía en los navíos bacaladeros, verdadero patrimonio cultural y marítimo de los habitantes de esta región.

“Chora e Feijão Assado” puede adquirirse al precio de 18,00 euros en el Museo Marítimo de Ilhavo, en la Oficina de Turismo de Costa Nova y en la tienda online del Municipio de Ílhavo, impulsor de su edición.