Jueves, 22 de octubre de 2020

Reabre la mina de Torre de Moncorvo, que generará 60 empleos y seis millones de toneladas de hierro en cinco años

Un yacimiento con materia prima de alta calidad, el segundo mayor depósito de este mineral en Europa

El presidente del Consejo de Administración, Ricardo Santos Silva, el consultor Carlos Guerra y otros miembros de Aethel Mining con el alcalde de Torre de Moncorvo, Nuno Gonçalves

La mina de hierro situada en Torre de Moncorvo ha comenzado a ser explotada la última semana de julio, después de treinta y cuatro años cerrada. Se considera que aquí se encuentra el segundo mayor yacimiento de hierro existente en Europa.

La empresa encargada de su explotación es la multinacional británica Aethel Mining, gestionada por el portugués Ricardo Santos Silva y la norteamericana Aba Shubert. La compañía prevé extraer seis millones de toneladas de hierro durante la primera fase de reactivación, establecida en cinco años y englobada en un periodo de explotación de 60 años.

El reciente comienzo de la actividad extractora se produce después de su presentación oficial, acontecida en el mes de marzo en Torre de Moncorvo, que ponía el punto final a un complejo proceso burocrático, prolongado durante más de 12 años. La empresa que la ha vuelto a poner en funcionamiento ha tenido que conseguir la aprobación de las autoridades pertinentes en diversas áreas, principalmente en impacto medioambiental y socioeconómico.

Por el camino, también, múltiples negociaciones entre el gobierno portugués y las multinacionales interesadas en su explotación, que finalmente ha conseguido Aethel Mining Portugal S.A.

Desde el mes de marzo se han venido realizando trabajos preparatorios del terreno para la extracción. La empresa ha informado que cuenta con invertir 550 millones de euros a lo largo de 60 años, creando en ese periodo unos 140 puestos de trabajo directos y 500 indirectos.

En esta primera fase, que Aethel Mining ha proyectado en cinco años, se necesitarán cubrir alrededor de 60 puestos de trabajo, entre ellos, varios cualificados, como geólogos e ingenieros, que permitirán extraer cerca de seis millones de toneladas de mineral a lo largo del periodo.

Durante los primeros cinco años de funcionamiento la concesionaria tiene previsto invertir unos 50 millones de euros. 

Se trataría de un depósito muy significativo de inerte de hierro existente en esta zona del interior de la península ibérica, según explicó Ricardo Santos Silva, presidente del Consejo de Administración de Aethel Mining durante la presentación del proyecto definitivo. Este material “con mucha demanda a nivel internacional” se dedicará fundamentalmente a la construcción civil, dado que la alta densidad del hierro de este yacimiento es idónea para su utilización en diques, rompeolas y otras estructuras de protección costera.

Durante la primera fase se actuará sobre una superficie de unas 23 hectáreas situadas en la cara norte de la Serra do Reboredo.

“Tratándose de una fase de arranque, el volumen de explotación, transporte y expedición irá evolucionando de acuerdo con la consolidación tecnológica y operativa del proyecto”, afirma la multinacional en el proyecto definitivo al que SALAMANCA AL DÍA ha tenido acceso.

Ya en la segunda fase, se producirán inertes densos y concentrados de hierro para uso metalúrgico, trabajando en la cara sur de esta sierra.

Las labores de prospección efectuadas confirmaron la existencia de 543 millones de toneladas de recursos probados y probables, y más de 250 millones de toneladas de reservas posibles, con un nivel medio de 47,4% de hierro.

Según la multinacional, el mineral de Torre de Moncorvo se caracteriza por su gran resistencia y durabilidad contrastada.

El transporte

Uno de los aspectos más relevantes tenidos en cuenta para la viabilidad de la reactivación ha sido el transporte, dada la ubicación geográfica de Torre de Moncorvo, enclavada en el Douro Superior, al sur de Tras-os-Montes.

La concesionaria Aethel Mining prevé en el referido proyecto su transporte por vía férrea, fluvial y rodada hasta el puerto de Leixões en Oporto, el mayor puerto importador y exportador del noroeste peninsular, desde donde viajará al norte de Europa, Mediterráneo y Oriente Medio.

De momento, unas 1.400 toneladas de inerte de hierro van a empezar a salir cada día de la mina de Moncorvo principalmente por ferrocarril.

Serán transportadas en camiones hasta la cercana estación de trenes de Pocinho, situada a 20 km de la mina. De ahí viajarán en dos trenes diarios, con unas 570 toneladas por convoy, a través de la vía férrea del Duero hasta Oporto, recorriendo unos 170 km.

El material también será transportado por carretera en camiones con una carga de entre 25 a 40 toneladas, recorriendo los más de 200 km (por la IP2, la IC5 y la A4) que separan Torre de Moncorvo del puerto de Leixões.

La extensión del ferrocarril desde Pocinho hasta la frontera salmantina en Barca d´Alva (28 km) con continuación hasta Salamanca es una constante reivindicación de la región, que desde el punto de vista de Torre de Moncorvo tiene un objetivo concreto: facilitar la salida de la producción de la mina.

Un estudio técnico realizado en 2016 en Portugal sobre la reapertura de la vía férrea Oporto-Salamanca ya apuntaba a la futura reactivación de las minas de Moncorvo como uno de los ejes económicos de la región que más ventajas competitivas obtendría con este enlace ferroviario, pues le daría acceso tanto al puerto de Leixões como a otros de España a través de las plataformas logísticas de Castilla y León.

Ahora la mercancía viaja hacia el oeste cuando lo que se quiere es colocarla en los mercados del este.

Las limitaciones en el transporte existentes en esta accidentada comarca han sido uno de los obstáculos que la compañía interesada en la explotación ha tenido que salvar. En la etapa posterior, la multinacional espera utilizar la vía fluvial del río Duero conjuntamente con el tren para hacer llegar la materia prima al puerto de Leixões. En ese momento, podrán salir ya unas 2.700 tonelada diarias de Moncorvo.

El regreso de una explotación minera mítica en el siglo XX

Se trata de una mina a cielo abierto, donde la extracción se realizará sin recurrir a explosivos, según informa Aethel Mining en su proyecto, en la que se obtendrán unos seis millones de toneladas de inerte de hierro de alta densidad en la primera fase (entre 2020 y 2025).

La mina de hierro está localizada en la cuenca del Duero, entre la Serra do Reboredo y Cabeça da Mua, en el concejo de Torre de Moncorvo, ubicado al sur del distrito de Bragança.

Este concejo se sitúa paralelo al noroeste de la provincia de Salamanca, a menos de 100 km de territorio español, cercano al Parque Natural Duero Internacional. Por ese motivo, el proyecto fue sometido al análisis de las autoridades administrativas españolas, además de las portuguesas.

Se trata de una comarca socialmente deprimida y demográficamente envejecida, donde la reapertura de una actividad de este calibre supone un balón de oxígeno y un motivo de esperanza, concretando una utopía después de un proceso burocráticamente complejo y demorado en el tiempo.

La explotación minera de esta comarca existe desde la antigüedad. Por lo visto, fue el motivo por el que el rey portugués D. Dinis concedió a la villa de Torre de Moncorvo carta de foral el 12 de abril de 1285. Desde 1790 se realiza de manera industrial, viviendo su mayor auge en las décadas centrales del siglo pasado.

Esta mina estuvo activa hasta 1986, cuando se abandonó la extracción debido a la quiebra de la entonces concesionaria, Ferrominas. En los años centrales del siglo XX fue la mayor generadora de empleo de la región, llegando a dar trabajo a unas 1.500 personas.

Hace unos 12 años, la multinacional australiana Rio Tinto se interesó por ella, comenzando un proceso de negociación con el Gobierno de Portugal y con la compañía poseedora de los derechos de explotación hasta 2070, Mining Technology Investments (MTI), que finalmente no dio frutos.

Sin embargo, la rentabilidad empresarial de este yacimiento era evidente, pues en 2016 se firmó el contrato definitivo de concesión con la MTI-Ferro de Moncorvo, S.A., actualmente Aethel Mining Portugal, S.A.

En 2019 la multinacional fue autorizada a comenzar la explotación. La compañía de origen británico fue capaz de demostrar no solo la viabilidad económica del proyecto, sino que probó con los estudios que fueron pertinentes su sostenibilidad medioambiental y su impacto socioeconómico positivo en la región y para el país, salvando la volatilidad de precios que padece este material, asegurando una explotación continuada durante 60 años.

Con este proyecto empresarial, la compañía espera contribuir a que Portugal alcance “una posición de liderazgo en la minería europea”, dijo su presidente, el portugués Ricardo Santos Silva, durante la presentación de la reapertura de la mina.

El proyecto publicado por Aethel Mining se dedica ampliamente a explicar los valores sociales, ambientales y paisajísticos del proyecto. Se detiene en la cuestión ambiental, incluyendo varios estudios técnicos específicamente realizados en el área que ocupa los 5 km circundantes a la mina, tratando la polución generada en el proceso de extracción así como los trabajos de limpieza que se efectuarán en esa zona.

Toda la documentación es pública y está disponible en la Agencia Portuguesa del Ambiente (APA) y en la Dirección General de Energía y Geología (DGEG).