Lunes, 18 de febrero de 2019
Las Arribes al día

San Blas sale en procesión en Corporario tras la bendición de gargantillas

A los actos religiosos siguió un encierro de carretones para los más pequeños, y una gran paella para todos los asistentes

Numerosos vecinos acompañaron a San Blas en su recorrido por las calles de Corporario / MARIBEL

Un año más, los vecinos de Corporario comenzaban este viernes sus fiestas patronales en honor a San Blas. Unas celebraciones que discurrirán hasta el 3 de febrero con un intenso programa de actividades, elaborado por el Ayuntamiento de Aldeadávila de la Ribera.

Tras iniciar, ayer viernes, estas fiestas con un espectáculo de circo y teatro, al que siguió en la noche la primera de las verbenas amenizada por la orquesta SMS, este 2 de febrero, arrancaba con los actos religiosos oficiados por el párroco Alberto Holgado: misa, bendición de gargantillas y procesión del Patrón por las calles de la localidad, unos actos muy concurridos de público, y que estuvieron presididos por el alcalde, Santiago Hernández, que vara en mano guiaba al resto de la comitiva junto a varios integrantes de la Corporación municipal, y con el acompañamiento de la charanga ‘La Escala 2.0’.

Finalizada la procesión, los más pequeños tendrían su espacio en estas fiestas con un encierro de carretones, y una bolsa de ‘chuches’, cortesía de Juan Jesús, momento al que seguiría una gran paella para coger fuerza y entrar en calor, pues en la tarde tendrá lugar una suelta de vaquillas y, a su conclusión, chocolate para todos. La jornada de hoy se completará con la segunda de las verbenas previstas, en esta ocasión con el grupo One Cover Band.

Mañana domingo, último día festivo, comenzará de nuevo con los actos religiosos dedicados al patrón, a los que seguirán una degustación de carne de vaquilla y de carne de jabalí, está última donada por la Asociación de Cazadores de Aldeadávila. Ya en la tarde está programada la actuación del grupo de bailes charros y tamborileros de Aldeadávila, además de una actuación de canción española a cargo de Sarabel, poniendo el punto final a estas celebraciones una chocolatada.