Sábado, 16 de febrero de 2019

‘Leituras à Volta da Mesa’ visita el museo de Vilar Formoso

Conmemorando el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto, a través de la obra de la escritora luso-germánica de origen judío Ilse Losa

El club de lectura salmantino en lengua portuguesa durante su visita a Vilar Formoso/ Martín-Garay

En el marco de las acciones dedicadas a la memoria de las víctimas del Holocausto, en el aniversario de la liberación del mayor campo de exterminio nazi, el 27 de enero de 1945, algunos miembros de Leituras à Volta da Mesa, un club de lectura en lengua portuguesa existente en Salamanca, visitaron ayer el museo Vilar Formoso Fronteira da Paz, dedicado a los refugiados de la Segunda Guerra Mundial y al cónsul portugués Aristides de Sousa Mendes.

La obra escogida para desarrollar este encuentro de lectores fue ‘O Mundo em que Vivi’,  de la escritora alemana Ilse Losa, de origen judío y afincada en Portugal, a través de la cual recrearon el viaje de los perseguidos por el régimen nazi, que encontraron en Portugal una puerta de salida hacia la libertad.

Tras la visita al museo, provisto de gran documentación de la época, la jornada continuó con una performance alusiva a los encuentros y las fronteras, desarrollada en los alrededores de la antigua aduana de la estación de ferrocarril.

Después de un almuerzo en la Quinta do Prado, celebraron la sesión de lectura, en la que también se presentó el libro Haikus, de Ignacio Aparicio Pérez-Lucas, uno de los integrantes del club. Leituras à Volta da Mesa desarrolla sesiones relacionadas con la literatura y la cultura lusas desde su creación en Salamanca en 2012.

El mundo en el que vivió Ilse Losa

Mezclando ficción y realidad, Ilse Losa, nacida en Alemania en 1913, recrea en ‘O Mundo em que Vivi’ sus recuerdos de infancia y juventud en la Alemania rural y en el convulso Berlín de los primeros años 30. Esta novela es fruto de las reflexiones adultas de la autora sobre las vivencias de sus primeros años y en ella están reflejadas las circunstancias en que vivían los judíos alemanes, a medio camino entre las costumbres de la tierra natal y la preservación de la identidad heredada. Una patria duplicada.  

De una forma pedagógica, la autora introduce en la obra la explicación de las principales festividades judías, enlazándolas constantemente con la idiosincrasia alemana. Refleja los sentimientos que le producía su condición de judía dentro y fuera de la familia, y los problemas que le causaba en una sociedad cada vez más abiertamente antisemita, que acabaron por forzar su salida del país.

Ilse Losa llegó a Portugal en 1934, instalándose en Oporto. Se casó con un portugués y tuvo dos hijas, obteniendo la nacionalidad portuguesa. Es autora de una vasta y variada obra, que incluye novelas, cuentos, crónicas y trabajos pedagógicos. Fue traductora de autores portugueses al alemán y viceversa.

Está particularmente vinculada con la literatura infantil y juvenil. ‘O Mundo em que Vivi’ (1949) forma parte del Plan Nacional de Lectura del sistema educativo portugués. En 1984 obtuvo el Gran Premio Gulbenkian por el conjunto de su obra.

Ilse Losa murió en Oporto en enero de 2006, a los 92 años.

Frontera de Paz

El pueblo de Vilar Formoso fue una frontera hacia la esperanza para muchos ciudadanos europeos. Era el final de una vida y el comienzo de otra. La sensación de sentirse, por fin, a salvo, de llegar a casa. Portugal se declaró neutral en la Segunda Guerra Mundial y la villa rayana se convirtió en el umbral de la nueva ‘tierra prometida’.

Vilar Formoso Fronteira da Paz es un espacio museístico que pretende divulgar lo que en esta pequeña localidad se vivió en los inicios de la Segunda Guerra Mundial, cuando por aquí empezaron a llegar miles de personas amenazadas por el régimen nazi, que traspasaban esta ‘puerta de entrada a la libertad’ a través del ferrocarril o en coche cruzando la aduana. Muchos de ellos pudieron entrar en Portugal por ser portadores de un visado del cónsul portugués en Burdeos en aquel momento, Aristides de Sousa Mendes, el otro gran protagonista de este museo y de la historia que pretende narrar.

Se aprovechó el espacio de los antiguos almacenes de la estación de ferrocarril de Vilar Formoso para recrear cómo fue el viaje de esos europeos que huían cada vez más al sur del continente, empujados hasta el único país oficialmente neutral que mantuvo abiertos sus puertos marítimos, en los que embarcar hacia una nueva vida en el continente americano. Muchos de ellos eran judíos, otros veían su vida o su libertad amenazadas por sus ideas políticas o por otras razones.

El museo fue inaugurado en agosto de 2017 por el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, y contó con la presencia de algunos de esos refugiados aún vivos, y que pasaron en el verano de 1940 con corta edad por esta frontera de Vilar Formoso, donde la población los recibió con loable hospitalidad, de la que han dejado testimonio. También estaban presentes ese día muchos de los descendientes de esos refugiados, algunos son portugueses, pues hubo quien acabó por formar en Portugal su familia y no continuó trayecto; otros, sin embargo, vinieron para la inauguración desde diversos puntos de la geografía mundial.

El museo Vilar Formoso Fronteira da Paz fue una iniciativa de la cámara municipal de Almeida, de cuyo concejo forma parte la villa, junto con el Ministerio de Cultura, el Turismo de la Región Centro y la Red de Juderías de Portugal. Fue financiado con fondos de la Unión Europea, de Noruega y de Portugal, y contó con el apoyo de la Sousa Mendes Foundation. Concebido por la arquitecta Luísa Pacheco Marques, la amplia base documental con la que cuenta fue recopilada por la historiadora Margarida de Magalhães Ramalho. Su entrada es gratuita.

27 de enero, Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto

El campo de concentración de Auschwithz-Birkenau, cerca de la ciudad polaca de Cracovia, fue liberado por el ejército soviético el 27 de enero de 1945. Es un espacio declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1979. La fecha del 27 de enero fue elegida por la ONU como Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto con la finalidad de no olvidar las atrocidades que provocó.

Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de Portugal, el día de la inauguración del museo Vilar Formoso Fronteira da Paz afirmó “la lección de este museo es la de no olvidar; nosotros no vamos a olvidar”.

Ver más imágenes: