Martes, 18 de septiembre de 2018

UN COLOR MUY FAMILIAR

El lazo que une familias

 

 

 

El 8 de marzo es el día de la mujer trabajadora y en concreto este año se ha obtenido  un gran triunfo. La lucha de casi seis millones de personas por la igualdad, es sin duda un logro, pero el éxito, en mi opinión, está en los lazos que se establecen en la familia.

 

Los padres somos modelos para que los hijos aprendan valores todos los días. Está muy bien reivindicar jornadas como la pasada y que se obtenga un respuesta tan positiva en todos los sectores, pero no podemos quedarnos en esa imagen. Hay que educar y abrir lazos que unan a la sociedad , a la familia y  a la escuela, a los programas políticos y sociales de todos los partidos, sin excepción.

 

No ayuda salir a manifestarse si después en casa no se lleva a cabo una educación en igualdad entre todos los miembros de la familia. Si un hijo nunca ve a su padre participar en la distribución de tareas y responsabilidades domésticas, difícilmente estará educándose en igualdad.

 

Las mujeres hemos luchado para avanzar en derechos y poco a poco se van obteniendo resultados, pero tiene que ser como una carrera de fondo, regulando las fuerzas y sin perder el objetivo de llegar a la meta.

 

Los resultados del gran movimiento morado, no debe desinflarse como un souflé y el mejor apoyo y alimento tiene que estar en la familia. El diálogo y la cooperación son dos buenas herramientas para que los hijos sean adultos responsables y  que respondan en cualquier ámbito de su vida con respuestas de igualdad y tolerancia.

 

Otro colectivo imprescindible es el educativo. Si queremos igualdad, los programas escolares tienen que reflejar este aspecto, pero a la vez hay  que consensuar un compromiso y  un ambiente en los centros escolares en el que tanto  profesores como   alumnos se comprometan  a conseguir los objetivos que se necesitan y luchen con todas sus fuerzas para obtenerlos.

 

Desde estas líneas animo a los lectores a que reflexionen sobre la necesidad de trabajar la igualdad en la familia y que esta gran respuesta social sea la ocasión para dialogar y avanzar.