Martes, 16 de julio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Isaac Becerro, el vecino más longevo de Cilleros de la Bastida; Belén Becerro, su hija, la más joven
X
Una historia familiar de pasión por el pueblo

Isaac Becerro, el vecino más longevo de Cilleros de la Bastida; Belén Becerro, su hija, la más joven

Actualizado 05/07/2024 10:10
María Fuentes

Toda una vida entregada al campo, a su ganadería para así poder sacar adelante a seis hijos en tiempos nada fáciles. Hoy contempla la decadencia del pueblo que le vio crecer, consciente de que cada vez son menos los vecinos con los que compartir relatos de vida.

Las historias humanas de Cilleros de la Bastida son las que hacen del municipio un lugar rico. A sus casi 93 años, Isaac Becerro es el vecino de más edad en el pueblo. Vive junto a su mujer. Tiene dificultades en el lenguaje reflejo del paso de los años, pero habla orgulloso de lo que supone ser de allí. Toda una vida entregada al campo, a su ganadería para así poder sacar adelante a seis hijos en tiempos nada fáciles. Hoy contempla la decadencia del pueblo que le vio crecer, consciente de que cada vez son menos los vecinos con los que compartir relatos de vida.

En el lado opuesto está su hija, Belén Becerro. Ella es la vecina más joven, un ejemplo de coraje y dedicación por mantener en pie su explotación ganadera a la que se entrega en cuerpo y alma. Hace unos años enviudó, y no quiso rendirse. Podía haberse ido del pueblo y buscarse la vida fuera, pero quiso luchar y hoy es la única propietaria de una explotación ganadera que aúna 340 ovejas, 34 vacas, 12 cabras, gallinas…. Ella, con 51 años, se niega a pensar que la riqueza del pueblo desaparezca, y reconoce ser “feliz”. “Yo aquí no me aburro a pesar de ser consciente de que cada vez somos menos y que no tenemos apenas nada. A veces echas de menos el poder charlar con más gente, el poder socializar más, pero no me arrepiento de haberme quedado aquí y mantener mi negocio que es ya de los pocos que quedan”, explica.

Tiene dos hijos, y todos los fines de semana se trasladan al pueblo para ayudarla. Sienten el pueblo como ella, y así se lo trasladará a sus dos nietos que están a punto de nacer: Candela y Juan. “Creo que será fácil trasmitirle el amor por el mundo rural, por este estilo de vida, porque lo llevan en la sangre”. De hecho, su marido, Ricardo Martín, fue durante tres legislaturas alcalde del municipio; después lo fue su hermano José Manuel Becerro durante 16 años, y ahora es su hijo pequeño Ricardo Martín, quien ha tomado el relevo y es el primer edil. Una historia familiar de pasión por el pueblo trasmitida de generación en generación.

FOTOS: PABLO ANGULAR