Jueves, 23 de mayo de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Esperada tarde de toros en Gallegos de Argañán destacando el novillero Ismael Martín
X
Fiestas romería Cristo de la Exaltación

Esperada tarde de toros en Gallegos de Argañán destacando el novillero Ismael Martín

Actualizado 28/04/2024 19:05
Adrián Martín

Los matadores Damián Martín y Manuel Diosleguarde salvaron la tarde con menos lucidez que el aspirante a torero

Gallegos de Argañán celebró su primer festival taurino después de 35 años sin un espectáculo de estas características con motivo de las fiestas de la romería del Cristo de la Exaltación donde participaron dos matadores de toros y un novillero.

Una tarde soleada a pesar de haber estado lloviendo de forma intermitente horas antes que diera comienzo el festejo, pero que las condiciones meteorológicas dieron tregua para que el festival se pudiera disfrutar de forma agradable, ocasión que aprovechó el público para llenar el efímero coso taurino construido en la Plaza Mayor del pueblo.

Se lidiaron tres novillos de la ganadería de Valrubio, que pasta en la localidad salmantina de Gejuelo del Barro, allá por tierras ledesminas, bien presentados teniendo que hacer uso del sobrero que sustituyó al 2º de la tarde.

Abrió el festival Damián Castaño, que no estuvo centrado en las primeras tandas, dando apariencias de incomodidad con el astado. Fue en las tres últimas donde el torero empezó a arrancar los aplausos del público con pases mirando al tendido, intentando remendar los anteriores pasos dados toreando incluso con el pico de la muleta por delante.

Damián pudo haber sacado algo más al de Valrrubio, pero o no era su tarde, o no supo ver las virtudes del animal que quiso dar muerte rápidamente.

Tampoco la suerte estuvo de parte del torero salmantino con el estoque, pues un su primer intento la espada tuvo salida lateral pinchando hueso en el segundo llegando su primer aviso.

Fue justo antes del tercer intento cuando se acordó de brindar el toro al respetable, pinchando en hueso de nuevo al igual que pasó con el cuarto.

Sería una quinta media estocada delantera, muy vertical y ayudados de varios descabellos los que pondrían fin a la vida del animal, ya con un segundo aviso de la corneta. Silencio.

Llegó el turno de Manuel Diosleguarde, muy querido en la comarca de Ciudad Rodrigo por su cercanía, percatándose rápidamente que su adversario no estaba apto para la lidia, con un calambre en la pata derecha por el que hubo que devolver a corrales.

Salía de toriles un nuevo ejemplar más fino de presencia y más avispado o con más alegría en la embestida hacia el capote.

Brindis al público, comenzando de derechas con pases demasiado acelerados y con rachas de viento, que deslucían el trabajo del joven torero que fue de menos a más - cambiando la muleta a la mano izquierda donde persistió con su faena, esta vez de forma más pausada, aunque con falta de entrega para lo que suele hacer este muchacho.

Esto último se acentuó al coger el estoque de muerte y no querer dar ni un pase más, decidiendo dar muerte inmediata al animal con una entera estocada, aunque trasera y a la izquierda, rematando con un descabello certero. Una oreja.

Tiempo para el novillero de Cantalpino Ismael Martín; conocido también en la comarca mirobrigense tras el paso por su Bolsín Taurino y su participación en el Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo.

Salió el novillo mejor presentado y el más grande para el aspirante a torero, que rápidamente se metió al público en el bolsillo.

Bien con el capote y puso los tres pares de banderillas, llegando al máximo que exige el reglamento, lo que hizo vibrar al respetable que salió de su letargo.

Antes del comienzo de faena, brindis al tendido – Primeras tandas acercándose el toro mostrando valentía y muchas ganas de toreo, con acierto y muy tranquilo, sabiendo frenar al animal.

Pudo haberse dado mejor si el astado hubiese embestido de forma más regular, pero que como ya se ha dicho, las ganas y la entrega de Ismael disimulaba la actitud del novillo, que desarmó al muchacho en uno de estos embistes cortos.

Entró a matar de forma extraña, con la empuñadura muy cerca de la cara y poco erguido, pero que sirvió de media estocada en buen sitio sin crear rápido efecto, pues hicieron falta cuatro descabellos con un aviso de tiempo reglamentario para poner fin al festival que colgó el cartel de no hay entradas, acudiendo más de medio millar de personas. Una oreja. Entre el público se encontraba la vicepresidenta de VOX Salamanca, Teresa Rodríguez.