, 14 de abril de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
El Ciudad Rodrigo se queda como líder en solitario al pinchar el Mansillés y salvar su pájara final
X
FÚTBOL | CIUDAD RODRIGO CF 3 - VEGUELLINA 2

El Ciudad Rodrigo se queda como líder en solitario al pinchar el Mansillés y salvar su pájara final

Actualizado 18/02/2024 22:26
David Rodriguez

Los mirobrigenses estuvieron a punto de pifiarla, en este caso en los últimos instantes de su duelo ante el penúltimo, la Veguellina

El Ciudad Rodrigo vuelve a ser líder en solitario del Grupo B de la Regional de Aficionados (como ya lo fue tras las jornadas 15, 16 y 17) tras ganar en una jornada postcarnavalera (la 19 del campeonato) que le ha sido totalmente propicia, ya que han pinchado los otros 3 equipos que están luchando por el ascenso a 3ª: el colíder tras la jornada 18, el Atlético Mansillés, que tropezó en casa ante un equipo de la parte baja, la Gimnástica Medinense; el Mojados, que hizo lo propio con La Cistérniga; y Unionistas B, que no pasó del empate en su visita al Betis.

Esta jornada redonda para el Ciudad Rodrigo estuvieron a punto de estropearla los propios mirobrigenses en los últimos compases de su duelo de la tarde dominical en el Francisco Mateos ante el penúltimo clasificado, la Veguellina. Pese a ir ganando 3-0 (marcador incluso corto en función de las ocasiones) tuvieron tal ‘pajarón final’ que el equipo leonés tuvo en su mano empatar el encuentro en unos interminables últimos minutos.

> ASÍ FUE EL PARTIDO

Aunque la Veguellina había firmado los primeros acercamientos a la portería contraria (y habían botado una falta que despejó de puños Alberto de Vargas), el Ciudad Rodrigo dio pronto con la tecla del gol, en el 9’, en una acción en la que Maza se la pasó en largo a David Moreno, quién firmó un centro que fue rematado al fondo de la red por Javi Martín. En el 25’, llegó el 2-0, de la mano de Alberto García, quién se quedó sólo frente al portero leonés, a quién regateó y le cruzó el balón.

Poco después, el propio Alberto García pudo haber ampliado más la distancia, con otro tiro que se fue rozando el palo izquierdo del portero, antes de que la Veguellina lo probase con un disparo lejano que se marchó alto. La primera parte se cerró con una ocasión para el Ciudad Rodrigo: un centro de Javi Martín que no pudo rematar bien Alberto García.

El Ciudad Rodrigo se fue al descanso con un cómodo y justo 2-0 que se amplió un poco más cuando se llevaban tres minutos del 2º período, en una acción en la que centró Maza y remató Alberto García. La tarde parecía encarrilada, aunque los mirobrigenses tuvieron un golpe de suerte en el 60’, al estrellarse en su palo izquierdo un balón rebotado. Esa situación dio pie a una contra en la cual Javi Martín hizo un centro que remató forzado Alberto García sin coger puerta.

Poco después, una intentona de Maza se fue por encima del larguero, y en el 70’, José Manuel cabeceó una falta botada desde la izquierda, estrellándose el balón en el travesaño. Un par de minutos después se volvió a rondar el gol, con un balón desde atrás que salió a cortar al portero antes de que llegase Javi Martín, cayéndole el esférico a Yenes, quién lo probó desde ¾ de campo con la ‘puntería’ de golpear en la cara al portero, que seguía fuera del área. En los minutos siguientes, la Veguellina blocó sendos remates de Javi Martín y José Manuel.

Todo parecía un descontar de minutos hasta el final, pero en el 82’ cambió el guión: en una jugada un poco ‘tonta’, un jugador visitante envió un pase en diagonal a un compañero que se quedó sólo por el lateral derecho del área, batiendo a Alberto de Vargas por bajo. El gol sentó fatal al Ciudad Rodrigo, inclinándose el campo hacia su lado: Alberto de Vargas tuvo que atrapar un tiro lejano por bajo; la Veguellina mandó un balón en largo hacia un jugador que tras recortar a Alberto hizo un remate de primeras que milagrosamente no cogió puerta; otro tiro tampoco fue entre los tres palos; y una falta cerca del área se estrelló en la barrera, saliendo por alto el balón, que llegó a ser rematado, teniendo que cogerlo Alberto de Vargas por alto sobre la línea.

El cántaro estaba yendo demasiado a la fuente, y en el 90’, el balón le volvió a caer a un jugador por la izquierda del área mirobrigense, y esta vez no perdonó. La Veguellina vio en ese instante una ocasión de oro ante un Ciudad Rodrigo que no sabía muy bien qué hacer, y que al menos logró, en los 4 minutos de descuento, mantener el balón alejado lo máximo posible de su área, intentando ‘perder tiempo’ arriba. Se pasó tan mal de forma repentina en este final que con el pitido del árbitro hubo un suspiro de alivio más que una explosión de alegría por volver a ser líderes en solitario.