Lunes, 04 de marzo de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Karlotta irrumpe con una fuerte ventisca de granizo en la Fiesta de la Matanza de Cipérez
X
LOS VECINOS DAN CUENTA DE UNA MARRANA DE 260 KILOS

Karlotta irrumpe con una fuerte ventisca de granizo en la Fiesta de la Matanza de Cipérez

Actualizado 11/02/2024 10:17
Miguel Corral

Fueron investidas como mondongueras de honor: María del Mar Hernández. María Teresa Maroto y María Francisca Hernández; y como matanceros de honor: Amable Hernández Ballesteros, Matías García, Juan Carlos Zaballos y José María García

La borrasca Karlotta dejó su huella durante el desarrollo de una nueva edición de la Fiesta de la Matanza Tradicional en Cipérez, un fenómeno meteorológico que irrumpió con una fuerte ventisca de granizo y lluvia en el último cuarto de la programación matancera, unos minutos antes de que el alcalde de la localidad, Francisco Alonso, invistiera a los matanceros y mondongueras de honor de esta edición.

La mañana amanecía en Cipérez con el cielo totalmente encapotado y con 4 grados de temperatura, lo que no fue suficiente para amedrentar a numerosos vecinos que no quisieron perderse el típico desayuno matancero con obleas Pan de Ángel, mantecados y sardinas en aceite, todo regado con aguardiente.

Al mismo tiempo recibían a la protagonista de buena parte de la mañana, una cochina ibérica de 260 kilos de peso y de la que Balta y Carlos, con un grupo de colaboradores, daban cuenta sobre un palé una vez chamuscada con butano, pues en esta ocasión no pudo emplearse la paja de centeno y las escobas debido a la lluvia.

Paso a paso y pieza a pieza fueron extrayendo cada una de las partes del cerdo, un proceso que estuvo animado por una pareja de mondongueras llegadas de la Sierra y los tamborileros Pedro Muñoz, de La Alberca, y Marcos García, de Cipérez, que mientras el tiempo acompañó hicieron bailar al personal con charros y jotas.

Y mientras los maestros matanceros daban cuenta de la cochina, un amplio grupo de colaboradoras preparaba las patatas meneás que servirían de comida, plato al que los hombres aportarían los torreznos fritos. Chichas, hígado encebollado y otras partes del cerdo serían el menú de la jornada en las distintas convocatorias, degustaciones, comida, merienda..., y lo que se tercie, porque como aseguraba el alcalde, en Cipérez “no se subasta ni se vende nada, aquí se come todo el cerdo”, agradeciendo expresamente al nutrido grupo de personas colaboradoras su disposición para lo que se ha convertido en el calendario en “un día más de fiesta” para los cipereños. Asimismo, agradecía a Eloy Vaquero, ganadero de la finca Castillejo de Evans, de Ciperez, la donación de la marrana, un gesto que viene realizando desde la primera edición de la Matanza Tradicional.

En esta ocasión asistía a la Matanza Tradicional de Cipérez el diputado provincial de Turismo, Carlos Zaballos, quien destacó la implicación de los vecinos en el desarrollo de la matanza, así como la contribución de este evento en la conservación de una tradición casi ya extinguida en la mayoría de los pueblos, y su valor como experiencia rural para el turismo.

Con la marrana totalmente despiezada, las patatas en la lumbre y el hígado encebollado llegaba el momento del nombramiento de los matanceros y mondongueras de honor, designación que era toda una sorpresa, pero que estropeó una fuerte ventisca de granizo, lo que obligó a que el acto se desarrollará a cubierto.

En esta edición de la Fiesta de la Matanza Tradicional de Cipérez sería investidas como mondongueras de honor: María del Mar Hernández. María Teresa Maroto y María Francisca Hernández; y como matanceros de honor: Amable Hernández Ballesteros, Matías García, Juan Carlos Zaballos y José María García. Cada uno de ellos recibió el correspondiente diploma, además mandil las mondongueras y blusa y boina los matanceros.

Ante la intensa lluvia que irrumpió en el parque sobre la una del mediodía, se decidió trasladar al edificio multifuncional las degustaciones y la comida a base de patatas meneás con torreznos. Ya por tarde estaba prevista una merienda con productos del cerdo.