Martes, 28 de noviembre de 2023
Volver Salamanca RTV al Día
Una Plaza Mayor para García Lorca, Forklorquiando
X
entrevista

Una Plaza Mayor para García Lorca, Forklorquiando

CULTURA
Actualizado 02/06/2023 17:56
Charo Alonso

Gabriel Calvo y Florencio Maíllo hablan con SalamancartvalDía cuando acaban de colgar la impresionante muestra de retratos lorquianos en la Plaza Mayor de Salamanca

Pende de la geometría enrejada de los balcones de la Plaza el paisaje humano del artista más excepcional de nuestra cultura reciente. El mejor poeta para la Plaza más hermosa, no hay mejor celebración para los 125 años que han transcurrido desde su nacimiento. Federico García Lorca, siempre rodeado de gente, su gente, no puede estar mejor acompañado y en el más hermoso de los lugares. Para Gabriel Calvo, el folklorista que le reconvirtió en romance y para el pintor Florencio Maíllo, este es el decorado perfecto para un homenaje de teatro, conferencias y palabra viva que ha retratado el artista de Mogarraz a la manera de su pueblo: rostros en las paredes interpelando al paseante para conjurar el olvido. Las caras que nos contemplan en el proyecto “Retrata2” se vuelven ahora el paisaje humano de Federico García Lorca, cuidadosamente colocadas en el más bello de nuestros monumentos, ante los ojos de todos. Y no falta nada, su vinculación con el Romancero, con el dibujo, con las gentes de su época… obras que nos recuerdan que Lorca llegó a la ciudad del Tormes en un viaje de estudios por España, de la mano de su maestro salmantino Domínguez Berrueta en 1916, y que visitó la ciudad de nuevo como director de la Compañía “La Barraca” y conferenciante. Una Salamanca cuya herencia de música popular amaba el poeta.

Autor de esta impresionante instalación, Florencio Maíllo, había recorrido los rostros de Lorca con motivo del proyecto musical y teatral de Gabriel Calvo en el 2020 llamado Folklorquiando. Para el más folclorista de los poetas, según este último, Maíllo realizó múltiples retratos que sirvieron de decorado para su espectáculo teatral. Una nueva visión del romancero lorquiano en la voz y la persona de Gabriel Calvo cuya grabación es una pieza exquisita ilustrada por el artista de Mogarraz. Ambos retoman ahora el proyecto, engrandeciéndolo de tal modo que las imágenes de Lorca y su paisanaje, que diría su admirado Unamuno, no solo se exponen en un museo, sino en el mismo corazón de la ciudad. Una ciudad que asistirá a la propuesta musical y teatral el sábado 3 de junio mientras la Plaza nuestra se engalana con los retratos de un poeta irrepetible que habitará también los Jardines de Santo Domingo en sucesivas jornadas poéticas y etnográficas coordinadas por la autora y profesora María Ángeles Pérez López. Actividades cuyo eco resuena en la plaza de todos mientras cada pieza salida del Taller del artista, se coloca en la más impresionante de las salas que pudiéramos imaginar bajo el lema “El universo que respiró Lorca, el Lorca que respiró pueblo”. Y es precisamente, en la plaza del pueblo, tras la colocación de la última pieza, donde hablamos con Gabriel Calvo y Florencio Maíllo.

Charo Alonso: ¿Cómo renace este proyecto multidisciplinar Folklorquiando y en esta Plaza?

Gabriel Calvo: La continuación estaba ahí desde el principio, cuando iniciamos este proyecto con la implicación artística de Florencio Maíllo. El disco sufre un proceso de fosilización por la pandemia y entonces empezamos a repensar el proyecto con vistas a hacerlo más grande, más allá de su concepción teatral y discográfica, entonces fuimos a ver al alcalde…La idea inicial tenía que ver con las Ciudades Patrimonio de la Humanidad, teníamos una cita de media hora con el alcalde –que se convirtió en dos horas- y lo planteamos ahí.

Florencio Maíllo: La idea es que Lorca volviera a la calle, a la gente y con su gente. Eso fue lo importante a nivel gráfico. La Plaza Mayor de Salamanca es un espacio conmemorativo, los medallones están ahí para conmemorar la Historia de España y estos retratos conmemoran a Lorca.

G.C.: Poca gente conoce a Martín Berrueta, el maestro salmantino de Lorca que le acompañó a Salamanca a la que volvió varias veces. Y no se trata de retratar solo a Lorca sino a los personajes que respira Lorca, empezamos con veinticinco y a medida que fuimos estudiando se convirtieron en cincuenta. Las relaciones personales eran muy importante para él, tocaba el piano, cantaba a sus amigos… mirad, los romances están escritos sobre los retratos de Lorca para insistir en esas resonancias orales de su poesía y de su obra.

Carmen Borrego: ¿Vas a reeditar el disco, Gabriel?

G.C.: Lo haré, pero con colaboraciones, será un “Dúo-Lorquiando”. Lorca es infinito, el origen de todo fueron 27 cuadros que hizo Florencio Maíllo para el espectáculo del disco, serigrafías que acompañaron el libro disco… y ahora tenemos este proyecto tan grande.

Ch.A.: ¡Ciento catorce retratos, Florencio!

F.M.: He hecho en ocasiones uno por día. Ha sido increíble buscar a estos personajes porque Lorca tenía tal duende para las relaciones sociales, tal capacidad de convocatoria… a sus conferencias asistía todo el mundo porque a todos les interesaba lo que quería decir, contaba con mucha gracia las cosas. Es una autoridad no solo literaria, sino etnográfica, artística, musical. En sus espectáculos con “La Barraca” no se olvidaba del baile, de la interpretación de la música. Lo cuidaba todo. Nos ha dejado fascinados, no se puede olvidar ninguna de sus facetas.

G.C.: La carga de energía que yo tengo desde que trabajo a Lorca es increíble. A mí me ha cambiado la vida el estudiar su persona, el conocer el entorno donde ha vivido… el comprobar la hostilidad con la que vivió allí porque era diferente, porque miraba a la tradición… en eso me siento identificado porque cuando yo era joven lo que gustaban eran los Pecos, no la tradición musical salmantina. Pensad en esos años… Lorca es el autor más leído fuera de España y con este proyecto queremos reasignar la Plaza Mayor con los intelectuales de los años veinte que fueron tan avanzados, tan excepcionales, un soplo de alegría tras la pérdida de las Colonias, de las guerras.

F.M.: Se trata, sí, de reivindicar una época luminosa. Y hacerlo en nuestra Plaza Mayor, que es donde sucede todo.

G.C.: La Generación del 27 fue un avance, no olvidemos a las Sinsombrero, a esa libertad de las vanguardias. Lorca lleva el alto teatro al pueblo, recupera la música popular, impulsa el flamenco, La Institución Libre de Enseñanza enseña de otra manera…

C.B.: Y vosotros lo mostráis en la sala de exposiciones más grande de Salamanca, que es la Plaza Mayor.

F.M.: Porque es un espacio donde se lee la historia, es un espacio conmemorativo donde queremos conmemorar a Lorca. Lo planteamos como una instalación que no solo tiene que gustar o conmover, sino hacer pensar, porque es una instalación experimencial en el espacio más vivido de Salamanca, tiene que transmitir sensaciones.

Y las sensaciones que ahora se experimentan, son de emoción. Emocionados los trabajadores de Feltrero, aquellos que todo lo hacen posible en materia de arte, posando con Gabriel y Florencio. Emocionado un desbordante Jaime Royo-Villanova, salmantino de corazón. Emocionados los turistas canadienses que, de visita en Salamanca, se detienen a saludar a Florencio y a felicitarle porque son admiradores de Lorca. Emoción de los fotógrafos David Arranz, Carmen Borrego y Vicente Sierra Puparelli, fotografiando los rostros que cuelgan de los balcones de una Plaza ahora Lorquiana. Y hasta nos parece ver, con su pajarita, su traje, su empaque andaluz, su paso rodeado de gente… al poeta granaíno, entrando en esa Salamanca musical que tanto le gustaba. Retrato de lo que quien nos hace mejores. Lorca hecho Plaza, Plaza hecha Lorca.

FOTOS Y TEXTO: CHARO ALONSO y CARMEN BORRERO