Miércoles, 19 de junio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Comienza la temporada de cangrejos con un bajo nivel de los ríos
X
SU MEJOR SITIO ESTÁ EN LA MESA

Comienza la temporada de cangrejos con un bajo nivel de los ríos

Actualizado 01/06/2023 19:52
Redacción

Desde este jueves, 1 de junio, y hasta el 31 de diciembre, está permitida la pesca de este crustáceo, sin modificaciones en la normativa

Este jueves 1 de junio comienza una nueva temporada para la pesca de cangrejos, y arranca con un nivel de los ríos por debajo de lo habitual para estas fechas, aunque las tormentas de los últimos días han propiciado en algunos puntos un aumento del nivel de los cauces

En cuanto a la normativa de su pesca, hay que recordar que se pueden utilizar trozos de pescado como cebo, a excepción de carpa o black bass por ser especies consideradas exóticas invasoras en la totalidad de los ríos cangrejeros de la provincia. Sin embargo, una de las incongruencias de la normativa es que sí se podrán utilizar trozos de barbo a pesar de ser una especie autóctona y en clara regresión, hasta el punto de que todos los ejemplares capturados los meses de mayo y junio deben devolverse al agua.

Así que lo mejor será recurrir siempre a lo más socorrido y fácil de conseguir como son los cebos de carne de pollo o vísceras de otros animales, que aunque menos llamativos para ‘los americanos’, cumplirán de sobra con el objetivo.

También hay que recordar que cada pescador podrá utilizar un máximo de 20 reteles, de no más de 50 cm. de diámetro, en un espacio no superior a 100 metros lineales sobre la orilla del río, y que todos los retales deberán estar identificados con los datos del pescador.

Una pesca fácil

Su voraz apetito le hace caer en los reteles con facilidad, aunque son los momentos de menos luz en los que se siente más seguro, por lo que su pesca suele ser más efectiva a primera hora la mañana y última de la tarde. El estado de los ríos este año facilitará su captura en estos primeros días de la temporada, pues el nivel de agua es menor que otros años, lo que motiva una mayor concentración de los cangrejos al ser el cauce más estrecho.

Como en cualquier arte de pesca, la mejor arma del pescador es pasar desapercibido, por lo que es fundamental ser sigilosos a la hora de colocar el retel o levantarlo, cuanto menos ruido, mucho mejor. Evitaremos su desconfianza y facilitaremos su entrada al cebo sobre la red.

Otra cuestión importante es que el retel se encuentre asentado correctamente. Cualquier hueco entre la base de este y el lecho del río lo aprovechará para meter sus pinzas por debajo y despedazar el cebo para llevárselo a la boca. Por este hecho, dependiendo de la conformación del lecho del río, no conviene utilizar reteles de grandes diámetros, pues esta circunstancia impide en ocasiones que asienten por completo en el fondo y los cangrejos no entren en su interior.

En cuanto al equipo, además de los reteles, es necesaria una vara o palo finalizado en forma de horquilla (Y) para que nos facilite la colocación del retel, la longitud dependerá de la fuerza de nuestro brazo para una vez que comencemos la recogida podamos tirar hacia arriba del retel con los cangrejos. Unas botas de goma también ayudarán. Y como cebo, unos trozos de cuerpo de pollo servirán.

En el plato, su mejor sitio

Pero sin duda, donde mejor están los cangrejos es en la mesa. En su preparación, unos optan por su capadura, es decir, la retirada de su tripa interior mediante la extracción de su aleta central de la cola tras un giro de 180º; otros se muestran en contra, pues esta operación le resta consistencia a la carne y pérdida de sabor.

Una vez bien limpios con agua corriente, se procede a la capadura si elegimos esta opción, operación que acaba con la vida de los cangrejos en escasos minutos. A continuación se echan en una olla con agua hirviendo y con sal al gusto, también podemos echar una hoja de laurel u otra hierba aromática.

De cualquier forma, el cangrejo es uno de los crustáceos más sabrosos que se pueden degustar, bien con tomate o solos, picantes o no, en una paella o sus colas peladas o sin pelar, hechas al ajillo, son un manjar.