, 14 de julio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
El ‘tocaor’ no hace las guitarras
X
Festival Sábado | Crónica de Paco Cañamero

El ‘tocaor’ no hace las guitarras

Actualizado 18/02/2023 21:10
Redacción

El Juli, no repara en gastos para tratar de tener una ganadería de postín y ya lleva varios años en el empeño.

Pérez Pinto ante su hasta ahora única oportunidad anual, salió a por todas y se plantó de rodillas delante de los toriles, para lancear después con buen aire.

Por Paco Cañamero:

Volvimos a pisar las calles de Ciudad Rodrigo en un nuevo Carnaval del Toro, en esa magia y alegría que cada año nos regala Ciudad Rodrigo, un pueblo con rumbo, donde no cabía un alma, para abrir de par las puertas de su generosidad a los miles y miles de forasteros que no quisieron perderse estas fiestas únicas. Las del Carnaval del Toro.

Literalmente abarrotado el precioso maderamen de su pintoresco coso y con multitud de personas sin poder acceder, comenzó el primer festival, tan deseado y esperado que la gente lo vivió con todo lo que debe impregnar una tarde de toros. Y allí cuatro toreros intentaron dar lo mejor de sí para el público sintiera la grandeza, el pellizco del arte, la emoción del temple, la pasión de la entrega… con un cartel bien rematado, de personalidades variadas entre los componentes, pero todos con mucho que decir al respetable (forma con la que se denominaba antes al público).

Se anunciaban reses del Freixo, propiedad del torero El Juli y que pasta por tierras de Badajoz. No se necesitaban alforjas para este viaje, cuando en la “Socampana” mirobrigense o cualquier finca vecina del Campo Charro se hubieran encontrado cuatro utreros y seguramente con mejor resultado. Además de lo que significan para la economía de la zona, tan necesitada de ayudas y no volver a tropezar en el inmenso error, muy charro él, de valorar más lo de fuera que lo nuestro. Cuando está claro que la ganadería del Freixo no aportó nada, es más, los dos primeros fueron un saldo de falta de clase, de emoción y la chispa que debe tener el toro bravo; los otros dos con más clase, pero ese no justifica su inclusión en el cartel. Su propietario, El Juli, no repara en gastos para tratar de tener una ganadería de postín y ya lleva varios años en el empeño; pero otra vez vuelve al tapete de la realidad aquello de quien toca la guitarra no vale para hacerlas. Y eso ha ocurrido con tantos y tantos toreros como han fracasado en su intento de ser ganaderos. Pero lo más llamativo es que no había hecho falta este viaje y en Ciudad Rodrigo se debió acartelar a una ganadería de la zona.

Volvía López Chaves en el año especial de su despedida y el de Ledesma estuvo firme y decidido ante un torete falto de clase y que, además, por la izquierda no tenía un muletazo. Su solvencia y el poso de la madurez la volvió a demostrar y mereció el justo premio de las dos orejas.

Tampoco fue mejor el del Juli, quien con su maestría y conocimiento de su vacada pudo sacar lo poco bueno que tenía. Pero ahí quedó todo, un poco con la miel en los labios.

El Capea recibió con bellas verónicas a su torete que pronto cantó mejores virtudes que sus hermanos. Frente a él, el torero dinástico, ofreció una buena dimensión en el largo trasteo que protagonizó. Animado él también, trató de animar al público para pedir el indulto, algo exagerado a todas luces y que no procedía, porque el animal ya había dado muestras de rajarse. En pleno fervor regaló unos molinetes y siguió en el empeño de buscar que el presidente sacase el pañuelo naranja. Pero en el palco hubo orden y se premió con la vuelta al ruedo, mientras que a las manos del torero fueron las dos orejas.

Pérez Pinto ante su hasta ahora única oportunidad anual, salió a por todas y se plantó de rodillas delante de los toriles, para lancear después con buen aire. Tuvo en sus manos el mejor novillo al que muleteó por ambas manos en una faena larga donde su falta de acoplamiento lo sustituyó por el hambre y ganas de torear.

APÉNDICE

La moda de los banderilleros ‘mendigos’ es otra lacra del toreo, algo horroroso y que va contra la grandeza del espectáculo, además de denigrar la soberanía del público. Nunca nos cansaremos de denunciar lo que se haga mal y, en esa actitud de los peones ‘mendigos’, de un tiempo a esta parte, algunos de ellos se han especializado en ponerse delante de las mulillas del arrastre y, con su acción, ven obligado a detenerse al tiro para no llevárselo por delante. Prácticamente ya se ve en la mayoría de los festejos y ayer lo puso en práctica Jesús Talaván antes del arrastre de la primera res. Eso sí, el ‘especialista’ en este nuevo trabajo ‘mendicante’ también está expuesto a que se espanten las mulillas lo arrollen y caiga entre sus alocadas patas. No le arriendo la ganancia cómo ocurra eso.

FICHA DEL FESTEJO

  • Ganadería: Se lidiaron reses del Freixo (propiedad de Julián López ‘El Juli’) terciados y de juego desigual. Desclasados primero y segundo; con calidad el tercero, que fue premiado con la vuelta al ruedo y bueno el cuarto.
  • López Chaves: Estocada (Dos orejas).
  • El Juli: Estocada (oreja).
  • El Capea: Pinchazo y estocada (dos orejas).
  • Pérez Pinto: Pinchazo y estocada (dos orejas).

Llenazo en el coso taurino, en tarde nublada y con magnífico ambiente.