Miércoles, 22 de mayo de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
¿Tienen las mascotas un papel importante en los afectos de la familia?
X

¿Tienen las mascotas un papel importante en los afectos de la familia?

Actualizado 22/11/2022 07:54
Francisco Delgado

Trataremos en este artículo, explorando el tema desde el punto de vista psicológico, de delimitar aquellos beneficios educativos y lúdicos para los niños/as que integran la familia, de los mitos y fantasías que afirman beneficios afectivos para el conjunto familiar, por el mero hecho de poseer una mascota, perro o gato, sobre todo.

El fenómeno de integrar en la familia a una mascota se ha hecho tan generalizado en España en las últimas décadas, que según las últimas estadísticas fiables, proporcionadas por las Asociaciones de Veterinarios, había en España, en 2017, 20 millones de perros, en una población total de 47 millones de habitantes; es decir hace cinco años había ya casi un perro por cada dos habitantes. Estas cifras, tan significativas, sugieren que los motivos que nos llevan a los humanos a convivir o cuidar algún animal doméstico, tocan aspectos esenciales de la personalidad y se dan en muy amplias capas de la población.

Pero, a la vez, las enormes diferencias de trato dado a los perros, de unas familias o propietarios a otras son tan grandes, que también debemos concluir que el perro, o mascota, queda trasformado en el seno de la familia en objeto de excesivos afectos: idealizaciones, “amores”, rechazos, violencias, abandonos…. Es decir, las características emocionales de cada familia determinarán en gran medida qué afectos activará el perro dentro de ella y cómo será en gran parte su conducta. El mero hecho de adquirir o adoptar un perro no modificará nada esencial de los afectos que se dan en el grupo familiar, excepto en los niños, a los que la mascota sí le dará la oportunidad de expresar más espontáneamente su afectividad (ternura, alegría, agresividad, ausencia o presencia de responsabilidad).

La idea de que el perro o el gato va a enriquecer o incluso mejorar las relaciones afectivas del grupo familiar es una ilusión producto de malas literaturas o de erróneos enfoques pedagógicos o psicológicos. Pues una cosa es jugar un rato con un perro o un gato, en general placentero (y por lo tanto tendamos a repetir el juego o la caricia) y otra muy distinta es que nuestra mascota posea alguna propiedad terapéutica que cure o alivie nuestras tristezas o represiones; pretender esto sería como querer llenar el recipiente vacío de agua, con nuestro deseo de que estuviera lleno.

En resumen, la posesión, cuidado y convivencia con una mascota, produce una serie de ventajas de pequeñas y positivas experiencias para las niña/os, lúdicas, de aprendizaje en la relación con otras especies, de asumir pequeñas responsabilidades, que justifican lo provechoso para la mascota y los niños de la familia de tenerle como “otro miembro” de la familia.

Pero si alguien busca en su mascota el papel de salvador de sus soledades, angustias o vacíos emocionales, se equivoca en la búsqueda. Hay excesiva diferencia en el desarrollo entre el animal y el ser humano para que haya un mínimo “diálogo”, o intercambio de servicios, más allá de los aspectos básicos de la vida y más allá de lo que nos hacían desear los dibujos animados de nuestra infancia.

Y, para finalizar, aunque no tenga nada que ver con el tema de hoy, felicito a todos los músicos y amantes de la Música, en el día de la Patrona, Santa Cecilia, afirmando que la Música sí tiene aspectos terapéuticos positivos en el enfermar humano, como está científicamente demostrado.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.