Viernes, 02 de diciembre de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
La Fuente de San Esteban dedica una calle a la médica de la localidad víctima del coronavirus
X
LA FUENTE DE SAN ESTEBAN | HOMENAJE

La Fuente de San Esteban dedica una calle a la médica de la localidad víctima del coronavirus

COMARCA
Actualizado 19/11/2022 10:46
David Rodriguez

El municipio brindó un emotivo homenaje al que asistieron su marido y uno de sus hermanos

> Reportaje gráfico: Adrián Martín

La Fuente de San Esteban rindió en la tarde del viernes un sentidísimo homenaje a la que fuera su médico durante siete años, Isabel Muñoz Martín, que murió víctima del coronavirus en las primeras semanas de la pandemia, “en unos momentos que se sabía poco de la enfermedad”, como recordó el alcalde de la localidad, Manuel Rufino García, durante un acto al que asistieron varios familiares de la fallecida, entre ellos su marido, Baldomero González, y su hermano Jesús, y numerosísimos vecinos.

El homenaje tuvo como eje el bautismo de una de las calles de la localidad, hasta ahora denominada Afueras del Norte, como Médica Isabel E. Muñoz Martín, descubriéndose una placa adicional en la que, bajo el escudo de La Fuente, se recuerda que fue la “primera doctora fallecida en servicio activo por Covid el 24 de marzo de 2020 a los 59 años”, dedicándole el municipio la calle “con cariño, en recuerdo y agradecimiento a su buen hacer”.

En términos parecidos se expresó Manuel Rufino García, quién señaló que “aún hoy es difícil contener la emoción al recordar a nuestra médica Isabel”, a quién definió como una mujer “valiente y responsable, que en los inicios de la pandemia supo ver que podía ser muy grave, y al sentir los primeros síntomas, se recluyó y aisló en casa para evitar contagiar a los demás”, lo que es “representativo de un alma desprendida y de un amor al prójimo”. En este sentido, evocó que con su gesto de recluirse, “salvo muchas vidas entre nuestros vecinos, por lo que nuestro agradecimiento será eterno” a una mujer “cercana, profesional y responsable”.

Manuel Rufino García incidió en que Isabel Muñoz ejerció “la medicina más cercana que puede existir, la que se ejerce en el mundo rural”, donde “además de ser médico, tiene que ser amigo y confidente”, conociendo “al ser humano, sus problemas físicos y personales; una medicina para la que hay que tener pasión, cercanía y vocación”. En este aspecto, en consultorios como el de La Fuente “es donde se demuestra la verdadera vocación de servicio a los demás, donde la palabra médico se queda pequeña cuando hay que definirles, porque siempre van más allá en el trato a sus pacientes”, siendo en este caso “una persona muy cercana”.

El alcalde de La Fuente también recordó que cuando falleció la médica le llamaron los alcaldes de localidades donde había estado previamente como Cantalapiedra o Fuenteguinaldo, y “todos tenían el gratísimo recuerdo de su profesionalidad”. Asimismo, quiso evocar que era “una luchadora, quería la mejor atención para sus pacientes en todos sus aspectos”, de tal modo que “reivindicó con fuerza e insistencia el dotar al consultorio de los mejores instrumentos”, y “peleó por la tantas veces hablada reestructuración de centros para equilibrar el número de cartillas”.

Finalizada su intervención, Manuel Rufino entregó un diploma al marido de Isabel Muñoz, tomando la palabra a continuación uno de sus hermanos, Jesús Muñoz, quién muy emocionado tuvo profundas palabras de agradecimiento para La Fuente de San Esteban: “no me esperaba que la quisierais tanto”, resaltando que “es lo que más ilusión nos ha hecho a la familia; le han dado la Gran Cruz de la Orden Civil o la Medalla de Oro de la Provincia, pero lo que más nos ha llegado es este pueblo, porque aquí vivió sus últimos años y fue feliz”. En este sentido, expuso que por una circunstancia personal le podrían haber dado destino en Salamanca capital, pero “prefirió quedarse aquí”, y de hecho quería jubilarse en el mismo: “el pueblo de La Fuente de San Esteban lo llevaremos en el corazón yo y mi familia toda la vida”.

Jesús Muñoz recordó que hablaba casi todos los días con su hermana, y que le recomendó ir al hospital, “pero pensaba que lo podía controlar”, de ahí que se quedase en casa aislada “para no contagiar”. En su intervención, expuso que en un acto en Madrid con el presidente del Gobierno le dijo que “habéis mandado a un ejército sin escudo, y sin escudo no se puede luchar”. Al menos, “su muerte y la de otros tantos y tantos sanitarios no ha sido en vano, porque a raíz de los primeros tiempos, cambió la política médica de este país y los médicos no estuvieron tan a la intemperie”.

También bastante emocionada intervino la gerente de salud del Área, Manuela Plaza, quién en el mismo apartado recordó que los sanitarios “vivimos una batalla muy dura, sobre todo los que estaban en primera línea como Isabel; no sabíamos qué hacer, qué utilizar; era un virus totalmente desconocido para todos”. Al hilo de ello, resaltó que durante muchos años “Isabel Muñoz luchó desde primera fila por la salud”, demostrando su “buen hacer y profesionalidad”. Asimismo, subrayó que “fue una batalladora infatigable en la defensa de la potenciación y mejora de la Atención Primaria”, que tiene “una papel protagonista” en los distintos niveles de atención sanitaria.

El turno de intervenciones lo cerró el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, quién comentó que Isabel Muñoz era “una gran profesional, entregada con pasión a su trabajo”, que se demostraba en este acto, en el cual “le queréis devolver algo de lo que tanto os dio durante tantos años”. Para Iglesias, la médica fallecida “encarna lo mejor de la sociedad, que en un momento complicado y convulso, que en los despachos no sabíamos que hacer y no había material para defender la integridad física de nuestros sanitarios, dio un paso al frente”. Así, “estáis reconociendo a una de las mejores entre los mejores, que lo dio todo”.

Concluidas las intervenciones, todos los presentes se desplazaron a la Iglesia Parroquial de La Fuente de San Esteban, donde se ofició un funeral por el alma de Isabel Muñoz Martín, cuyo recuerdo va a quedar de forma permanente en la localidad con la designación de la citada calle.

Comentarios...