Jueves, 06 de octubre de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
María Suré: "Recurro a las memorias para tratar de entender ciertos comportamientos que están fuera de toda lógica"
X
entrevista

María Suré: "Recurro a las memorias para tratar de entender ciertos comportamientos que están fuera de toda lógica"

CULTURA
Actualizado 05/07/2022 12:20
Redacción

La escritora nos habla de su última novela, Lágrimas de polvo rojo, y de su relación con Salamanca

María Suré nació en Salamanca, en Santiago de la Puebla. Ahora desde Valencia, la ciudad donde estudió y reside, María Suré rinde tributo a su ciudad de adopción con su última novela, Lágrimas de polvo rojo, y toma sus calles para colocar a sus enigmátios protagonistas. La novela explora el asesinato de una mujer en extrañas circunstancias que parece indicar una conexión con un libro medieval y una empresa biomédica. En esta maraña, que enreda el pasado y presente de la ciudad, María se vuelve a lanzar con su género favorito, la novela negra.

Esta es ya su cuarta novela, en 2015 debutaba con El color del perdón y en 2017 publicó El proyecto B.E.L, que fue galardonada con el 21 Premio de Novela Ciudad de Badajoz. Huérfanos de sangre vio la luz en 2019. En ella explora sus raíces salmantinas, especialmente ligadas a la zona de la Sierra de Francia.

¿Cuándo comenzó tu pasión por la escritura?

Creo que es algo que he llevado siempre conmigo. Con ocho o diez años ya escribía cuentos y pequeños relatos y leía muchísimo. Creo que esa pasión estaba ahí, esperando a que yo me diera cuenta de que tenía que exponerla al mundo de alguna manera. No es un paso fácil, porque se siente el vértigo y el pudor del desnudo ante lectores desconocidos que van a enfrentarse a una escritura que hasta ese momento ha sido solo tuya. Antes incluso de acabarla decidirán si les gusta, si les llega a despertar algún sentimiento dormido que ni siquiera son conscientes de que tienen dentro, o si, por el contrario, les desagrada o lo consideran un texto más que les deja indiferentes. Pero, una vez superado ese primer obstáculo, llegó un momento en que compartir las historias que surgían de mi imaginación se convirtió en una necesidad. Y así surgió mi primera novela El color del perdón en 2015. A partir de entonces no he parado de escribir y publicar.

La trama de Lágrimas de polvo rojo transcurre en Valencia, ¿qué es lo que más te ha gustado descubrir de tu ciudad de acogida?

Durante el largo proceso de documentación, bastante antes de comenzar a escribir, descubrí muchas cosas interesantes sobre la historia de esta ciudad. Aunque la trama se desarrolla en la actualidad, la investigación policial nos lleva al pasado, a los siglos XV y XVI de la Valencia Foral Moderna. En esta época la figura del verdugo era muy popular y se llevaban a cabo ajusticiamientos de los reos en distintas partes de la capital. He recopilado una serie de lugares emblemáticos que forman parte de este oscuro pasado. Por otra parte, descubrí la existencia de un extraño manuscrito, también del siglo XV, que se puede consultar en los archivos de la Biblioteca Nacional: El «Hypnerotomachia Poliphili» o «Sueño de Polífilo», traducido al castellano. Se trata de un incunable repleto de misterios, jeroglíficos y grabados con escenas sexuales poco habituales para la época en la que fue escrito. Los pocos ejemplares que se conservan de este manuscrito se vieron afectados por la censura y a algunos les faltan páginas y tienen fragmentos tachados o quemados. En Valencia existe un jardín dedicado a esta obra: El jardín de Polífilo, que he utilizado como escenario para el comienzo de la novela.

En tus novelas los enigmas tienen un gran papel, también el pasado de los personajes. ¿Por qué recurres a las memorias para construir tus thrillers?

Siempre me ha apasionado la novela negra tanto en mi faceta lectora como en la de escritora. Me atrae mucho la idea de encontrarte con un puzle desmontado e ir encajando las piezas poco a poco hasta que puedes ver el resultado final y este no es lo que esperabas. Me encanta jugar con el misterio, el ambiente sombrío y en ocasiones asfixiante de los lugares en los que se desarrolla la trama y el poder mostrar la verdadera naturaleza del ser humano, ese monstruo que todos llevamos dentro y que, afortunadamente, en la mayoría de los casos logramos domesticar. Trato de que una novela no se limite a resolver el misterio que hay detrás, sino que los propios personajes y sus vidas sean lo más importante, y que sus actos, a ambos lados de la barrera del bien y el mal, hagan reflexionar al lector y le levanten la piel. Somos como somos debido a nuestra historia, nuestras vivencias a menudo marcan nuestros actos y por eso recurro a las memorias, para tratar de entender ciertos comportamientos que están fuera de toda lógica y justificación.

En Huérfanos de sombra situabas a tus personajes en un pueblito de Salamanca, 'Aldeanegra'. ¿Por qué allí?

Aldeanegra es un pueblo ficticio situado en plena Sierra de Francia, pero todo lo que lo rodea en la ambientación de la novela es real. Siempre me ha atraído esta zona de la provincia de Salamanca, junto al Parque Natural de Las Batuecas, por el misterio que se respira tras esos densos bosques rodeados de escarpadas montañas. Se trata de un valle de una belleza paisajística espectacular que durante años fue considerado un lugar aislado, inhóspito e incluso maldito y que parece susurrar al visitante secretos ancestrales escondidos entre su exuberante vegetación de helechos, hayas y castaños. Allí aún sobreviven algunas pequeñas aldeas donde el tiempo parece haberse detenido y en las que sus escasos habitantes conviven con unas tradiciones que han permanecido inalteradas durante siglos. Era el lugar propicio para adentrarme en la trama de esta novela, en la que el misterio y el pasado también tienen mucho peso.

¿Te gustaría volver a utilizar Salamanca como escenario para alguna de tus historias? Si así fuera, ¿qué lugar crees que sería buen telón de fondo para tus thrillers?

Tengo varias historias pendientes en mi cabeza, esperando a que les preste la debida atención y salgan a la luz y sí, al menos una de ellas vuelve a estar relacionada con Salamanca. De momento estoy más centrada en la continuación de «Lágrimas de polvo rojo», pero estoy segura de que en algún momento volveré a mi ciudad. No he pensado aún en una ambientación concreta, pero lo que sí tengo claro es que será algún lugar que de pie al misterio o entre cuyos escenarios se oculte algún oscuro secreto.

Comentarios...