Jueves, 30 de junio de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
La bicoca ha sido siempre española...
X

La bicoca ha sido siempre española...

OPINIóN
Actualizado 27/04/2022 21:49
Miguel Mayoral

El 27 de abril de 1522, tuvo lugar la batalla de Bicoca, en Milán. El embrión de los Tercios al mando de Próspero de Colonna, le dio un gran repaso a los venecianos y franceses (mercenarios suizos sin cobrar) y les causan tres mil bajas. La única baja imperial fue un arcabucero al que una mula mató de una coz. La palabra bicoca nos trae a muchos recuerdos de la infancia, hoy ya no se utiliza. Aunque todo el mundo parece que se embarca en supuestas bicocas que luego parecen no tener fin.

En las últimas semanas Rusia sigue a lo suyo en Ucrania, Arabia Saudí sigue bombardeando Yemen, Marruecos bombardea el Sáhara, Israel bombardea Siria y Palestina, Estados Unidos bombardea Somalia, etc. Pero la única bicoca fue la de España que repitió en alguna batalla más.

La peste, la guerra, el hambre y la muerte parece que cabalgan de nuevo en Europa. El ser humano es demasiado soberbio para aprender nada de la historia. La humanidad en general nunca ha querido aprender mucho de España porque mal que les pese a los anglosajones el mundo lo forjó el imperio español.

San Mateo en su evangelio afirma que “Al crecer la maldad se enfriará el amor en la mayoría”. Cuanta verdad hay en esta frase y que actualidad tiene. Algunos falsos profetas engañan a mucha gente hasta apagar la caridad en los corazones. De todos los juicios que entablamos en la vida ninguno es tan importante como el que entablamos sobre nosotros mismos, ya que ese juicio afecta al propio núcleo de nuestra existencia.

El modo en que nos relacionamos con nosotros mismos afecta al modo con que nos relacionamos con los demás, con el mundo que nos rodea y con el universo visible e invisible que constituye nuestro contexto esencial. Existe una cierta relación entre el grado de autoestima que tiene la persona y el grado de bienestar mental del que goza, del mismo modo que existe cierta conexión entre el estado de la autoestima de una persona y su conducta con los demás.

Goethe afirmaba que “el peor de los males que le puede suceder al hombre es que llegue a pensar mal de sí mismo”. No sería lo peor pues si reflexionamos sobre nosotros mismos no pecamos de idiotas morales o en otras palabras somos conscientes de nosotros mismos y no hemos caído en algún tipo de psicopatía o necedad. Sentirse competente para vivir significa tener confianza en el funcionamiento de la propia mente. La conciencia es al final es el medio de supervivencia básico.

El mal de nuestro tiempo tiene su móvil en la necedad. El deicidio de Dios en la cruz fue atribuido a la necedad, “no saben lo que hacen”. La necedad constituye un enemigo más peligroso que la maldad. Ante el mal podemos al menos protestar, dejarlo al descubierto y provocar en el que lo ha causado alguna sensación de malestar. Ante la necedad ni la protesta ni la fuerza surten efecto. El necio deja de creer en los hechos e incluso los critica, se siente satisfecho de sí mismo y si se irrita pasa al ataque. El necio, del latín “nescius”, es el que “ignora” o “no sabe”. Debemos pues, siguiendo la advertencia anterior, permanecer en guardia contra un número demasiado alto de nuestros congéneres, que se agrupan en todos los aspectos punteros de nuestra sociedad.

Cada día parece que nos sale al paso un necio. Cada día asistimos a declaraciones que brillan a un nivel alto de necedad. No podemos tampoco afirmar que estamos rodeados de seres que ponen en peligro nuestra vida, pues vivir así no valdría la pena. La necedad es un defecto humano, “un defecto integral de la persona, que pierde hasta su yo”. Hay que seguir pensando que la necedad es un defecto intelectual, es decir, con un origen concreto y contra el que no deberíamos de carecer de medios para intentar evitar sentirnos totalmente impotentes.

La necedad es todavía la causa del mal de nuestro siglo. Pero ni todos los necios son necesariamente perversos, ni todos los inteligentes son cándidos. Hoy en día asistimos a una ridícula lucha contra lo no progresista, como si el mundo no fuera hacia adelante, a lo que se culpa de todos los males como si fuera una heroicidad en una democracia consolidad. Es como si el desembarco de Normandía se hiciera en el mes de julio con toda la playa llena de sombrillas.

La propaganda, los mensajes que se nos mandan, no son la realidad pero esta acaba imponiéndose. Es inevitable, podemos contar las cosas chulísimas que hacemos pero que no hacemos porque al final no contarás nada porque estarás fuera de la ecuación. Cero menos cero es igual a cero. El problema es que las mayoría no saben sumar y es imposible lograr una resolución civilizada a las injusticias de este sistema moribundo. El mundo está cambiando y todo está demasiado caótico aunque mortecino a la vez.

Estamos ante una crisis civilizadora que impugna la relación entre capitalismo, sociedad, naturaleza y progreso verdadero. Los [email protected] siguen la linde después de que se acaba, hay que tener paciencia, pero todavía los hay más tontos que después siguen haciendo botijos. Lo peor es que querer desdecirles de su error es como echar agua en el mar. Hay una sensación que vivimos en una fábrica de botijos enorme, cuya consecuencia es la apatía moral y el aburrimiento de los seres inteligentes. Ya no hay conocimiento, ni educación, ni moral, tan sólo botijos mal hechos o mal cocidos.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...