Miércoles, 28 de septiembre de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
La esperanza frustrada cumple 32 años
X

La esperanza frustrada cumple 32 años

OPINIóN
Actualizado 17/03/2022 09:32
Eutimio Cuesta

“Esaú volvió muerto de hambre y le dijo a su hermano: "Dame un poco de esas lentejas". Jacob le contestó: "Puedes comer un poco de mi plato si me dejas que yo sea el primogénito en tu lugar". Esaú accedió y así vendió su primogenitura a su hermano por un plato de lentejas”.

La “esperanza frustrada” durante treinta y dos años se ha ido diluyendo en la gran infusión de promesas: La población envejecida será primorosamente asistida, construiré residencias bien dotadas de servicios sociales, sanitarios, de ocio y de cuidados con mimo; y este esmero y amparo se hará extensión a la población del mundo rural, donde me volcaré, por que nuestros mayores sientan satisfechas todas sus necesidades sociales, sanitarias, de gestión y lúdicas.

Y no pararé, hasta que nuestras estameñas pardas se tornen en vergeles floridos y hermosos, y los agricultores y ganaderos gocen de las mayores y mejores ventajas para su salud, educación y porvenir de sus hijos y de ellos mismos; así nuestros pueblos recobrarán su población y su ambiente, y enterraré, por siempre, el san Benito de “tierra vaciada”.

Y me dejaré la piel, hasta conseguir que retornen nuestros cerebros y esa juventud emigrada, que sirve y entrega sus saberes en lugares foráneos.

Y no cejaré en mi empeño de convertir nuestra comunidad en la envidia y modelo de las todas comunidades del país, y por no ser demasiado pretenciosa, del mundo todo.

Y durante treinta y cinco años de frustraciones, la “esperanza” ha tenido que acudir al pasaje biblíco, que encabeza este artículo: a echarse en manos de una muleta, en la que apoyar su irreparable fracaso. Y ha caminado un trecho de legislatura, casi en “Babia”, apoyando su peso en una muleta naranja hasta desgastarla, quebrarla y convertirla en añicos. Y la voz de su amo aprovechó el momento, para exigir a la “esperanza frustrada”, que intentase probar si podía andar sola, valerse por sí misma; se decidió y se dio de narices; y, ante la impotencia, tuvo que echar mano de otra muleta, esta de color verde, también exigente: Puedes comer un poco de mi plato, si me dejas, que yo sea, el primogénito en tu lugar”.

Y de esta forma la “esperanza frustrada” ha asegurado otros cuatro años su plato de lentejas, con la anuencia del respetable.

¿A qué puede ya optar la “esperanza frustrada” a su edad?

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...