Miércoles, 18 de mayo de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Cara y cruz en Zamora
X
LA FIRMA INVITADA

Cara y cruz en Zamora

DEPORTES
Actualizado 10/01/2022 11:41
Redacción

El periodista Chema Díez ofrece su opinión del último partido de Unionistas en la sección de este medio con colaboradores

Si alguien tenía alguna duda de que el valor más importante de Unionistas es su afición, tras el partido contra el Zamora este hecho quedó completamente descartado.

Más de 1.200 fieles seguidores del equipo salmantino se dieron cita en el Ruta de la Plata para animar y llevar en volandas a su equipo en el primer partido del año 2022, con la ilusión de poder lograr una victoria que colocase tercero al equipo. Pero, la desilusión y el chasco fueron máximos tras un mal partido.

Y eso que el equipo no empezó mal, encontrando un gol de Pablo Espina en el principio del choque, para afrontar el mismo con una mayor tranquilidad; y quizá ése fue su principal problema.

Tras el 0-1, y como es casi costumbre, el equipo se echó atrás, aunque tuvo alguna ocasión para ampliar la ventaja en las botas de Montes y en la cabeza de De la Nava. Eso sí, fueron acciones aisladas, dejando la iniciativa del partido a un Zamora que no hizo más daño a Unionistas por ‘culpa’ de Salva de la Cruz.

Mientras todo esto ocurría, la incansable afición no desistió ni un momento de animar, de gritar y de hacerse notar en un campo visitante, poniendo de nuevo en valor lo que significa este club para ellos: el patrimonio que nunca debe perder.

En lo deportivo, y tras salir de vestuarios, Unionistas desapareció por completo del terreno de juego, careciendo de ideas ofensivas y fallando en algo tan capital como el balón parado, pese a llegar a Zamora sobre aviso.

Y es que, Carlos Ramos y Adri Herrera sacaron las vergüenzas defensivas de los de Dani Mori para darle la vuelta al partido, sin que el equipo salmantino presentase capacidad de reacción, bien fuese por el parón en la Liga, por el coronavirus o porque las cosas ya no son como eran entonces…

Por suerte, el equipo cuenta con una semana sin Liga para recuperar efectivos, entrenar, ‘meter’ mucha más carga y llegar el día 23 al Reina Sofía con las pilas cargadas para darle la primera alegría del año a una afición que, pase lo que pase, siempre va a estar ahí. Y eso, en el fútbol actual, no es nada fácil de conseguir. Cara en la grada, cruz en el césped…

Comentarios...