Miércoles, 10 de agosto de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
?Está claro que vacunar a los niños ayudará a frenar la transmisión?, afirma el médico internista Miguel Marcos
X

?Está claro que vacunar a los niños ayudará a frenar la transmisión?, afirma el médico internista Miguel Marcos

LOCAL
Actualizado 13/12/2021
Redacción

"La vacunación es voluntaria y los padres que tengan dudas deben valorarlo preferentemente con su pediatra, no con las redes sociales, por favor", explica

Miguel Marcos, médico internista del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca y uno de los profesionales sanitarios que, desde el inicio de la pandemia, está informando y concienciando sobre el coronavirus, ha divulgado en su perfil de Twitter interesantes reflexiones sobre la vacunación de los hijos de 5 a 11 años con las que intenta ayudar a la decisión de los padres "sin pretender tener la razón ni ser categórico". Estos son algunos de sus comentarios:

La principal duda para vacunar a los niños viene porque los riesgos del Covid con 5-11 años son MUCHO MENORES en niños que en adultos. Lo más probable con diferencia es que un niño pase el Covid sin problemas. Pero el riesgo no es cero. Importante. Mucho.

Y que vale que mueren pocos niños (incluso se oye o se lee que el "riesgo es cero", que es falso). Pero es que son niños. No queremos que muera ninguno. Y tampoco queremos, de verdad, asustar a los padres este tema. Repito, es muy improbable que el Covid sea grave en un niño.

Otro riesgo es el Covid persistente. Poco estudiado y parece también menor que en adultos, pero también está ahí. De hecho, a veces se oye hablar de los efectos a largo plazo (no probados) de la vacuna, pero es que también el virus los tiene (probados)

Lógicamente estoy hablando en este hilo de niños sanos. En los niños con alguna patología que les convierta en grupo de riesgo, ahí no hay discusión y su vacunación está clara y nadie debería dudarlo. Es en el grupo de niños sanos en los que el riesgo/beneficio es más ajustado.

Por tanto, el beneficio de la vacuna sería prevenir los casos graves de Covid en niños y reducir la frecuencia de covid persistente al disminuir los casos (la evidencia es escasa pero también podría reducir la sintomatología en los que tienen la enfermedad ya vacunados).

¿Y cuáles serían los riesgos de la vacuna? Cualquier vacuna puede tener efectos secundarios, pero de momento los estudios muestran un perfil de seguridad muy bueno en niños. De hecho ya hay MUCHOS niños vacunados en EEUU y no ha habido ninguna alerta de seguridad relevante.

Incluso, la miocarditis parece no ser un problema en niños más pequeños frente a adolescentes, lo cual podría encajar con que se asocie con los niveles de testosterona (por lo de que es más en adolescentes-jóvenes varones, pero esto es solo una hipótesis).

En todo caso, el que sí provoca miocarditis recordemos que es el SARS. Y que incluso en adolescentes, que la miocarditis sí es un posible efecto secundario de la vacuna ARNm, el riesgo de miocarditis es MAYOR por el propio virus que por la vacuna.

Con todo esto, ¿qué tenemos en este grupo de edad? -un pequeño riesgo por el Covid, muy pequeño pero no cero -una vacuna muy segura -que muy probablemente todos terminemos respirando el virus Por tanto, dentro de ese ajustado riesgo/beneficio, el balance se inclina al beneficio

Insisto, sin dudar, que para la mayoría de niños no va a haber problema con ninguna de las opciones. Lo más probable, con diferencia, es que el Covid no se complique. Y desde luego que lo más probable también de largo es que la vacuna haga su función preventiva sin problema

Por este motivo el intensivista y escritor Alberto García-Salido acaba de poner este tuit tan sensato en el que recomienda alejarse de desinformaciones y de tonterías (no, las vacunas no son terapia génica) y tomar la decisión -si hay dudas- después de hablar con el pediatra.

Y hasta aquí llega el apartado de riesgo/beneficio en niños que creo que es el más importante. Una vacuna, primariamente, debe proteger al que se la pone y por eso creo que es la consideración más relevante. Pero hay otras, que no sobra comentarlas en este momento. Al contrario.

En primer lugar, está la transmisión. Siempre he dicho que las escuelas sumaban a la transmisión, algo evidente por otra parte (negarlo no ha sido de gran ayuda en este tema). Otra cosa será que sumen poco o mucho o que sea necesario mantenerlas abiertas por otros motivos.

Pero suman. Y aprovecho para mandar un saludo y una gran enhorabuena a TODOS los profesores de este país que han hecho un enorme esfuerzo, faltos de medios y fuera de su tarea habitual, para dar clase el año pasado. De verdad, por lo que sé de casos cercanos, mi enhorabuena.

Por tanto, está claro que vacunar a los niños ayudará a frenar la transmisión, sin que ello creo que deba ser (en este momento, con la población adulta vacunada) el principal motivo para vacunar a los niños. Pero también hay cosas obvias como que llevar el virus a casa bueno NO es, para nada. Es decir, frenar la transmisión y conseguir controlar al virus es un objetivo más que loable y que al final beneficiará a todos, a niños y a adultos. Tampoco llevemos a extremos el argumento contrario de que "ninguna vacuna se pone por otros".

Porque les presento a la vacuna de la rubeola, que se pone a los niños no para protegerlos a ellos, ni para proteger a las niñas, sino para proteger a los futuros niños que pueden tener las niñas . Que nadie ponga en duda la vacuna de la rubeola, por favor, no lo digo por eso.

Con todo esto, de verdad, insisto (me repito pero es que es así) en que: -la recomendación oficial es vacunar -la vacunación es voluntaria -los padres que tengan dudas deben valorarlo preferentemente con su pediatra (no con las redes sociales ni con Telegram, por favor).

Comentarios...