Viernes, 28 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Retablo del altar mayor de la iglesia de San Miguel de Peñaranda de Bracamonte
X

Retablo del altar mayor de la iglesia de San Miguel de Peñaranda de Bracamonte

OPINIóN
Actualizado 04/12/2021
Eutimio Cuesta

Retablo del altar mayor de la iglesia de San Miguel de Peñaranda de Bracamonte | Imagen 1

Repasaba esta mañana los apuntes de clase sobre la "Escultura Barroca en España" de Historia del Arte, cuando me tropecé, de nuevo, con la imagen del retablo del altar mayor de la iglesia de Peñaranda de Bracamonte, y me recreé tanto en esta joya del arte, que no pude por menos de decidirme a haceros partícipes de tanta belleza. Lo triste es que no lo podamos admirar en vivo, porque un incendio, en 1971, se lo llevó por delante.

Los escultores toresanos, Sebastián Ducete y Esteban de Rueda, (este discípulo y compañero de Sebastián), firmaron el boceto de la obra en 1618. Un año después, sin haberse iniciado aún la obra, fallece Sebastián, nombrando, en su testamento, heredero material y artístico de sus bienes a Rueda, por sus buenas relaciones y porque no tenía descendencia.

Esteban de Rueda comienza a tallar el retablo en 1622.

Ambos artistas crearon la Escuela o taller de Toro, y juntos tallaron multitud de obras en Castilla. La obra cumbre de Esteban de Rueda fue, sin duda, el retablo del altar mayor de la iglesia de San Miguel Peñaranda.

El retablo constaba de siete calles, dos cuerpos y ático. Albergaba en sus hornacinas a los Apóstoles, en bulto redondo, en torno a San Miguel; y en los paños de las segunda y sexta calles del primer cuerpo, figuraban unos relieves, que representaban el Nacimiento de Jesús y la Adoración de los pastores; y en los paños correlativos del segundo cuerpo, la escenificación de la Adoración de los Magos y la Huida a Egipto. En el ático, presidían todo el conjunto la imagen de la Virgen y la Crucifixión. Si nos fijamos en la figura de San Miguel, se muestra en torsión, pues no cabía en la hornacina, y da la sensación de que se sale; así como a San Pedro, con su carácter colérico, y a San Pablo, con la espada en actitud dinámica.

Esteban de Rueda, su autor en solitario, propone en su quehacer figuras mucho más naturalistas, con rostros más populares, como los retrata en el relieve de la Adoración de los pastores; vestimentas amplias con pliegues bien marcadas, movidas, acordes con la impronta patente de Gregorio Fernández.

Esteban de Rueda (Toro, 1585-1626) esculpió el "Cristo de la Luz" en 1620, y se conserva en la iglesia de la Clerecía de Salamanca, cuyo titular es la Hermandad Universitaria.

Casado con Inés del Moral, tuvo cinco hijos; firmó su testamento en octubre de 1626, en el que pedía ser enterrado en la iglesia de Santa María de Toro en la sepultura de su maestro y compañero, Sebastián Ducete.

Comentarios...