Martes, 25 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Valemadrismo idiomático

Valemadrismo idiomático

OPINIóN
Actualizado 02/12/2021
Ignacio Martín

Para México, el título es "fuerte", porque "vale madres", "me vale madres" o "valemadrismo" son expresiones no del todo bien oídas? aunque se usen mucho. Espero que me disculpen el atrevimiento.

Es relativamente habitual que, cuando la gente sabe que uno es filólogo, después de preguntar qué es eso ?no lo pregunta todo el mundo, ojo? la conversación se vaya, durante un rato, hacia esos temas.

Durante un rato, digo, porque, en general, demasiadas respuestas no son tal, no pueden serlo y se vuelven contexto, esto es, reflexiones, explicaciones sobre la lengua, el idioma, los filólogos y la filología, la academia y la Academia? Y, claro, como no queremos dejar nada en el aire, solemos "enrollarnos", algo fatídico, máxime en estos tiempos de posts y tuits. Y yo, más, lo reconozco.

Hecho el mea culpa previo, creo que también es cierto que algo de ese valemadrismo del título aparece con frecuencia del otro lado del acto comunicativo: si me preguntan y la respuesta no es rápida y, en general, coincidente con algún pre-juicio, suele haber desconexión, se desentienden, vamos, aparece el déficit de atención? Y creo que, como esto pasa mucho, no conmigo sino en general, hay quienes se aprovechan.

¿Cómo?, por ejemplo, sabiendo que, aunque las palabras tienen significado? casi siempre más bien significados ?se le dice polisemia?, la mayoría cree conocerlo? o no le importa mucho si lo sabe o no; vamos, que no es habitual recurrir al diccionario, a un diccionario; nos solemos conformar con "nosotros como diccionario". Y ahí es donde los caraduras meten baza.

Les pongo un ejemplo: en este México cada vez más polarizado por un presidente que se beneficia del maniqueísmo que él mismo provoca, al inicio de su presidencia se aprobó la revocación de mandato. ¿Qué es eso?, como la moción de censura, pero vía consulta popular, referéndum, vamos. Cabe precisar que este régimen es presidencialista, no parlamentario como allá.

Pues bien, aunque hay polarización, quienes están pidiendo que se ponga en marcha ese mecanismo son el propio presidente, su partido y los simpatizantes del mismo; nadie más.

Evidentemente, no es que quieran que se vaya, sino hacer campaña en su favor, populismo del básico; pero como lo llevan a cabo de una manera tan cínica, ofende, al menos a la inteligencia. ¿Por qué lo digo?, porque recogen firmas ?para iniciar el proceso hacen falta las de un 3 por ciento del padrón electoral? ¡para la ratificación!

Y aquí entra el valemadrismo del que hablaba porque cuando señalamos eso, para la mayoría, hacer hincapié en que ratificación es lo contrario de revocación es "cosa de filólogos", "de intelectuales"? Para los muy fanáticos, esos "intelectuales" y "estudiosos" parecen ser gente que no es pueblo, que no es "como nosotros".

Por eso, y más de una vez lo he escrito, creo que muletillas como "los políticos", "todos los políticos", o esos programas de gritos, "chiringuitescos", "salváticos" (¿"salvaméticos"?), en fin, de "debate" que no suele ser de ideas sino de insultos juegan en favor de este valemadrismo, de este "no te metas en política"? que ya lo hacemos nosotros por ti.

Orwell ya lo vio venir.

@ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)

Comentarios...