Lunes, 27 de junio de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Vitigudino vive con intensidad una gran fiesta de la Matanza Tradicional
X

Vitigudino vive con intensidad una gran fiesta de la Matanza Tradicional

LAS ARRIBES
Actualizado 20/12/2021 22:57
Gerente

El presidente de Piensos Cuperal, Narciso Crespo, fue nombrado Matancero de Honor, una designación que le llenó de "ilusión por recordarme tiempos vividos"

Después del parón provocado por la pandemia, la Matanza Tradicional regresaba a Vitigudino, localidad que vive en gran parte del sector cárnico y de los productos derivados del cerdo, pero que sin embargo no ha aprovechado como otros uno de los actos más tradicionales y que identifica como pocos la cultura popular salmantina. Con esta gran fiesta de la Matazna Tradicional Vitigudino reivindica su condición de pueblo genuinamente chacinero.

No cabe la menor duda de que la matanza es uno de los actos que identifica la cultura popular de los pueblos salmantinos, una tradición cada vez más difícil de observar en sus casas por distintas causas, por lo que la Diputación de Salamanca y siguiendo la estela de algunos municipios, ponía en marcha hace ya varios años la Fiesta de la Matanza Tradicional, un programa al que por segundo año se ha unido el Ayuntamiento de Vitigudino con la celebración de lo que siempre fue considerado una fiesta en nuestros pueblos.

Esta segunda edición de la Fiesta de la Matanza Tradicional en Vitigudino, que ha llegado tras lo peor de la pandemia, tenía un protagonista muy especial. El empresario y presidente de honor de Piensos Cuperal, Narciso Crespo, era investido como Matancero de Honor, acto en el que la alcaldesa de Vitigudino, Luisa de Paz, le hizo entrega de una placa en recuerdo de este nombramiento, agradeciendo su disposición para esta designación y su apuesta empresarial por Vitigudino.

La alcaldesa de Vitigudino señaló que la designación de Narciso Crespo como Matancero de Honor ha sido por "ser un hombre muy ligado al mundo rural, pero sobre todo porque es un gran empresario con mucho arraigo en el pueblo y ha arriesgado por y en Vitigudino, y no solamente por su empresa, sino que está ejerciendo un efecto llamada para otras empresas que han mostrado su interés por invertir aquí. Es un gran emprendedor y tiene un gran interés para Vitigudino. No podía ser otro".

En declaraciones a LAS ARRIBES AL DÍA, Narciso Crespo señaló que esta designación le había hecho "muchísima ilusión porque me ha recordado otras épocas que hemos vivido, y por eso estoy aquí con todo el orgullo y satisfacción que pueda sentir". Asimismo, el empresario animó a otros empresarios a invertir en Vitigudino porque "vistos los resultados que yo he tenido, animo a cualquier empresario a que invierta en los núcleos rurales porque para mí no ha podido ser más beneficioso". No en vano, el presidente de Piensas Cuperal avanzó que en breve procederá a la ampliación de la nueva fábrica de Vitigudino con una nueva línea de granulación".

Actos matanceros

Otros protagonistas de la jornada fueron Juan 'el de Cabeza de Framontanos' y Toñi, su mujer, encargados de despiezar, limpiar, aderezar y cocinar lo que emana de la matanza tradicional, participación totalmente altruista y que conviene señalar. A ellos se sumaba un numeroso equipo de colaboradores y empleados municipales, comenzado por la alcaldesa Luisa de Paz, que no le costó remangarse para hacer el primer chorizo en la máquina de embuchar, echar las chichas a la artesa e incluso repartirlas para su degustación por todo aquel que se acercó a la Plaza.

Bajo la narración de un actor contratado por la Diputación de Salamanca, y los sones de la gaita y el tamboril de Jorge Sousa, Juan iba dando cuenta del marrano, ya destripado, para extraer riñones, corazón, solomillos, mantos y lomos, el secreto, paletas y jamones, y su posterior deshuesado, unas labores en las que contó con la colaboración de Pablo, empelado municipal.

Bajo la mirada de admiración de los más pequeños, Juan iba extrayendo una a una las partes del cerdo, mientras Toñi y los empleados municipales Chema, Briki y Jose guisaban las chichas a la lumbre.

A perrunillas, mantecados y bizcochos se sumaban los licores en el convite, aguardiente, hierbas y otros para entrar en calor en una mañana fría típica de invierno, aunque finalmente el cielo se abrió dando paso a unos agradecidos rayos de sol.

El punto final a esta Fiesta de la Matanza Tradicional llegaría con la degustación de las chichas, una de las 'delicatesen' de la matanza y en cuyo reparto participaba la concejal de Cultura, Victoria Rodríguez, y la responsable de la Biblioteca Municipal, Raquel Bernal Villoria.

Comentarios...