Lunes, 15 de agosto de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
El que hace un cesto hace ciento 
X

El que hace un cesto hace ciento 

OPINIóN
Actualizado 08/11/2021
María Jesús Sánchez Oliva

Este año, por fin, el virus nos dio permiso para ir a los cementerios a llevar flores a nuestros difuntos como cada 1 de Noviembre. Unos días antes, los padres de Álex, ni podían sospechar que ellos tendrían que ir a enterrar a su hijo. Tenía 9 años, era un niño alegre, feliz, jugaba en el parque cuando un individuo vecino del pueblo y en libertad condicional se lo llevó a casa y decidió poner punto final a su vida. Y la víspera del lunes Día de Todos los Santos, mientras que sus padres, abuelos, tíos, amigos y vecinos de Lardero, incapaces de entender lo sucedido, pedían a gritos que lo metieran en la cárcel y no volvieran a sacarlo nunca, la Guardia Civil, para evitar que los internos pudieran hacerle daño, trasladaban al individuo de la prisión de Logroño a la de Segovia. Está bien. Nadie debe tomarse la justicia por su mano. Para eso están los jueces, los fiscales, los letrados y demás miembros del Cuerpo Judicial, aunque a veces, como en el caso de este asesino, parece que están para todo lo contrario.

No tengo conocimientos jurídicos para saber si hago bien o hago mal, pero el sentido común me dice que puedo omitir lo de "presunto", porque cuando alguien mata a alguien, incluso habiendo cumplido la pena impuesta, se convierte en asesino, y este individuo ya tenía práctica. En el año 2000 mató a la empleada de una inmobiliaria que fue a enseñarle un piso después de violarla. Tampoco era la primera vez. Años antes había sido condenado por violación. En ningún caso cumplió toda la pena. Según los responsables de decidirlo su excelente comportamiento le hacía merecedor de todos los permisos que permiten las leyes. Quizá, en su generosidad y "buen hacer", estaban esperando a que violara y matara en la cárcel para tomar medidas, pero como dentro no lo tenía fácil, optaron por mandarlo fuera. Los controles a los que quedaba obligado no eran muy exigentes. Lo más importante era que se personara en la prisión cada dos meses, comunicara los cambios de teléfono y de dirección si procedía, tomaba nota el empleado de turno y hasta la próxima. Según el alcalde del pueblo ni la Guardia Civil había sido informada. Los vecinos no habían sospechado nada hasta que unos días antes intentó llevarse a una niña y no lo consiguió. Pero ya era tarde para impedir que volviera a probar suerte con Álex. Y una vez más la Justicia española volvió a quedar en entredicho.

No seré yo quien me ponga en contra de que los presos sean tratados como merecemos serlo todas las personas por el hecho de ser seres humanos. Las cárceles no deben ser centros de castigo, tienen que ser centros de rehabilitación, y no hay que escatimar esfuerzos para que los que tienen que ingresar en ellas puedan salir aptos para integrarse en la sociedad como ciudadanos dignos de formar parte de ella. Ahora bien, con los violadores y con los padres que matan a sus propios hijos para herir a sus madres, urge hacer excepciones. De acuerdo que en las cárceles sean tan bien tratados como el resto de los presos, pero ante el aumento de padres asesinos y violadores reincidentes, hay que empezar a plantearse que no salgan de ellas, al menos tan pronto y con tanta facilidad. Ni por castigo, ni por venganza, sencillamente porque son un peligro para la sociedad y un verdadero drama para sus familias. Ni pensar quiero en lo que tiene que suponer para estas familias tener que convivir con semejantes sujetos. Es muy loable que prime el principio de que hasta los más malvados pueden cambiar, pero basta ya de ser tan ingenuos, se dice, desde muy antiguo, que el que hace un cesto, hace ciento, y nunca se alude a un cesto útil precisamente.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...