Miércoles, 26 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Vidas centenarias
X

Vidas centenarias

OPINIóN
Actualizado 21/10/2021
Luis Miguel Sánchez Gil

«La vejez no es una enfermedad: es fortaleza y supervivencia, triunfo sobre todo tipo de visicitudes y desilusiones, pruebas y enfermedades»

Maggie Khun

Hay personas que despiertan nuestra admiración a causa de su estatus, intelecto, conocimiento, fortuna, posesiones y otras tantas circunstancias que ?con mayor o menor coherencia? son objeto de esta. Encanto que no tiene que guardar necesariamente correspondencia con el deseo o con la llamada "envidia sana" ?que en muchas ocasiones no lo es tanto?, ya que la fascinación por lo ajeno no implica su pretensión. En los casos en que ansiamos una determinada condición, es habitual ponderar las posibilidades de alcanzarla y ?de resultar oportuna? trazar el itinerario para su consecución. Sin embargo, hoy ?a petición de un tercero? dedico este espacio a una suerte para la que no hay caminos certeros preestablecidos. En la vida podemos ?en mayor o menor medida? disponer su intensidad, seleccionar las personas que la determinarán, elegir ciertos momentos felices?, pero no resulta posible establecer si nuestra permanencia traspasará la elevada barrera de los dos dígitos.

Vivir cien años no es ?en absoluto? tarea sencilla. Como argumento para tal sentencia basta atender a los que ?pese a sus aspiraciones? concluyen o, probablemente, concluiremos nuestro periplo vital sin alcanzar dicha cifra. Cada vida, y ?como diría Ortega? sus circunstancias, resulta dispar, particular y única. Así, entre los legados de los centenarios ?como entre los menos longevos? encontraremos algunos de grandes improntas y otros de huellas volátiles presas del tiempo y sus coetáneos. A pesar de ello, indudablemente, traspasar la centena entraña aglutinar una ingente cantidad de experiencias, no de esas que ahora comercializamos en "cajitas de regalo", sino experiencias de vida. En esta época ?en la que tanto empleamos la etiqueta de "experto"? podemos aseverar que ellos son verdaderos expertos, propietarios de un relato propio que acumula un bagaje privilegiado en extensión.

En el presente, muchos de los que han alcanzado la meta de los cien años son los niños de la guerra, los jóvenes de la dictadura, los adultos que superaron una inmensidad de dificultades económicas y de otras índoles para sacar adelante a sus familias y los ancianos que ?presos de la vulnerabilidad impuesta por la edad? se han batido con las adversidades de la reciente pandemia. En multitud de ocasiones, personas que se alzan como instituciones para una comunidad o símbolos de un pueblo, al tiempo que sirven de estandarte para su familia y allegados. Vaya en estas humildes líneas mi respeto y admiración ?en un tiempo en que ser viejo te empuja a la irrelevancia social? para todas esas vidas centenarias.

Comentarios...