Jueves, 27 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Guerras en las que todos perdemos
X

Guerras en las que todos perdemos

OPINIóN
Actualizado 09/09/2021
Luis Castro Berrojo

Guerras en las que todos perdemos | Imagen 1"Una guerra que no podemos ganar, que no podemos perder y que no podemos dejar"

(Corresponsales de prensa sobre la Guerra de Corea)

Son ya demasiadas las veces en que Occidente se ha metido en guerras de este tipo, con desastrosos resultados desde todos los puntos de vista. Y está por ver que al menos se haya aprendido la lección para el futuro. Con las crisis epidémica, económica y ecológica existentes, continuar por el camino de las intervenciones armadas y de la carrera de armamentos como medios para garantizar la "seguridad" mundial sería un buen modo de acelerar el fin de la humanidad, ya sea que la entendamos como conjunto de seres humanos o como capacidad para sentir afecto, comprensión o solidaridad hacia las demás personas.

El presidente del gobierno español, en reciente entrevista para El País, asume que el desenlace de la Guerra de Afganistán ha sido "un fracaso de la comunidad internacional" ?uno diría que más bien lo ha sido de la OTAN y de los países occidentales?, pero enseguida añade que España ahí ha demostrado "el mejor de los patriotismos" y ha dado "una lección" al mundo. Al parecer, con esto se refiere a la operación de acogida de refugiados y uno se pregunta qué tiene que ver con Afganistán el patriotismo español y si, por muy grande que sea este, aminora algo la parte de responsabilidad que nos incumbe en el caso. Quizá hubiera sido mejor no haber tenido que dar tantas lecciones no habiendo dado ocasión al desastre humanitario.

En este "sí, pero no", o viceversa, queda la duda de si el señor Sánchez, como los demás dirigentes occidentales, han tomado nota de la debacle y de si, en lo sucesivo, se lo pensarán dos o tres veces antes de lanzarse a una intervención militar en otro país con la excusa de combatir el terrorismo ?o el comunismo? o por supuestos motivos humanitarios. Llueve sobre mojado: Afganistán es el último episodio de una serie de intervenciones occidentales que terminan con un saldo desastroso. Hablamos, por no remontarnos más atrás, de las guerras de Corea, Vietnam, Irak y Afganistán y de los conflictos, patentes o latentes, en el Próximo Oriente, Irán y distintos puntos de África.

Sumariamente, a pesar de los distintos contextos, se observan algunos rasgos comunes en estos conflictos: 1) son intervenciones militares multilaterales, (ONU, OTAN), pero siempre a iniciativa y bajo el control principal de los Estados Unidos, que selecciona unas intervenciones o descarta otras de acuerdo con sus intereses; 2) tienen un resultado desastroso en todos los sentidos (grandes pérdidas humanas, en su mayoría civiles, destrucción de infraestructuras y del medio natural, apoyo a regímenes corruptos, etc.) ? para nada: al final se llega a la situación de partida, o peor, y sigue la inestabilidad (por ejemplo: aún hoy no se ha firmado la paz entre las dos Coreas); 3) originan peligrosas escaladas militares a nivel regional y mundial. Imaginemos qué hubiera pasado si Estados Unidos hubiera recurrido a la bomba atómica en Corea, como planteó el general MacArthur y no descartó el presidente Truman (también se planteó en Vietnam). Ahora parece evidente que el acceso poder de los talibán ?inicialmente armados por EE.UU. frente a la URSS?, va a desestabilizar aún más una zona ya de por sí muy conflictiva; 4) ocasionan un aumento general del gasto militar, con paralelo descenso gasto social; 5) se propicia una polarización política general y un incremento del racismo y la xenofobia.

España acogerá próxima cumbre de la OTAN en 2022. Sería ingenuo esperar que esta organización, ya sin el carácter "defensivo" inicial y que opera donde quiere, no solo en el Atlántico Norte, reconsidere su naturaleza y su funcionamiento. Pero al menos la opinión pública internacional debería dejar claro que, tal como es ahora, resulta incompatible con los principios humanitarios y de solidaridad expuestos en la Carta de las Naciones Unidas. Porque al final el único que se beneficia de estos conflictos es eso que Eisenhower denominó complejo militar industrial, muy incrustado en los centros de poder norteamericanos.

(Foto: una calle de Kabul. Europa Press)

Comentarios...