Sábado, 29 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Adrián Rincón, los ojos que ven música
X
ENTREVISTA CON EL PRIMER DIRECTOR DE ORQUESTA INVIDENTE EN ESPAÑA

Adrián Rincón, los ojos que ven música

CULTURA
Actualizado 10/07/2021
Almudena Merino / J.C. López Pinto

Este músico salmantino destaca por ser un gran pianista y aspira a conseguir aún más metas en el mundo musical. Su ímpetu hará que lo consiga, en la actualidad sigue preparándose para perfeccionar su gran pasión, "la música".

Amante de la música Adrián Rincón está lleno de ilusión. Soñador, guerrero desde que nació con armadura, pero sin espada, ha conseguido ganar la batalla a su discapacidad. Dirige la vida con su batuta, portando medallas que no solo ha ganado practicando natación sino también en los caminos de un destino que él mismo ha trazado.

Adrián Rincón nació en Salamanca en el año 1996. Aparentemente le auguraba una vida normal, sencilla, como la de cualquier otro niño que poco a poco iría creciendo y formándose como persona, lo que nunca imaginó es que su destino ya estaba escrito; lleno de lucha, fuerza de voluntad e ilusiones que a simple vista podrían parecer inalcanzables.

Era solo un niño cuando la ceguera nubló su vida a partir de los 12 años. No obstante, no le impidió seguir con sus estudios de Enseñanzas Profesionales de Música de piano clásico en el Conservatorio Profesional de Música de Salamanca hasta el año 2016. Formación que ha decidido finalizar en la Escuela Superior de Música de Catalunya ( ESMUC).

Las vibraciones que siente escuchando notas musicales, hicieron que su persona se decantara por la música.

También ha practicado deportes como la natación. La natación le ha servido para surfear las olas de la vida, navegando por los reveses de ésta sin miedo, por la seguridad que demuestra en cada paso de su carrera.

Su fuerza de voluntad no solo embauca a los salmantinos, también a cualquiera que tenga el honor de estar cerca de Adrián. A este héroe sin capa, capacidad es la palabra que rodea a su persona anulando otra que a veces no es del todo acertada, como es la discapacidad.

Este joven salmantino es un orgullo para Salamanca. No es un pájaro, pero tiene alas; vuela alto, demostrando a diario que los sueños también se cumplen. Sigue luchando por metas y anhelos que quiere cumplir y en sus planes no existe cabida para una pista de aterrizaje que aún no quiere utilizar.

Almudena Merino: Usted es un ejemplo de superación para muchas personas: Su coraje da fuerza, pero sobre todo es músico. ¿Qué sintió al ser el primer director de orquesta invidente?

Adrián Rincón. He sentido que he abierto un camino nuevo, sin explorar, con las dificultades y altibajos que eso conlleva; estoy súper orgulloso de haber podido llegar hasta aquí. También deseo y espero, que pueda motivar a futuras generaciones de personas ciegas a que se animen a salir de su zona de confort y a investigar sus límites.

A. M. Un día cuando tenía 12 años al abrir sus párpados la oscuridad se hizo visible en su vida. Un telón que se cerró sin previo aviso. ¿Cómo afronta un niño de esa edad que los colores, los gestos, las formas, ya no formarán parte de su visibilidad diaria?

A.R. Es cierto que cuando pierdes resto visual te da un poco de rabia, pero me consolaba el que todavía pudiera ver la luz (ya que hay mucha diferencia de ver la luz a no ver nada) y que ya sabía manejarme con bastón, leer y escribir en braille, por lo que no fue un cambio muy significativo en lo que a adaptación se refiere. También recuerdo los colores y me siento afortunado porque por ejemplo puedo saber cómo es el amarillo cuando alguien me describe algún objeto.

A. M. En su debut, hace escasos días como director de orquesta en el recital de fin de grado de la Escuela Superior de Música de Catalunya (ESMUC) finalizó con una versión suya de Jazz para orquesta 'Noche llena', música compuesta por José Corchete y letra de Loly Ayuma . ¿Qué título le pondría a una composición suya que transmitiera la historia de su vida?

A. R. La verdad es que no lo sé, no te sabría decir. Creo que cuando vas a componer una obra, el título va relacionado con la música y con lo que quieres transmitir. Primero tendría que pensar como transmitir la historia de mi vida con la música y con los recursos compositivos que conozco. Y según vaya avanzando en la composición ver qué posibles títulos podrían funcionar, teniendo en cuenta también el resultado musical de la obra.

A. M. La sociedad no siempre ve normal que una persona con una capacidad diferente como usted vuele alto. ¿Ha sentido la desaprobación, o por el contrario, le han apoyado desde que decidió luchar por ser director de orquesta?

A.R. Me ha pasado de todo, gente que te apoya incondicionalmente y otras personas que te dicen lo de siempre: que es muy difícil, que cómo lo vas a hacer si no ves, que si las partituras, que si el contacto visual, etc? Déjenme primero intentarlo, ver hasta dónde puedo llegar y si, finalmente no se puede, que no sea porque no lo haya intentado.

Adrián Rincón, los ojos que ven música   | Imagen 1A.M. Usted es salmantino, cursó sus estudios de música en el conservatorio de música de Salamanca hasta el año 2016. Aunque su debut ha sido en Barcelona. ¿Qué significa para usted Salamanca y su trayectoria en el conservatorio?

A. R. Significan experiencias únicas, una formación muy sólida y con muy buen nivel para afrontar posteriormente estudios superiores. También ha significado hacer grandes amistades, con gente increíble, con las que aún tengo contacto y que también han continuado dedicándose a la música.

A.M. Para usted son muy importantes los colores, además afortunadamente ha podido disfrutar años viéndolos. ¿Qué vínculo une a los colores y la música?

A. R. Soy sinestésico y eso unido a los colores de los instrumentos musicales, me da como resultado un mapa multicolor, además de sonoro, en cualquier situación, desde dirigir, hasta componer, tocar el piano etc? La complejidad colorística depende de lo complejo que sea lo que estoy escuchando. Para mí, el do es azul, el mi verde y el sol rojo. Cuando tocamos este acorde triada en la octava central del piano, obtenemos un dibujo en el que están los tres colores. Sin embargo, pueden tener un tono más claro si lo tocamos en registros más agudos o más oscuro en octavas más graves. Luego también depende del instrumento que esté sonando etc.

A.M. Lo que usted siente cuando recuerda la tonalidad de los colores. ¿Le ha ayudado a conseguir su sueño?

A. R. No. La tonalidad de los colores te puede ayudar a imaginar el resultado sonoro, pero la dirección, tanto orquestal como coral, va mucho más allá.

A.M. Una infancia llena de sueños e ilusiones quizás truncada temporalmente por este revés de la vida. Si hubiera tenido la capacidad de poder ver toda la vida ¿Cree que hubiera sido igual músico o habría barajado dedicarse a otra profesión?

A.R. Quizá me hubiera dedicado a otra profesión, como maquinista o piloto de aviación comercial. Siempre lo pienso cada vez que viajo con Renfe o con Iberia o cualquier compañía. Siempre que puedo hablo con los interventores de Renfe o con la tripulación del avión para ver si es posible ver la cabina al llegar o antes de iniciar el servicio.

A veces me dicen que claro, que sin problema y otras que no se puede, que si no eres ferroviario no puedes pasar etc etc.

Y luego estás en el vagón y les escuchas hablar en la cabina del trabajo, de qué tal les va la vida, la familia? ¡Qué envidia! ¡Yo también quiero!

La gente puede ver fotos o videos de las cabinas de los aviones o de los trenes, pero con la ceguera la cosa cambia y lógicamente, hasta que no percibes lo que sea en vivo y en directo, no te haces a la idea de cómo es.

Son mundos que me encantan, aunque si hubiera sido maquinista o piloto quizá tendría la música como hobby y algo de formación tendría.

A.M. Su memoria es prodigiosa, llena de partituras invisibles para los demás. ¿Cómo consigue que su batuta transmita a sus músicos las notas musicales que habitan en su interior?

A. R. Normalmente, en las partituras orquestales, es la sección de cuerdas quien lleva el peso armónico, así que es lo primero que comienzo a memorizar. Después la sección de viento madera, posteriormente los instrumentos de viento metal y, finalmente, la percusión. Obviamente esto puede cambiar y depende del carácter de la obra, del estilo y de la época. Después, en los ensayos, debes tener claro lo que quieres y con el gesto, transmitir la mayor información posible.

Juan Carlos López. ¿Echa en falta en su vida algo que, a consecuencia de ser invidente, no haya podido conseguir, pero que no descarta lograrlo?

A. R. Quizá hacer submarinismo o paracaidismo. Confío en el avance supersónico de la tecnología.

A. M. Después de haber logrado dirigir a 46 músicos con el delicado movimiento de la batuta y sus manos, profesionalmente, ¿quédesea conseguir y qué proyectos tiene en mente?

A. R. Me gustaría poder grabar discos, participar en musicales, dirigir a la orquesta de RTVE o hacer algún tributo a Mike Oldfield, aunque todo esto no son más que suposiciones, ya que no he hecho más que terminar una carrera y todavía me queda mucho por aprender, por descubrir y por hacer. De momento estoy abierto a oportunidades, a ver qué va surgiendo. Mi principal sueño en la vida es poder vivir de la música.

A. M. ¿Y personalmente?

A. R. Personalmente poder gozar de buena salud, tener libertad económica y viajar todo lo que pueda. En resumen, disfrutar a tope de la vida.

A.M. Su particular visión de la vida quizás pueda ayudar a otras personas con discapacidad y sin ella. ¿Qué consejos les daría a las personas para que no dejen de luchar?

A. R. Que salgan de su zona de confort, que exploren sus límites y que apliquen el lema de "Las tres tes". Tiempo, trabajo y tesón.

J. C. L. Adrián, tengo en la cabeza un recuerdo quizá agridulce para ti. A tu madre Pilar esperando a Clara en las escaleras del colegio de San Agustín.

A.R. Bueno este concierto va dedicado a mi madre, ella siempre me ha apoyado muchísimo y me ha dado a conocer muchos grupos modernos. Gracias a ella he conocido a Queen, Police, Michael Jackson entre otros, y estoy muy agradecido por eso. Así que por supuesto el concierto va dedicado a ella. Allá donde esté seguro que lo ha visto.

Desde SALAMANCA AL DIA deseamos que tu batuta sea protagonista de una vida llena de éxitos, donde tu invidencia sea la luz que ilumine el camino de cientos de personas. Adrián es ciego, pero ha demostrado que sus ojos ven música.

Comentarios...