Sábado, 22 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Alcohol y sexo entre adolescentes y jóvenes

Alcohol y sexo entre adolescentes y jóvenes

OPINIóN
Actualizado 25/06/2021
Félix López

Trabajos recientes presentan con alarma que las mujeres jóvenes (a partir de 14 años) consumen más alcohol que los hombres de la misma edad.

La alarma está justificada, pero el problema afecta también a los chicos. Adolescentes y jóvenes beben alcohol, beben demasiado y beben mal.

Demasiado en cantidad y malo en calidad, por las mezclas que hacen.

Intentemos pensar un poco, aunque no es fácil encontrar la solución a este problema.

Es un grave problema que afecta a la salud a corto, medio y largo plazo, se asocia a accidentes de tráfico, delitos de violencia física y contra la libertad sexual (abusos y violaciones), embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual, vandalismo ciudadano, etc.

Las familias y la sociedad ha perdido el control sobre este problema, la escuela no lo aborda y las fuerzas del orden poco hacen.

Mientras tanto mercados y bares, de todo tipo, hacen el agosto. Los lugares de consumo son calles, jardines, en el caso del botellón y los llamados lugares de ocio nocturno (en este caso, para los mayores de edad).

A numerosos adolescentes no les gusta el alcohol, usándolo como una droga, para colocarse o descolocarse, según se mire.

¿Cuál cree usted que es la causa de este problema? Las causas y las motivaciones para resultarle tan atractiva esta forma de ocio no son fáciles de conocer.

Yo no tengo una buena respuesta sobre las causas y, menos aun, sobre cómo podemos revertir esta situación, que es el mayor problemas de salud social que tenemos. Solo puedo sugerir algunas posibles causas y motivaciones, que mutuamente se alimentan.

a.- Deberíamos reconocer las dimensiones del problema y el fracaso de las familias, la escuela y la sociedad. Tenemos mucha permisividad y, de entrada, nos declaramos incapaces de resolverlo.

b.- Los adultos, en un número importante, no somos un ejemplo. Saber beber con moderación y responsabilidad es posible.

c.- Este fracaso está en un contexto de fracaso mayor. Hemos pasado de una disciplina autoritaria a la desorientación. No asumimos que la disciplina adecuada (inductiva y dialogante) no puede renunciar a la asimetría educativa y, en determinados temas, como este, hemos perdido el control educativo de los hijos.

d.- Le damos todo (son los hijos de la abundancia), pero los adolescentes cuentan muy poco el sistema familiar, escolar y casi nada en el social. Finalmente tienen el tiempo escindido, en tiempo de posibles sufrimientos o dependencia (en la familia y escuela) y tiempo de ocio en libertad, en el que no son responsables con su salud, sino consumidores, convirtiéndolo en tiempo de hacer locuras.

Han conquistado ser dueños de su ocio, pero no son pocos los que usan la libertad contra sí mismos.

Sentirse libre es maravilloso, pero usar la libertad con inteligencia emocional y social requiere educación.

e.- El refuerzo de sentirse libre y tener la aprobación del grupo, en un contexto desinhibido, rotos los miedos y la timidez. Desahogo grupal.

f.- En una sociedad tan desigual , sin un proyecto laboral para casi la mitad de los jóvenes.

g.- El precio del alcohol es bajo, especialmente en el caso de algunas mezclas. Y los menores de edad, de hecho, lo compran con facilidad.

h.- El que las mujeres se hayan incorporado a estos usos de la libertad, es posible gracias a cambios sociales positivos, que las equiparan (especialmente durante la juventud) a los hombres. Pero lamentablemente, esta igualdad, tan positiva, les lleva a compartir también algunos malos usos de la libertad.

¿Podremos remover estas y otras causas? No lo sé, pero deberíamos intentarlo.

Comentarios...