Miércoles, 26 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Salamanca, la primera provincia de Castilla y León que consigue no tener pacientes Covid-19 en...
MANTIENE 2 PACIENTES EN LA UNIDAD DE CRÍTICOS

Salamanca, la primera provincia de Castilla y León que consigue no tener pacientes Covid-19 en...

CYL
Actualizado 23/06/2021
EP

Zamora es, por su parte, la única provincia que actualmente no tiene pacientes ingresados en la UCI

Los indicadores de incidencia acumulada del COVID-19 a 7 y a 14 días entre la población mayor de 65 años en el conjunto de Castilla y León se sitúan este miércoles en el nivel 0 del 'semáforo COVID', identificado con la 'nueva normalidad', con respectivamente 8 y 19 casos por cada 100.000 habitantes.

Así lo indican las estadísticas del portal de Datos Abiertos de la Junta de Castilla y León, en el que los registros relacionados con la pandemia del coronavirus siguen a la baja y la incidencia acumulada entre el total de la población se sitúa este miércoles en 28 casos por cada 100.000 habitantes a 7 días y en 71 a 14.

En el denominado 'semáforo COVID' son ya tres los indicadores que en datos regionales se sitúan en el nivel 0 de riesgo, ya que además de la ocupación de las camas de hospitalización en planta por casos de coronavirus también se encuentran en ese escalón más bajo las incidencias acumuladas de los mayores de 65 años.

El dato a 7 días en este grupo de edad ya se encontraba por debajo de 10 casos por 100.000 habitantes, cifra que marca el paso a nivel 0, desde hace unas jornadas -8 este miércoles-, mientras que la tasa a 14 días ha bajado de 20 hoy y se sitúa en 19 casos por cada 100.000 habitantes.

Los indicadores por provincias están en ese nivel de 'nueva normalidad' en todas menos León, que mantiene los dos datos por encima de los registros marcados (20 por 100.000 a 7 días y 34 a 14); así como en Segovia, con 23 por 100.000 en la tasa a 14 días.

También está en nivel 1 la provincia de Soria en la incidencia a 7 días entre mayores de 65 años, con 13 casos por 100.000, debido a que se han registrado algunos positivos en los últimos días después de más de tres semanas sin notificarse nuevos casos en esta franja de edad.

Mientras tanto, en la incidencia acumulada entre el total de la población, sigue el descenso en el conjunto de la comunidad y la tasa a 14 días se sitúa en 71 casos por 100.000, mientras que a 7 días ya baja de los 30, concretamente con 28 por 100.000.

El registro más elevado en la incidencia a 14 días entre las provincias corresponde a Valladolid, aunque ya por debajo de 100 casos por 100.000 (95); seguida por León, con 90; Burgos, con 80; Ávila, con 70; y Zamora, con 60, lo que sitúa este indicador en dichas provincias en nivel 2, riesgo medio. En nivel 1 aparecen ya Palencia, justo por debajo de 50; Segovia, con 43; Salamanca, con 38; y Soria, con 29.

En cuanto a la incidencia acumulada de los últimos 7 días es León la provincia con una tasa más elevada, con 43 por 100.000; seguida por Valladolid, con 32; Burgos, con 31; las tres en niveles de riesgo medio. En nivel 1 de riesgo figuran Ávila y Palencia, ambas con 22 casos por 100.000; Salamanca y Zamora, con 21; Soria, con 15; y Segovia, ligeramente por encima de 10.

En cuanto a los datos de ocupación de las camas en unidades de cuidados críticos por pacientes con COVID-19, continúa el descenso y se sitúa ya en el 13,3 por ciento. Actualmente, las unidades de críticos de los hospitales de Castilla y León acogen a 53 pacientes de COVID-19, cifra similar a la que se daba a mediados de septiembre de 2020.

Por provincias, se mantienen cuatro de ellas en niveles alto o muy alto de ocupación -por encima del 15 por ciento-, como es el caso de Palencia, con el 35 por ciento; Ávila, con el 33,3 por ciento; Soria, con el 21 por ciento; y Burgos, con el 20 por ciento.

A continuación figuran León, con un 13 por ciento; Valladolid, con un 11 por ciento, ambas en nivel 2 de riesgo; en nivel 1 (bajo) se encuentra Segovia, con un 6,4 por ciento; y en nivel 0, Salamanca con un 3,7 por ciento; y Zamora, cuyas UCI vuelven a no tener pacientes de COVID-19.

El dato de ocupación de las camas en planta es sensiblemente más reducido, con un 1,4 por ciento en el conjunto de la Comunidad. De hecho, Salamanca se convierte en la primera provincia que llega a no tener pacientes en las plantas, pese a que se mantiene con dos en las unidades de críticos.

El resto de provincias, salvo Valladolid (2,1 por ciento), se encuentran por debajo del 2 por ciento de ocupación.

Comentarios...